2 °C
Reino Unido

18 británicos asesinados en Túnez

|

Tras el macabro ataque a hotel, la cifra va en aumento


Redacción Express News


Downing Street, residencia oficial del primer ministro David Cameron informó que el número de ciudadanos británicos muertos en el atentado del viernes en Túnez asciende ya a 18, pero la cifra podría aumentar.


De acuerdo con la fuente oficial, se estima que la cifra de ciudadanos del Reino Unido fallecidos pueda llegar a los 30 al culminar la identificación de los cuerpos.


Según el primer ministro tunecino Habib Essid, la mayoría de las víctimas del ataque perpetrado en las instalaciones del hotel Imperial Marhaba, al sur de Túnez, son británicas, alemanes, belgas y francesas.


Las personas heridas que estarían hospitalizadas en Túnez serían trasladadas a sus países de origen.


La ministra británica de Interior, Theresa May, visitó este lunes el hotel Imperial Marhaba, donde un joven disparó contra los turistas que estaban tomando el sol en la playa, causando la muerte de 38 personas. El terrorista también perdió la vida. Según las autoridades, el presunto autor del atentado, había escondido su arma en una sombrilla, haciéndose pasar por un turista más. Se trata de Seifeddine Rezgui, originario de Gaafur (noroeste), aunque estudiaba en Kairuan (centro). No estaba fichado por la policía, según el secretario de Estado de Seguridad, Rafik Chelly, quien precisó que "a priori" habría actuado solo.


El atacante disparó a la gente que había en la playa y después entró en el recinto del hotel para matar a las personas que tomaban el sol o se bañaban en las piscinas.


David Cameron destacó hoy que el Reino Unido está unido en el dolor tras los atentados en Túnez y ha insistido en que el país no se dejará intimidar ante la amenaza de los yihadistas.


En un artículo publicado el lunes en el diario "The Daily Telegraph", Cameron insistió en la importancia de ser "más intolerantes ante la intolerancia" para combatir la "ideología venenosa" que llevó al atentado en Túnez, considerado el más importante contra ciudadanos británicos desde los ataques del 7 de julio de 2005 en Londres.


Todas las claves atribuyen el ataque al grupo yihadista Estado Islámico.


El grupo extremista sunita Estado Islámico (EI) reivindicó el atentado en un comunicado difundido por cuentas yihadistas en Twitter, justificándolo porque la mayoría de los turistas son "sujetos de Estados de la alianza cruzada que combate el estado del califato".


El documento asegura que el ataque estaba dirigido a los "antros (...) de fornicación, vicio y apostasía en la ciudad de Suse".


Asimismo, los hechos coinciden con los atentados registrados el viernes, en Kuwait, donde murieron al menos 27 personas en un ataque del EI, y en Francia, donde una persona fue decapitada.


Varias cuentas de Twitter vinculadas a movimientos yihadistas habían amenazado con nuevos ataques durante el verano.