13 °C
Especiales

¿Estás preparado para dirigir?

|

Por Wilfredo Oseguera


A veces es necesario saber dirigir un equipo o imponer sus ideas. Algunas personas poseen una capacidad natural para persuadir con sutileza, para guiar a los demás hacia una meta bien definida. A otras personas les gustaría poder ejercer de líder, pero no siempre lo consiguen. Además, también existen aquellas que no soportan tener que jugar el papel de "jefe".  Y tú, ¿sabes dirigir? Para descubrirlo, responde a las siguientes preguntas:


1. Si tu pareja quiere pintar la cocina de blanco, pero tú prefieres hacerlo en azul. Le dices:


A) Bueno. Pintémosla de blanco. Después de todo, el color no es tan importante.


B) Es una buena idea, pero el blanco es muy sucio.


C) Será el color que yo he elegido. Y punto.


2. De pequeño, cuando hacías teatro con tus amigos:


A) Siempre elegías el papel principal.


B) Eras los demás los que te decían qué papel tenías que interpretar.


C) Te inventabas los papeles que sabías iban a gustar a todo el mundo.


3. Para dirigir un equipo, crees que es necesario:


A) Saber negociar.


B) Ceder.


C) Hacerse respetar.


4. Durante una fiesta, en la que nadie se conoce, encuentras el ambiente un poco frío:


A) Buscas una excusa para desaparecer discretamente.


B) Subes el sonido de la música y animas a la gente a bailar.


C) Para romper el hielo, empiezas presentándote


5. Una amiga quiere cambiarse de peinado y te pide consejo:


A) Fotocopias una foto suya y dibujas varios estilos de peinado, para que elija uno.


B) Le dices que lo mejor es que elija ella misma su propio estilo.


C) Le acompañas a la peluquería y explicas al peluquero el corte que le tiene que hacer.


5. Hoy tenías que ir al cine con tu pareja, pero ella se queda viendo un partido de fútbol:


A) No hace falta que te lo repita dos veces: te pones cómodo para quedarte en casa.


B) Decides negociar: esta noche fútbol, pero mañana cine.


C) Apagas la tele y le dices alto y claro: "¡vamos a llegar tarde!"


6. Es el cumpleaños de tu pareja:


A) Le invitas a un restaurante y le dejas elegir.


C) Organizas una fiesta en tu casa y les dices a sus amigos lo que debe traer cada uno.


C) Le organizas un fin de semana sorpresa en uno de sus lugares preferidos.


7. Te promete que se casará contigo, pero no te vuelve a hablar del tema.


A) Le haces pequeñas alusiones, sonriendo.


B) Te angustias: ¿puede que haya cambiado de opinión?


C) Vuelves una tarde a casa y le enseñas la lista de papeles necesarios para tramitar la boda.


Resultados


Mayoría de A: No te gusta dirigir


No tienes madera de dirigente. En realidad, no aprecias tener que ejercer el poder o hacer prueba de autoridad. En las reuniones de trabajo, no sueles intervenir, salvo cuando te preguntan algo directamente.


Te vendría bien aumentar tu autoestima y expresar lo que realmente te gustaría hacer. No se trata de imponer, sino de revelar y expresar tus deseos. Este "acuerdo" contigo mismo, te permitirá tener una existencia más armoniosa.


Mayoría de B: A la gente le gusta seguirte


No te sientes especialmente atraído por el papel de líder. Pero a veces, sabes imponer tu criterio y expresar tus exigencias. Aunque tampoco eres de las personas que disfruta mandando a todo el mundo y decidiendo por los demás.


Esta aptitud te aporta otra competencia: la de saber delegar con habilidad, lo que te permite poder encontrar tiempo para ocuparte de ti mismo.


 


Mayoría de C: Eres una auténtica líder


Disfrutas tomando decisiones e inviertes una energía increíble tratando de hacerte respetar. Puede que hayas encontrado un puesto de responsabilidad, en fase con tu fuerte personalidad y deseo de dirigir.


Encuentra tiempo para hacer ejercicios de relajación, te ayudarán a encontrar la serenidad que necesitas para mejorar tu relación con los demás y conseguir ser una persona más apreciada por los que te rodean.