16 °C
Reino Unido

Estudiantes sin celular tienen mejores calificaciones

|

El uso de teléfonos móviles en la escuela de Reino Unido a debate


Por Mar Monton


La semana pasada el seminario The Guardian se hacía eco que las escuelas que prohibían el uso de teléfonos móviles entre los alumnos obtenían mejor resultado en las calificaciones finales de los estudiantes. Esta investigación ha sido desarrollada y publicada por el Centre for Economic Performance en la Escuela de económicas de Londres.


Parece que la eterna pregunta que muchos padres se hacen sobre si debería prohibirse a sus hijos llevar teléfono móvil a la escuela tiene ahora una respuesta científica. “Al acabar nuestra investigación nos dimos cuenta que las escuelas que habían aceptado la prohibición en los alumnos de 16 años mejoraron sus resultados en un 6.4%”, explica Richard Murphy economista y uno de los responsables de esta investigación. “Además el resultado fue especialmente sorprendente en los alumnos provenientes de familias con rentas bajas o ingresos mínimos, en ellos la prohibición de móviles durante un año escolar fue el equivalente a una hora escolar adicional a la semana” explica Murphy.


Estos resultados se explican en parte a que el alumno goza de una mayor capacidad de concentración y atención si está desprovisto de los “pasatiempos” que pueden resultar ser las redes sociales, el uso de Internet sin fines educativos y los mensajes de teléfono. Al no estar en contacto con estos estímulos tecnológicos el alumno puede desarrollar una mayor conciencia de su responsabilidad escolar y por tanto alcanzar mejores resultados pues su atención puede estar más dirigida a las tareas propiamente escolares.


Algunas voces han sido críticas con esta investigación pues consideran que la prohibición de los teléfonos en las aulas podría limitar al alumno en su interacción con el mundo tecnológico y además los padres tienen menos control sobre sus hijos en caso de que ocurriera un accidente o algún imprevisto. Ante estas críticas portavoces de la Asamblea de padres y alumnos de Londres han objetado que “Estamos hablando de dar un uso estrictamente pedagógico y educativo a la tecnología. La mayoría de los alumnos gozan de las suficientes horas, fuera de la escuela para estar en Facebook , WhatsApp o Twitter pero en clase han de estar concentrados y comprender que la tecnología , además de una herramienta de juego y placer, es una de las armas más potentes que tienen para adquirir y desarrollar conocimiento”.