13 °C
Reino Unido

Tate de Liverpool exhibe 'salpicaduras negras' del final de la carrera de Pollock

|

La exhibición “Blind Spots” muestra al maestro del expresionismo abstracto en su punto de transición creativa


Por Mar Monton


La Tate Liverpool presenta hasta el l8 de octubre la exposición Blind Spots del pintor americano Jackson Pollock .La muestra se centra en las obras creadas a finales de 1950 y 1953, conocidas bajo el nombre de Pinturas Negras. Estas obras manifiestan un punto de inflexión en la carrera del artista porque suponen una reorientación y un  replanteamiento de su obra entorno a la dialéctica de figuración versus abstracción. En las Pinturas Negras, Pollock utiliza una paleta casi exclusiva  de negro y blanco que extiende sobre lienzos de grandes proporciones. La técnica y el procedimiento utilizados para elaborar estas pinturas siguen sujetos al “Action Painting” pero existe un mayor control en la manera de ejecutar las proporciones, formas y composición del cuadro. De las manchas en blanco y negro se desprenden rostros y afloran figuras, lo que muchos críticos han considerado una vuelta  a los orígenes de su arte en los que la figuración no quedaba del todo  eliminada. Algunas de las piezas que forman Blind Spots fueron expuestas en 1950 en la galería de Betty Parsons de Nueva York pero ninguna fue vendida. Seguramente esta reacción por parte del público y de los consumidores de arte se debiera a que las expectativas estaban puestas en la explosión colorista y la abstracción total. En cambio se encontraron con que, en algunos de estos cuadros,  el artista americano aplica el color de una forma más pausada y a grandes trazos lo que transmite una sensación de cierta serenidad acentuada por la ausencia del multicolor. La vida de Jackson Pollock está marcada por un componente de fuerte adicción al alcohol, en los años previos a las Pinturas Negras Pollock había dejado de beber y  parece ser que volvió a la bebida durante el proceso de creación de éstas. Muchos enlazan esta recaída con la filmación por parte del fotógrafo  Hans Namuth del trabajo de Pollock. El fotógrafo se acercó al artista y a su mujer, la pintora Lee Krasner, con la intención de grabar a Pollock en acción, quería capturar la esencia de su proceso creativo, de su lucha “contra” el cuadro, quería captar su gesto, su destrozo y  su danza. Algunos historiadores consideran que esto fue demasiado para el artista que vio como sus demonios y su propia alma eran robados por la filmación de la cámara. Quizas Pollock sintió una exposición excesiva de su universo personal y de su intimidad creativa y esto pudo provocarle la recaída en el alcoholismo.


Precisamente las Pinturas Negras son creadas a partir del 1951 después de la filmación de Hans Namuth. Quizás esa crisis interna le empujó, una vez más, a buscar nuevos lenguajes y una nueva experimentación en la pintura. Pollock murió  cinco años después en un accidente de coche, aparentemente conducía ebrio.


Jackson Pollock es un coloso de la historia del arte y su nombre va ligado al Expresionismo Abstracto norte-americano, una de las vanguardias más rompedoras con el llamado arte realista o convencional. Pollock llevó a la pintura a su máxima expresión utilizando la técnica del Action Painting en la que el lienzo se disponía en el suelo y Pollock utilizaba toda la gestualidad de su cuerpo para aplicar el color. El artista norteamericano no pretendía evocar la realidad sino que la pintura era una forma de canalizar un estado psíquico y emocional. Pollock no partía de ideas preconcebidas o de un diseño premeditado del cuadro. Éste se iba ejecutando del mismo modo que una partitura de jazz en la que la pieza musical se va descubriendo a si misma a medida que los músicos van tocando de forma improvisada.