7 °C
Noticias

La Bienal de Venecia, más femenina que nunca

|

Por Mar Monton


“La verdadera igualdad entre géneros será cuando no se tenga que contar el número de mujeres inscritas en un evento u organización”. Así de contundente se mostraba la artista mejicana Tania Candían y responsable del pabellón de México. Lo cierto es que esta edición de la Bienal de Venecia destaca por la numerosa presencia de mujeres de todos las partes del mundo presentando obras e instalaciones artísticas. Basta con señalar algunos pabellones históricos que son representados por obras que ha realizado una artista: Estados Unidos / Joan Jonas), Rusia /Irina Nakhova), Gran Bretaña / Sarah Lucas), Japón / Chiharu Shiota), Grecia / Maria Papadimitriou), Suecia /Lina Selander), Noruega / Camilla Norment) o Chile/ Paz Errázuriz).


El nombre del pabellón japonés corría de boca en boca entre los periodistas y los profesionales en los días previos a la apertura al público del certamen. Y desde esta semana el público puede también disfrutar de la deslumbrante instalación de la japonesa Chiharu Shiota /Osaka, 1972). Se titula The key in the Handy en ella millares de pequeñas llaves, provenientes de todo el mundo, penden de una enorme maraña de hilos rojos que sobrevuelan dos barcazas. Sentada a la sombra de unos árboles en la puerta del pabellón, la artista contaba que ha querido escribir una poesía dedicada a la ausencia y las huellas del pasado.


A pocos metros de Japón se encuentra el pabellón de Reino Unido con la artista más mediática de la Bienal. Sarah Lucas, Londres 1962, famosa desde finales de los años ochenta por unas obras que se sitúan entre el erotismo más crudo y el sentido del humor más agudo. La escultura de un falo caminando a cuatro patas recibe al visitante. A lo largo de las cuatro salas, la creadora recrea a tamaño natural partes del cuerpo femenino y masculino en cuyos orificios ha colocado cigarrillos. Con menos glamour mediático, el Pabellón de Estados unidos expones a Joan Jonas, Nueva Cork 1936, pionera de la performance, el cine experimental, la instalación y el video. Conocida por su feminismo militante, Jonas se califica a si misma como antropóloga del arte. Su trabajo en el pabellón es un homenaje a los océanos como fuente de vida y universo de los seres vivos.


México, Ecuador, Chile y Perú encabezan el arte de vanguardia


La obra del pabellón de México, Possessing Nature cuya creadora es la videoartista Tania Candiani ha causado sensación porque enlaza el pasado precolonial de México y la historia de Venecia mediante una gran estructura de acero. Enfrente el pabellón de Chile exhibe las acciones en video de Lotty Rosenfeld y Paz Errazuriz, reunidas en el proyecto Poéticas de la disidencia, que busca el rescate a través del arte de los cuerpos maltratados por la explotación económica. Perú que ha llevado un proceso de selección modélico presenta, Misplaced ruins, de Gilda Mantilla y raimond Chaves. Su proyecto reflexiona sobre la apuesta turística de Perú y su veneración por el pasado, a través de un panorama de ruinas que parecen de piedra pero que finalmente son de cartón piedra. Mucho más polémico ha sido el pabellón de Ecuador, con una instalación multimedia sobre el agua y el oro de maría Verónica León, artista que ha financiado su participación en la Bienal. Esto ha despertado los recelos de parte de la comunidad artística ecuatoriana que ha anunciado que no se siente reconocida en este pabellón.