8 °C
Reino Unido

Reorganización de 'benefits' obligaría a personas con discapacidad a buscar trabajo

|

Por Ulysses Maldonado


Iain Duncan Smith, el secretario de trabajo y pensiones, anuncia una reforma radical de las prestaciones por enfermedad ya que el gobierno obligará a un millon de personas más, con discapacidad entrar en el mercado de trabajo. Los cambios en el apoyo y subsidio el empleo (ESA) y la evaluación de las personas que reclaman prestaciones por enfermedad serán parte de un paquete de anuncios que se espera que se hagan públicos en estos días y que apunta a reducir la "brecha de discapacidad y empleo" mediante la promoción de muchas personas con beneficios que se espera que se muevan en el mercado de trabajo. Las reformas han motivado protestas de los activistas de personas con discapacidad, que afirman que están en la mira como parte de un recorte de £12 mil millones en el proyecto de ley de bienestar.


Los cambios se producen días después de que el Departamento de Trabajo y Pensiones admitió que había utilizado historias de ficción, inventadas de demandantes para demostrar el impacto positivo de las sanciones al sistema de beneficios. Se espera que el DWP dé a conocer los datos de la primera vez que muestra cómo muchos solicitantes de prestaciones de discapacidad han muerto después de que sus beneficios fueron cortados o se suspendieron.
Iain Duncan Smith afirma que 2 millones de personas más estarán en el mercado de trabajo y que el número de hogares sin trabajo está en un mínimo histórico tras las reformas de gobierno anteriores.


"Hay un área en la que creo que no nos hemos centrado lo suficientemente y es que el trabajo es bueno para su salud”. El trabajo puede ayudar a mantener a la gente saludable, así como ayudar a promover la recuperación si alguien se enferma. Agregó.


Por lo tanto, es justo que nos fijemos en cómo el sistema apoya a las personas que están enfermas y les ayuda en la búsqueda de trabajo," dice.
"Pero no debemos detenernos allí. Tenemos que ser implacables en nuestros esfuerzos para conseguir que más gente busque trabajo y esté fuera del sistema de bienestar”.


"El número de personas con discapacidad y que van a trabajar ha aumentado en 350.000 en los últimos dos años, la más alta de la historia. Sin embargo, a pesar de que tenemos más personas con discapacidad en el trabajo, esto es sólo el comienzo". De acuerdo con un informe, Duncan Smith también anunciará nuevos cambios en el servicio de trabajo y los cambios en el acceso a los consejos de salud mental para los reclamantes.
La semana pasada, el Department of Work and Pensions, DWP, admitió el uso de historias de ficción inventadas de demandantes para demostrar el impacto positivo de las sanciones de beneficios. Un folleto de DWP mostró a una reclamante de bienestar, que se hacía llamar "Sarah", quien dijo que estaba "muy contenta” del corte de sus beneficios porque le había animado a mejorar su CV, curriculum vitae, pero después de una petición de libertad de información por parte del sitio web Welfare Weekly, el DWP dijo que no eran demandantes reales y que las historias eran "sólo con fines ilustrativos", agregó
Bajo el sistema de sanciones introducidas por Duncan Smith, las personas pueden perder los beneficios hasta por tres años si éstas no cumplen con las exigencias del gobierno para los demandantes de empleo.
Hay estadísticas que muestran cuántas personas mueren mientras que demandan los beneficios por incapacidad y están fuera de trabajo. El comisionado de información anuló los intentos de retener las estadísticas, originalmente solicitadas por un activista usando las leyes de libertad de información. El DWP dijo que siempre había tenido la intención de publicarlos.
En abril, el comisario pidió al DWP publicar el número de solicitantes de la prestación por incapacidad y desempleo y subsidio que habían muerto entre noviembre de 2011 y mayo de 2014. La solicitud inicial de información y libertad fue invocada por la preocupación de que las personas con discapacidad estaban siendo declaradas aptas para el trabajo, y que sus beneficios se cortaron y luego murieron. El primer ministro, David Cameron, prometió en junio publicar las cifras.
La llamada brecha de la discapacidad es la diferencia entre la tasa de empleo para las personas con discapacidad y los que no son. De acuerdo con un análisis de las cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas, el 48% de las personas con discapacidad tienen un empleo, en comparación con el 73% de la población general. Sin embargo, los activistas de derechos de los discapacitados han pedido al gobierno hacer más para normalizar las percepciones de las personas con discapacidad en el trabajo, en lugar de tratar la situación como "un problema que necesita ser explicado a distancia a los empleadores".