19 °C
Reino Unido

Gobierno pone el ojo en empresas que contraten inmigrantes sin documentos

|

Los empresarios son objetivo en un intento por “frenar” a los inmigrantes


Por Ulysses Maldonado


Los empleadores que contratan a inmigrantes ilegales en cuidado de casas y  edificios serán "castigados desde todos los ángulos", ha advertido un ministro del gabinete del Reino Unido en medio de un fuerte aumento del debate sobre los migrantes que entran en Europa procedentes de África y Oriente Medio.


Desde este otoño, los equipos de fronteras podrán llevar a cabo más incursiones en los lugares de trabajo en cooperación con organismos tales como Revenue & Customs, the Gangmasters Licensing Authority y the Health and Safety Executive.


El anuncio se hizo por James Brokenshire, Ministro de inmigración, y se produce cuando la presión aumenta sobre el gobierno para enfrentar la afluencia  de migrantes de países como Eritrea, Iraq y Siria en Calais.


"Aquellos que dan empleo a inmigrantes ilegales están negando trabajo a los ciudadanos de UK y los inmigrantes legales que presionan a bajar los niveles de los salarios".


El Señor Brokenshire dijo que "el nuevo enfoque será usar toda la fuerza de la maquinaria del gobierno para golpear a los empleadores  desde todos los ángulos y eliminar  la ventaja injusta de quienes emplean a inmigrantes ilegales".


“Con una  mejor coordinación entre las agencias se pueden  hacer incursiones más exitosas, atrapando a  los inmigrantes ilegales ya que hasta ahora ha sido muy difícil”, afirmó.


Incluso estimar el número de residentes ilegales es problemático según un estudio realizado en  2009  por la London School of Economics que  pone la figura en 618.000 y ahora el número podría estar entre 420.000 y 860.000, según el Observatorio de migración de Oxford.


Las empresas pueden ser multadas hasta con  £20.000 por cada trabajador ilegal que emplean, pero información sobre posibles objetivos son difíciles de obtener. Los diputados de la Comisión de Asuntos del  Interior sostienen que los trámites de visa pueden ser más eficaces y más sistemáticos si se intenta rastrear los orígenes del solicitante.


En un intento por quitar la absorción de la inmigración, el Ministerio contrató un outsourcer, hace tres años para encontrar que había 170.000 personas en el grupo de "migración negativa". Este grupo está compuesto por quienes han aplicado para permanecer en el Reino Unido pero se les ha negado o tenían limitado  su permiso para permanecer.


Según el Observatorio de la inmigración, en el verano pasado menos del 1 por ciento de personas, cuyos casos habían sido tratados por el outsoucer, había dejado el país.


Otros planes para agrupar a los inmigrantes ilegales han sido polémicos. Los despliegues de la Home Office con  furgonetas que llevaban la advertencia "vuelva a casa o enfréntese a un arresto" solo expresó la indignación de grupos de libertades civiles y el ridículo de  opositores políticos.


Yvette Cooper, secretaria del ministerio del interior  a la sombra por el laborismo, sugirió que si los ministros querían  hacer frente a los empleadores deben haber apoyado la  iniciativa de los laboristas de  extender  leyes de ‘gangmaster’  para sectores que no sean agricultura y procesamiento de alimentos, y aumentar las multas por el incumplimiento de las leyes de salario mínimo.


Jonathan Portes, director del Instituto Nacional de la economía y la investigación Social, manifestó estar de acuerdo. "Si quieres hacer algo por los trabajadores británicos que están  siendo perjudicados por los empleadores sin escrúpulos entonces  usted se concentraría sobre la aplicación del salario mínimo en lugar de acorralar a los inmigrantes ilegales, porque al final es más perjudicial", explicó.


El Señor Portes  puso de manifiesto  que países como Francia no tienen necesariamente normas de inmigración  más estrictas que el Reino Unido pero el ejercicio más difícil es el cumplimiento del nivel de salario utilizando recursos y mano de obra importantes.


El verano pasado, consejeros de Independent Migration Organisation adscrita al gobierno sugirieron ampliar la autoridad licenciadora ‘gangmasters’,  ente que regula las normas del trabajo en la agricultura y procesamiento de alimentos,construcción, limpieza, atención y hotelería.


Sin embargo, el Comité Consultivo de migración señaló que esto requeriría mayor gasto en una agencia cuyos recursos de por sí  ya están escasos.


Aunque algunos empleadores podrían ser más afectados y resentirse por más regulación, otros podrían acogerla y ser más equitativos.


Gerwyn Davies, analista de mercado de trabajo en el Chartered Institute of Personnel and Development, dijo que como resultado de tener  leyes más estrictas, los empleadores que quieran contratar personal legal de fuera de Europa tienen que pasar a través de "muchos trámites".


"Sólo parece más razonable que todos los empleadores deben pasar a través de un régimen de inspección más riguroso para asegurarse de que cada uno paga lo que debe ser", añadió.