7 °C
Cultura

La vida de los actores, entre la realidad y la fantasía

|

Enrique D. Zattara


www.elojodelacultura.com


Maria Enders (Juliette Binoche) famosa actriz europea de cine y teatro, viaja en un tren acompañada de Valentine (Kristen Stewart), su asistente personal, rumbo a Sils Maria, en los Alpes suizos, donde asistirán a un homenaje a un destacado dramaturgo, de quien María había interpretado un personaje protagónico de una de sus obras, una mujer joven (Sigrid) que se deja seducir por su jefa mayor (Helena) en una tortuosa relación que termina en el suicidio de esta última. El autor muere antes de que ellas lleguen a destino, pero tras el homenaje un productor ofrece a María la posibilidad de repetir la obra -20 años después- en los más altos escenarios londinenses, pero interpretando esta vez a Helena.


Entretanto, el papel de Sigrid (el que antes fue de María) lo interpretará en la nueva versión la emergente actriz americana Jo-Ann Ellis (Chloë Grace Moretz), una joven habitual de filmes de superhéroes, permanentemente pegada al iPad y extraordinariamente hábil para explotar mediáticamente sus escándalos y otras formas “virales” de hacer crecer su fama. Maria no puede entender –ni aceptar, desde su idea tradicional de lo que es una actriz- que deba compartir cartel con tal personaje; pero curiosamente Valentine (que es de la edad de Jo-Ann) sí la admira y entiende. Este contraste entre la dignidad un poco casposa de la diva madura y la desvergüenza arribista propia de las nuevas aspirantes a estrellas, es uno de los conflictos centrales que desarrolla el film.


Maria y Valentine deciden alojarse en un hotel de Sils-Maria población que –además de haber sido (y entiendo que la elección no es casual) el refugio en el que pasó gran parte de su vida el controvertido filósofo Nietzche- se registra periódicamente un curioso fenómeno de formación de nubes único en el mundo llamado “la serpiente maloja”, que es el título de la obra del desaparecido dramaturgo. En aquellas alturas, ambas mujeres repasan los diálogos de la obra, en una serie de secuencias en las que comienza a confundirse la ficción y la realidad, al punto que a veces no sabemos si los diálogos son parte de la obra o pertenecen a los propios protagonistas de la historia. Y es que esta es una película que trata de la irrealidad del mundo de los actores, del universo de fantasía y mentira que envuelve sus vidas, y el director no es ni mucho menos condescendiente al plantear su guión en la denuncia de esas permanentes confusiones y desdoblamientos.


"Un deslumbrante estudio del tiempo (...) una delicada y precisa maquinaria de espejos", opinó entre otros el crítico del diario español El Mundo. Mientras que Chris Nashawaty, de Entertainment Weekly, acertó al señalar que se trata de “Una evocadora mirada a las ansiedades de una profesión en la que difuminar la línea entre realidad y fantasía es tanto una parte del trabajo, como un riesgo vocacional". En suma, Nubes de Sils María, que se estrena en Londres en estos días, dirigida por Olivier Assayas, coproducción germano-franco-suiza hecha con algo más de seis millones de dólares, puede que sea una de las películas más importantes filmadas en el 2014. Seleccionada para competir por la Palma de Oro en la sección principal de la competencia en el Festival de Cine de Cannes de 2014. Kristen Stewart recibió el premio a la Mejor Actriz Secundaria. La película fue proyectada también en el Midnight Sun Film Festival, Filmfest München, Toronto International Film Festival y el New York Film Festival. Y sin duda cumple con sus objetivos: gran tensión dramática, excelenetes actuaciones, un guion magistral y una historia profunda y contada con maestría.