6 °C
Perfiles

Una conversación con el actor latino Róbinson Díaz

|

“El cabo’ del Cartel de Los Sapos, es un compendio de todo lo que soy yo


Por Leo Pareja


www.vivalaradio.co.uk


Róbinson Díaz Uribe es uno de los actores más laureados de latinoamérica y aunque se destacó en series de televisión de Colombia y en algunas películas, su reconocimiento internacional llegó gracias al papel de “El Cabo” en la serie “El Cartel de los Sapos”.



Róbinson Díaz es oriundo de Antioquia, pero para lograr sus sueños tuvo que salir a buscarlos fuera de su terruño. Emigró a Bogotá, la capital colombiana para dedicarse a estudiar en la Escuela Nacional de Arte Dramático donde se graduó como maestro en Artes Escénicas en el año 1991. Paralelo a sus estudios, fomentó su afición a la caricatura y al humor gráfico en varios periódicos como El Mundo de Medellín y El Espectador de Bogotá bajo el pseudónimo de Picho & Pucho.


Entre las series de televisión donde ha participado figuran “Tiro de gracia”, que se emite actualmente en el Canal Caracol y que está a punto de terminar y otras como “Mentiras perfectas”, “El señor de los cielos”, “Vecinos”, “El cartel de los sapos, 1 y 2” o “Pecados capitales” entre muchas más.


En cine ha actuado en “Bolívar soy yo”, “La pena máxima”, “El cartel de los sapos” o “La gente de la universal”, entre otras.


Y los premios recibidos son tantos que podemos destacar algunos en categorías como “Mejor actor protagonista”, “Mejor actor de reparto”, “Actor revelación”, “Mejor actor de serie” y galardones como los “Premios Simón Bolívar”.


Estrenando show en Latinoamérica


“El Show del Cabo” es una obra tipo Stand Up Comedy donde el actor y su elenco sacan a relucir todos los estereotipos del mundo de la mafia, pero con un sentido del humor tan genuino, que los asistentes no paran de reír entre dichos, chistes y un lenguaje fuerte y picante.


En su estreno en Pereira, Colombia recibió ovaciones confirmando el rotundo éxito en México, país donde es todo un ídolo en la televisión azteca. Durante los 90 minutos el humor está presente y “El Cabo”, usando su poder, interactúa con el público hasta ponerlo a sus pies logrando que se involucren en todas sus acciones.


A Róbinson Díaz lo encontramos justo en el estreno de su nueva obra en el teatro Santiago Londoño y luego de recibir ovaciones y entre fotos y autógrafos nos concedió esta Entrevista Exclusiva para Express News. Durante el diálogo fue inevitable que no se atravesara “El Cabo” con sus respuestas.


p36 El-Cabo---Express-News-01--Foto-Leo-Pareja


¿El personaje de “El Cabo” en “El Cartel de los Sapos” es el que más éxito le ha dado a nivel nacional e internacional?


Sí, yo creo que también por el uso de internet ese personaje y la serie fue la que abrió un camino internacional muy fuerte y gracias al Canal Caracol del que soy actor exclusivo, a través de esta serie empecé a darme conocer en países de Latinoamérica y muchos empezaron a darse cuenta de que Róbinson Díaz no hacía solamente ‘El Cabo’, sino también otros personajes. Digamos que fue la manera de ser reconocido a nivel internacional y por eso vivo tan agradecido con este personaje.


¿Usted se identificó plenamente con el personaje?


Este personaje es el producto de muchas cosas, del escritor Andrés López y de su historia; de Cristina Palacio quien se arriesgó a hacer esto y de Caracol TV que hizo la producción: todo ha sido una cosa mancomunada. Igualmente de mis compañeros y del director Alberto Restrepo, es todos con quienes pude construir este personaje y de mi familia por su apoyo.


¿Le cambió la vida este personaje de “El Cabo”?


Sí claro, absolutamente. Ahora soy un artista que ya empieza a salir de la parroquia, de la casa y del barrio y que juega en otras canchas. Es una satisfacción personal, profesional y de grandes logros. La gente se ríe mucho a pesar de que es un personaje malandro, malévolo; la gente goza mucho con eso y esto en vivo lo demuestra; este es el resultado de toda la experiencia mía, de mis padres, de mi familia y es un compendio de todo lo que soy.


¿Esta obra que estrenó refleja quizás parte de la idiosincrasia colombiana?


Yo creo que sí y es la posibilidad de que Róbinson Díaz y a través de la máscara que es ‘El Cabo’, pueda hablar de muchas cosas y es como un grito también de muchas cosas que pienso de la vida, del mundo, del país que me tocó vivir, del que me tocó sufrir y que me sigue tocando; es también como mi columna de opinión.


Eso lo vemos en su obra y en medio de su intervención va jugando también con la realidad del país y hasta se mete con los políticos para refrescarle a la gente un poco de lo que pasa


Sí, es un país que no tiene memoria; es un país amnésico y que dolorosamente olvida. Y yo, con el personaje y con este show, les recuerdo en forma cómica muchos pasajes de nuestra vida y de la reciente historia desde hace 30 años y que es prácticamente lo que me ha tocado vivir. Yo le recuerdo a la gente y le hago hincapié de una manera muy jocosa qué ha sido Colombia y cómo ha sido el fenómeno del narcotráfico contado desde el punto de vista de un malandro, ese es mi cometido. Esta obra es una columna de opinión, es la posibilidad de yo hablar y decir esto es así porque yo represento a seres humanos.


En el exterior se vio esta serie de “El Cartel de los Sapos” como algo muy negativo para Colombia pero que refleja parte de la realidad del país. Y no hay que negarlo, le abrió otras puertas a los actores y a las series nacionales.


Esto es lo que somos. ¿Qué es cultura?...es lo que somos y esa fue la cultura que me tocó vivir; digamos que soy parte y no juez. Lo que yo si me doy cuenta es de que los colombianos a raíz de este fenómeno de las ‘narco-series’ ha potenciado negativamente la imagen en el exterior, pero a nivel interno, ya no comemos cuento y por lo menos ya la impunidad es menor, eso yo lo siento. De igual manera se ventilaron fenómenos como el narcotráfico o las alianzas político-militares y contribuyo con algo a decir por ejemplo ‘no han levantado el tapete y no han barrido por aquí’, ‘esto está lleno de cucarachas’. Eso fue lo que pasó con esta serie y ese es mi mensaje al final. Esto no es apologético, esto es un show al revés y el que lo entienda como una apología es porque está rayado porque creo que hago un espectáculo para gente inteligente”.


¿Este personaje que usted representó, superó a Róbinson Díaz y es muy difícil quitarse al ‘Cabo’ de encima?


No, para nada. Yo lo hago porque estoy en el ‘show-business’ pero lo que pasa es que en Colombia vivimos en una parroquia y cuando un actor hace un personaje como el que yo hago y que llevo 8 años representándolo y la gente me sigue pidiendo el personaje, más tonto y pendejo fuera yo si no lo hago y no lo utilizo. Este personaje me da plata, me da trabajo, llevo plata para la casa, viajo, tengo satisfacciones y yo a la vez hago otros personajes; encasillarme es quedarme haciendo solo esta pendejada y si estuviera encasillado me vale verga, me vale chimba, me vale tres tiras de chorizo. Yo no como de cuento y creo que soy uno de los pocos actores que con ‘El Mago Candú’ y con ‘El Cabo’ le he sacado lustre, le he sacado provecho y más pendejo fuera yo si no lo hago. Si los demás no lo han logrado, de malas, pero yo sí hago personajes y ahí están las pruebas. Ya se está acabando aquí ‘Tiro de gracia’, hice ‘El Cabo’ y después hice ‘Vecinos’, ‘Laberinto’ y un montón de cosas más y si la gente cree que yo me encasillé, pues problema de la gente; a mí rótulos y etiquetas me valen mierda, yo sé a qué estoy jugando.


Esta serie de shows lo están llevando al exterior y creo que en México y Estados Unidos son un éxito. ¿Cómo ha sido la respuesta?


Es impresionante, yo soy muy malo hablando de esto pero que lo diga mi compañero de fórmula Alberto Barrero o Patricia Grisales, que es mi mánager y mentora de este show. Es una cosa impresionante que ni en Caracol saben y cuando mi mujer fue a ver el show, casi se va de espalda porque es un fenómeno extrañísimo. Adoran a este personaje en México, al ´Cabo´ lo adoran y más pendejo fuera yo si no lo hago. Yo no me voy a ponerme a darle gusto a un poco de paralíticos o de pasmaos que porque ‘me encasillé’. No, de malas los encasillados.  


¿Fue duro escenificar este personaje de “El Cabo”?


Cuando nosotros entramos en este mundo a hacer personajes nos dimos cuenta de que estábamos como en el mundo de la música. Si un cantante como Vicente Fernández no canta en un show ‘Mujeres Divinas’, sencillamente no hubo concierto; no, es que voy a cantarles mi trabajo nuevo pero si le piden esos temas o ‘La Ley del Monte? tiene que cantarlas. Yo estoy metido en este cuento y si me piden ‘El Cabo’, pues no voy a ser tan bobo o pendejo para no hacerlo porque me van a encasillar…no que va!!, no les doy gusto.


Usted en esta obra interactúa mucho con el público, improvisa y se nota que no está aferrado a un libreto establecido…


Hay un guión, obviamente, hay una estructura y no puedo pararme a improvisar todo el tiempo pero los accidentes que se dan en caliente en el show se rentabilizan; el juego con el público no está pactado, a la gente la saco, a veces cuesta pero en México se me tiran encima cuando pido a alguien y los espectadores se dan cuenta de que eso no estaba en el guión. Todo es creación pura en caliente y es una cosa muy brava de hacer pero sale, lo que hago es parecido a los toros y aclaro que no me gustan los toros.


¿Esta obra que recorre Colombia saltará también a Europa?


La verdad es que si nos llaman de Europa iremos con mucho gusto pero no tengo ninguna pretensión más allá del Atlántico; si nos llaman, bacano, pero no me estoy llenando la boca; este es un show tranquilo y bacano para presentarlo a los paisanos en todos los países y a los mexicanos porque son muy generosos y gastan, ellos tienen un aferro a los artistas impresionante porque los adoran o nos los quieren y cuando van a los shows, gastan.


¿Qué viene ahora para Róbinson Díaz después de este personaje de “El Cabo”?


Yo ahorita estoy centrado en esto, esto está muy bueno; cuando hay pesca buena yo me quedo ahí en el charco, pescando.


Viendo este espectáculo en la tarima, la gente se divierte mucho y pareciera que no hubiera tanta presión…


Hay una presión muy fuerte, sopla un viento bravo y hay que estar muy bien parado; hay que tener buenas piernas para estar ahí.


El público en este teatro estuvo totalmente entregado con usted y los aplausos y ovaciones no se hicieron esperar, cómo se sintió en este debut?


La gente queda loca y se divierte mucho pero hay por debajo de todo, un mensaje poderoso; es bueno uno reírse de nosotros mismos, de lo que fuimos, de lo que somos y de un poco de comportamientos ridículos que ya no tienen sentido.


Usted lo decía en esta entrevista que somos un país de mala memoria, pero esta obra ¿sirve para refrescar y pensar en cosas más positivas, cierto?


Así es, esto sirve por lo menos para pulirnos y corregir algunos comportamientos que nos han hecho mucho daño; esa es como mi pretensión o por lo menos yo me divierto y cuando me río, hay liberación pura.


Finalmente, usted ha recibido muchos premios y reconocimientos por toda su carrera en la actuación, ¿con qué se queda de lo conseguido?


Me quedo con el presente, con mi combo, con mi grupo, con mi familia y con lo que estamos viviendo en este momento. Lo otro son cosas del pasado y al pasado no se le puede quitar nada, ni una coma; el pasado no se puede arreglar y lo que pasó, pasó, éxito o fracaso y lo que importa es lo que está pasando. Estoy contento al probar este show en Colombia. Espero que nos vaya muy bien pero seguro habrá gente que le incomoda, pero si vienen y pagan un boleto es porque se quieren divertir; son más las mujeres que asisten y traen a sus maridos porque les fascina el personaje del ‘Cabo’.


¿Y por qué las mujeres se sienten atraídas por ‘El Cabo’?


“Les encanta mucho porque es un hombre, un macho, un montañero, un ordinario; no es una gallina que tiene pico de hombre o que de pronto es un transformista; no, es un hombre, un man y es que en este problema tan berraco que todo el mundo es o ‘trans’, o no sé qué, un transgéneris. A ellas les gusta porque es un hombre derecho, un macho, cómico, divertido, un pendejo montañero pero a la gente le encanta”.