13 °C
Reino Unido

Se alzó la voz contra la austeridad de Cameron

|

Miles de británicos salen a la calle en contra de la austeridad


Por Elena Barrio Estarreado


elenabarrioestarreado@gmail.com


El pasado sábado 20 de junio fue convocada una manifestación nacional en Gran Bretaña en contra de los planes de austeridad que va a llevar a cabo el primer ministro británico, David Cameron, para los próximos cinco años y que suponen un nuevo recorte en el déficit público valorado en más de 12.000 millones de libras.


El llamamiento a convocatoria por parte de la plataforma Asamblea Popular contra la Austeridad tuvo una gran acogida, tanto que los organizadores estiman la congregación de 250.000 personas. Mientras, la policía sigue haciendo sus cálculos y todavía no ha declarado ninguna cifra.


La marcha anti-austeridad hizo un recorrido por las calles principales de Londres. Los protestantes se dieron cita fuera del Banco de Inglaterra y acabaron la marcha frente al edificio principal de sus problemas: el Parlamento.


Manifestantes de todas las edades: niños, jóvenes y longevos sostenían carteles y pancartas que decían: ‘Acabemos con la austeridad ahora’ y ‘No a los recortes’, principalmente. Otros, aprovecharon para reivindicar otros problemas sociales como la oposición a la energía nuclear o la defensa de la sanidad pública.


La marcha fue bastante tranquila a pesar del acompañamiento de los tambores y de algunos voceos de la gente. Hay que resaltar que en un tramo del recorrido que se encontraba próximo a la casa del primer ministro, los manifestantes abuchearon con fuerza y se escucharon voces significativas de protesta contra la austeridad.


Caras conocidas alzaron sus voces


Caras famosas del Reino Unido se subieron a un escenario preparado en la plaza del Parlamento para clamar y animar a los manifestantes en su lucha. El cómico Rusell Brand, la cantante Charlotte Church y Caroline Lucas del Partido Verde fueron algunas de las figuras que quisieron participar y decir unas palabras en apoyo a esta multitudinaria manifestación.


Ante la afluencia de gente, el comediante y activista Rusell Brand dijo que quería “una sociedad que fuera mejor para todos nosotros”. “Pensaba que la fama y la fortuna me harían más valioso. Pero yo encontré esto vacío” declaró Brand. Y añadió: “Voy a pasar el resto de mi vida perteneciendo a esta comunidad, abrazándola y ayudándola en la forma que pueda”.


La cantante Charlotte Church dijo que la gente no debería tener miedo de buscar la ayuda de otros. "Si se sienten avergonzados por tener que acudir a bancos de alimentos porque el Gobierno preferiría verlos morir de hambre que vayan con la cabeza bien alta. Tienen la moral alta", aseguró Church.


La política Caroline de Lucas tomó la palabra e hizo hincapié en la guerra ideológica del bienestar.


"Todos de arriba y abajo del país están aquí porque han tenido suficiente austeridad, recortes y privatización", dijo el científico universitario Gareth Hardy en declaraciones a la agencia Reuters.


A pesar de que Londres fue el corazón de esta multitudinaria manifestación, otras ciudades como Glasgow y Liverpool, en menor medida, también quisieron reivindicar su malestar ante el plan de austeridad con concentraciones y protestas similares.


¿Por qué surge el plan de austeridad?


Las elecciones nacionales celebradas el pasado mes de mayo otorgaron la mayoría al partido conservador de Cameron. Una inesperada segunda victoria consecutiva y que sorprendió con desilusión a miles de ciudadanos británicos que ansiaban un cambio en el poder político británico. Y es que todos sabían que el triunfo de Cameron traería consigo más medidas de recorte. De hecho, al ganar con mayoría absoluta el partido laborista de la oposición quedó en un segundo plano con poco margen de maniobra para impulsar sus iniciativas.


El ministro de Finanzas, George Osborne, quiere que todos los departamentos gubernamentales realicen mayores recortes este año y se comprometan con el Gobierno a registrar superávits durante momentos económicos normales. Además, el Gobierno también planea reducir el gasto en beneficios de la seguridad social en otros 12.000 millones de libras, argumentando que los altos niveles de deuda pública volverían vulnerable a Gran Bretaña si hubiera otra crisis financiera global, según un artículo publicado de la agencia Reuters.


Esto explica la causa del nuevo plan de austeridad ejecutado para esta legislación. Se desconoce si el fuerte malestar social mostrado en la manifestación del pasado sábado hará cambiar de idea las mentes del gobierno conservador con medidas menos drásticas y más flexibles. Sin embargo, de lo que ya son conscientes es que el descontento predomina en las calles.