11 °C
Reino Unido

Se agrava la crisis en el Canal de la Mancha

|

Cada semana en Calais se registran masivos intentos por cruzar el Eutotúnel que conduce hacia Reino Unido, hecho que viene provocando un caos insostenible entre autoridades y migrantes. Según un reporte del Ministerio del Interior británico y las autoridades francesas, tan solo entre 2014 y 2015, se impidieron más de 39.000 intentos de cruzar el canal ilegalmente, cifra que dobla el número del año anterior.


Estos miles de personas que tratan de entrar al Eurotúnel con el objetivo de llegar a Inglaterra tiene a los gobiernos de Francia y Reino Unido bajo la lupa.


Según el Primer Ministro, David Cameron, “debemos tratar el problema desde su origen, y eso significa impedir que tanta gente cruce el Mediterráneo en busca de una vida mejor. Significa tratar de estabilizar los países de los que vienen, y significa también romper el vínculo entre viajar a Europa y obtener el derecho a quedarse”.


Solamente en el Eurotúnel, asegura el gobierno británico, “se han bloqueado 37.000 intentos desde el pasado mes de enero”. Es por esto que, Cameron anunció recientemente que los inmigrantes irregulares serán expulsados de Reino Unido “para que la gente sepa que no es un refugio seguro”.


“Por eso hemos legislado recientemente para asegurarnos de que no puedan obtener un carné de conducir, no puedan alquilar una casa, no puedan abrir una cuenta bancaria, y expulsaremos a más migrantes ilegales de nuestro país para que la gente sepa que no es un refugio seguro una vez estás aquí”, agregó el Primer Ministro.


p1 calais 1


No obstante, miles de inmigrantes continúan tratando de abordar embarcaciones que cruzan el Canal de la Mancha, algunos tratan de esconderse en camiones que van a subir en los transbordadores que cruzan la vía marítima, aprovechando cualquier oportunidad para invadir los camiones atascados en el tráfico en las carreteras que conducen al puerto. Incluso, hay quienes intentan esconderse en los carros particulares de los viajeros.


Sobre esto, Cameron expresó que la situación es “muy complicada” porque hay “un enjambre de personas que cruzan el Mediterráneo en busca de una vida mejor”. Referencia que de acuerdo con el Refugee Council, que trabaja con refugiados en Reino Unido, es considerada como “un lenguaje horrible y deshumanizador para un líder mundial”.


Por su parte, Las autoridades francesas estiman que unas 3.000 personas viven actualmente en los campos conocidos como “la selva”, aunque otras estimaciones sitúan la cifra muy por encima. “Necesitamos proteger nuestras fronteras trabajando mano a mano con nuestros vecinos franceses, y eso es exactamente lo que estamos haciendo”, afirmó el primer ministro.


Para el último trimestre del año pasado, el gobierno británico prometió más de US$19 millones en los próximos tres años para ayudar a Francia en la solución del problema y este mes, Reino Unido anunció unos US$3 millones adicionales para establecer en Calais una nueva zona de seguridad para los camiones que van a cruzar el canal.


Por su parte, el Eurotúnel ha gastado más de US$14 millones en seguridad en los primeros seis meses de 2015 solamente.


En este mismo sentido, París decidió disponer de 120 agentes más para reforzar la seguridad, así mismo Londres anunció la inversión de 10 millones de euros en la construcción de un área de protección para camiones con destino al Reino Unido y la erección en la terminal de Coquelles de una valla más fuerte.


Mientras tanto, el ministro francés y británica del Interior, Bernard Cazeneuve y Theresa May, mencionaron en una declaración conjunta, la "desesperanza" de quienes se juegan la vida en el intento por cruzar el canal, y subrayaron que la solución de fondo es “ayudar al desarrollo económico y social de los países de origen para reducir el número de inmigrantes que llegan a Europa”.


Los políticos británicos se han unido a Nigel Farage, líder del partido antieuropeo UKIP, para exigir al Gobierno que despliegue el ejército en Calais. “Necesitamos ser más que los que tratan de cruzar si queremos controlarlos”, señaló el diputado conservador David Davies. Mientras tanto, miles de personas siguen apostando su vida en un intento de suerte.