11 °C
América Latina

Popularidad de presidentes latinoamericanos, en sus horas más bajas

|

¿Aprobados o reprobados?


Amigos o enemigos de las encuestas, la popularidad y desaprobación del gobierno de muchos mandatarios de Latinoamérica parece ser hoy en día el factor común en varios de ellos. En la región, pocos son los que destacan en respaldo y muchos los que tienen que lidiar con la impopularidad y el casi total rechazo a sus respectivas gestiones. ¿Será porque el pueblo no se equivoca y siempre observa, juzga y califica? No en vano se dice que ´´La voz del pueblo es la voz de Dios”.


Por: César Pastor Gamarra


¿Conoce usted el ranking de popularidad de los presidentes latinoamericanos? ¿Sabe cuáles son los gobiernos más y menos respaldados de América Latina? En un año en el cual la región se encuentra en una etapa de significativos cambios sociales y no muy buenos augurios económicos, es importante revisar las notas que obtienen los Jefes de Estado a la hora de gobernar, más importante todavía es comprobar que en muchos de los casos la impopularidad y el rechazo obedecen a mucho más que  razones económicas externas. Las palabras ''escándalo político'' y ''corrupción'' rodean a los menos respaldados líderes.


Evo Morales y Correa


Antes de empezar por las malas noticias vayamos por los presidentes con mayor popularidad y apoyo en sus gobiernos. Según las últimas encuestas, el boliviano Evo Morales tiene un nivel de casi el 76% de aprobación que lo ubica como el mandatario más respaldado de Latinoamérica. Morales es el Jefe de Estado con el menor sueldo de todos los presidentes sudamericanos, sin embargo, junto con  Tabaré Vásquez de Uruguay y Rafael Correa de Ecuador, segundo y tercero más respaldados del continente, respectivamente, también tienen el privilegio de estar entre los cinco presidentes más  populares del mundo, todo esto según un sondeo realizado en el mes de febrero por la Asociación de Comunicación Política (Acop).



Para los electores entrevistados estos mandatarios sí han hecho sus deberes y destaca el caso de Evo Morales quien ya había cerrado el 2014 con un nivel de aprobación del 74% por ciento siendo su gestión considerada como ''muy buena'' por la mayoría del pueblo boliviano. Según los resultados de la encuestadora Ipsos  el presidente andino solo tiene un 18% de desaprobación y un 7% de los entrevistados no quiso pronunciarse. Por otro lado, aunque Rafael Correa cerró el 2014 con un 79% de aprobación de su gestión, la encuestadora Cedatos publicó el mes pasado  unas cifras que le otorgan un respaldo del 46%, su nivel más bajo en los últimos ocho años.



  Danilo Medina, el más popular


 El caso del presidente de República Dominicana Danilo Medina es digno de resaltar. El mandatario del país caribeño resulta por cuarto año consecutivo como el Jefe de Estado con más respaldo en América registrando más de un 80% de aprobación y un 75% de los dominicanos que desean su reelección, con estas cifras Medina ha generado la posibilidad de un debate constitucional que facilite su inmediata reelección. En las encuestas realizadas en octubre del 2013, abril del 2014 y la última de julio del presente año, Medina, economista de profesión,  siempre se ha situado entre un 85% y 90% de popularidad.


Un gobierno cercano a los más pobres de ''verdadero amor al prójimo'', apoyo al campo, la ejecución de grandes reformas en salud y una profunda revolución educativa son para muchos dominicanos los pilares del notable respaldo que tiene el líder caribeño.



Popularidad en picada


 La otra cara de la moneda la representa los presidentes de la parte sur de Latinoamérica y de los países andinos como el peruano Ollanta Humala. Los bajos índices de aprobación a sus gobiernos y una impopularidad cada vez más creciente que llega en algunos casos hasta mínimos históricos es el factor común que agrupa a líderes como Dilma Rousseff (Brasil), Nicolás Maduro (Venezuela ), Michel Bachelet (Chile), Cristina Kirchner ( Argentina) y el mexicano Enrique Peña Nieto. Llama  la atención también el caso del Jefe de Estado colombiano Juan Manuel Santos quien pese a ubicarse en una posición media del ranking, ha registrado en el último año una caída de 24 puntos en su popularidad, son datos de la encuestadora Ipsos que en el presente año le otorga al mandatario solo un 47 por ciento.


Hasta el primer trimestre del 2015 el gobernante peruano Ollanta Humala Tasso era el presidente menos popular de Latinoamérica, el ex comandante del Ejército de su país, quien acaba de entrar a su último año de mandato con un ligero repunte de su popularidad (19%), gobierna inmerso en serios problemas de imagen y acusaciones de corrupción política en contra de su esposa Nadine Heredia. La primera dama peruana forma parte de la lista de investigados por el caso del ex asesor del gobierno Martín Belaunde Lossio. Cabe resaltar, que para el 48 % de ciudadanos encuestados que no aprueban la gestión de Humala, existe ''Corrupción en su gobierno'', ''Inseguridad Ciudadana'' y ''Falta de liderazgo'', el sondeo fue realizado por la empresa Ipsos Perú del 11 al 16 de julio del 2015.


Estrepitosa caída


El 1ro de enero del año 2011 Dillma Rousseff asumió su primer gobierno como presidenta de Brasil. Desde entonces, la mandataria nunca había tenido una caída tan catastrófica en su respaldo popular como el 9% que le otorga la encuestadora CNI/Ibope, la economista natural de Belo Horizonte, asumió su segundo periodo hace apenas seis meses y ya un 64% de los entrevistados por Ibope en la primera semana del mes de julio, rechaza su gestión y considera su gobierno como ''pésimo'', además de creer que su presidenta tuvo alguna responsabilidad en el escándalo de corrupción de la empresa estatal Petrobras. El Ejecutivo brasileño ya ha aceptado que en el presente año su economía se contraerá en un 1,2%, aunque los especialistas aseguran que la debacle será mucho peor. Difícil situación para el país que representa la séptima economía del mundo.


Por su parte, y no muy lejana a esta situación, la chilena Michel Bachelet se encuentra en sus mínimos históricos de aprobación a su gobierno. La lideresa que alguna vez fue la política mejor valorada de su país hoy solo llega a un 27% de respaldo en contraste con un 68% de desaprobación a su mandato, estas cifras representan el peor nivel registrado en sus dos gestiones presidenciales según el trabajo realizado por la encuestadora Adimark en el país sureño.


El clima de desconfianza que se vive en Chile se ha incrementado con las acusaciones de corrupción y sospecha de oscura financiación de sus partidos políticos. Tampoco parece haber hecho efecto que Bachelet admitiera ''errores importantes'' en el caso que acusa a su hijo, Sebastián Dávalos, de tráfico de influencias en la compra y venta de tierras.


Ni la reforma de su gabinete y menos los éxitos futbolísticos de su tan soñada Copa América. Hasta el momento nada ha ayudado a Michelle Bachelet a levantar su alicaído respaldo popular.