14 °C
Especiales

Nos queremos pero no queremos lo mismo

|

Si estás enredado en un mundo de discusiones y peleando por quién tiene la razón, en Express News te decimos cómo arreglarlo


Por Wilfredo Oseguera


 woseguera@hotmail.com


Si ya tienes varios meses de andar con tu pareja y la has empezado a conocer a través de todo este tiempo; te cae bien, lo estas aprendiendo a amar, él dice que eres lo más especial que posee, se llevan bien, pero hay ciertos temas que prefieres no tocar o abordar porque te estás dando cuenta de que no tiene los mismo gustos o ideas que tú tienes… qué se puede hacer en estos casos, se debe terminar la relación porque no se ponen de acuerdo, o cada quien puede hacer lo que quiere aunque tengan los mismos gustos. En Express News te ofrecemos la clave para terminar de una vez por todas esas desigualdades que tienen como pareja, checa y pon mucha atención desde ahora.


La comunicación en la pareja es cuestión de dos y si no se trabaja en función de mejorarla, puede terminar con la relación. La vida en pareja, la convivencia, y la comunicación, como casi todo en la vida, tienen buenos y malos momentos. Supone un reto constante, una prueba para nuestra tolerancia y capacidad de comprensión. Navegar juntos por los mares de la rutina cotidiana no es tarea fácil. Mantenerse a flote a pesar de las tormentas implica aprender a aceptar otros puntos de vista. Para ello es importante cultivar la comunicación.


Si entendemos la comunicación como la transmisión de un mensaje, todo el mundo puede hacerlo. Pero en la pareja tiene que haber algo más que eso. No podemos comprender la comunicación simplemente como el hecho de intercambiar palabras, sino que, entre dos personas que se quieren juega un papel fundamental dentro de la comunicación: La sinceridad, la confianza, el respeto y, por supuesto, el amor.


En ocasiones, nos resulta muy difícil expresar lo que sentimos o en lo que no estamos de acuerdo, nos queremos pero no pensamos lo mismo. Lo verdaderamente complicado, sobre todo para algunos, es hablar sobre lo que sienten. Y cuando por fin consiguen hacerlo, la manera de expresarlo les hace sentirse inseguros: Para muchos esta sinceridad les resulta molesta porque ven a la otra parte de la pareja como seres débiles e incapaces de afrontar cualquier problema serio dentro de la vida en pareja. Por el contrario, si cometen el error de ser fríos a la hora de expresar los sentimientos, dan la impresión de ser personas sin corazón. Esta situación, si realmente se conoce a la persona, no influye, aunque a veces ser sincero con tu pareja implica decir la verdad, por dura que pueda resultar.


La comunicación en la pareja ayuda e incrementar el conocimiento de ambos, ya que mediante ésta se transmite no sólo la forma de ser, expresarse y pensar, sino también la manera en que cada uno, particularmente, ve cada situación. Gracias a ello se conocerá al otro de una forma mucho más profunda y por tanto, se puede llegar a intuir cómo va a reaccionar ante determinadas situaciones.


Aprende a escuchar


Es muy importante aprender a comunicar tus emociones, ideas y pensamientos, no hay que dejar de lado el desarrollo de la habilidad de escuchar y de ser escuchado. Por más que se grite o se hable alto, no se logran escuchar y comprender los argumentos del otro. No es una buena manera de comunicarse y probablemente conllevará al deterioro de la relación, fundamentalmente por la falta de respeto en estos actos. El primer paso para que te preste atención es aprender a entender lo que te está queriendo decir.


En la mayoría de los casos, encerrarse en las ideas de uno mismo y no aceptar recibir distintos puntos de vista ante una misma situación, se convierte en uno de los principales problemas de la comunicación.


Una pareja está compuesta por dos. Para que exista la comunicación, tiene que haber alguien que hable y alguien que escuche, intercambiando los roles y dando oportunidad al otro, no sólo para hablar sino también para ser escuchado. Muchas veces hay parejas que tienen algún conflicto y en vez de compartirlo, comunicarlo y buscar la mejor manera de superar estas circunstancias, se lo comunican a terceros (amigos, compañeros, conocidos, familiares, etc.) y dejan que influyan sobre sus decisiones en lugar de comunicárselo a su pareja, ya que, es con ella o él que se tiene la confianza. La complicidad y la confianza mutua son dos aspectos en los que se apoya de manera clara la comunicación auténtica.


Una pareja, tres vidas


La vida de uno, la vida del otro y la vida que tienen en común. Y las vidas particulares de cada uno han de ser negociadas, aceptadas y respetadas por el otro. Es el tema de la confianza y entramos en el tema del respeto al territorio particular de cada uno. La territorialidad es importante a tener en cuenta y facilitará una mejor convivencia, además de evitar incomodidades que puedan desembocar en considerar al otro como un "intruso" en nuestra vida en vez de un compañero solidario o un aliado.


La comunicación efectiva es un estilo de relación, con una comunicación que se denomina asertiva, esta requiere de componentes como son la expresión positiva y/o negativa, directa, honesta y clara de los sentimientos, pensamientos, necesidades y opiniones, sin herir, humillar o faltar el respeto de manera intencional a la pareja. Es importante lo que se dice verbal y no-verbalmente, Cómo se dice, Donde se dice.


Más consejos:



  1. Escuchar: Dejar hablar. No juzgar. Ser flexible. Ser razonable. Disposición para lograr acuerdos. Manejo del enojo (propio o de la pareja). Tolerancia a la frustración. Manejo de las críticas. Reconocimiento de los errores.


Las habilidades expuestas ayudan a canalizar adecuadamente las emociones, evitando que la pareja llegue a una relación destructiva, donde se hagan daño consciente o inconscientemente, directa o indirectamente.



  1. Solución de conflictos: Aceptación madura que se tiene un conflicto o que "algo" no anda bien en la relación, para buscar las soluciones. Iniciar un diálogo sobre el "asunto".


Cada uno de los miembros de la pareja por separado, previo a conversar, hacer una revisión de lo que, a su juicio, son los problemas.  Además, escoger el momento y lugar para el diálogo.



  1. Negociación ante los conflictos: Adoptar la actitud de que los problemas tendrán alguna solución razonable. Disposición para ceder.


Disposición para tomar acuerdos. No intimidar, amenazar o castigar directa o indirectamente. Ser claros de lo que se desea obtener y de lo que se está dispuesto a dar.


Defender razonablemente los propios puntos de vista. Tratar de entender a la otra parte.


La aventura de la vida tiene el aliciente de enseñarnos a vivir cada vez con más plenitud nuestro mundo relacionado con las cosas de dos.