12 °C
Rincón Audiovisual

Mientras somos jóvenes

|

Por  Enrique D. Zattara
www.elojodelacultura.com


Noah Baumbach es un joven cineasta nacido hace 45 años en el Brooklyn neoyorquino, que además de colaborar con otros directores ha realizado ya casi diez películas casi todas ellas destacadas por la crítica, particularmente Greenberg y Frances Ha que le han abierto un lugar entre los creadores originales y renovadores en el tan trillado género de la comedia psicológica. While we’re young (1h 34 min), su última película, ha recaudado más de 54 millones de dólares en los Estados Unidos, y su reciente estreno en los cines londinenses –teniendo en cuenta que no se trata de una superproducción de las previsiblemente más taquilleras- no ha decepcionado, ya que permaneció  un par de semanas en el top de la audiencia.


La anécdota no es quizás del todo original (de hecho, está basada –aunque probablemente irreconocible- en una obra teatral de Henrik Ibsen del año 1895), pero resulta especialmente atractiva para una sociedad contemporánea que no encuentra respuestas adecuadas a su deterioro y a los conflictos de las relaciones humanas. Un matrimonio cuarentón compuesto por un destacado director de documentales (Ben Stiller) y su mujer, exitosa productora de cine (Naomí Watts), llevan una vida tranquila y asentada, pero que –como suele ocurrir en las vidas tranquilas y asentadas- no lleva a ninguna parte. Ella no produce las películas de su marido (ya se sabe que los cánones del mundo moderno  predican que un trabajo de la mujer que simplemente apoye el de su marido es una muestra de machismo políticamente incorrecto); pero sí las de su padre (Charles Grodin), que para mas inri también es creador de documentales, sólo que mucho más importante que su yerno.  Josh y Cornelia han intentado formar una familia con todos los visos de la normalidad, pero no ha podido tener hijos, aunque esto –al menos superficialmente- no parece amargarles demasiado la existencia. Pero se encuentran en un momento crítico, tanto de su relación personal como de sus proyectos profesionales. Las parejas de su edad sí que los han tenido, y en el contraste ellos descubren incluso que van olvidando parte de su propia historia (hay una escena en el que cuidan al bebé de unos amigos y se dan cuenta de que se han olvidado hasta cómo es el cuento de los tres cerditos).


La solución aparente se les ofrece con la aparición en su vida de una pareja veinteañera de jóvenes cineastas, Jamie y Darby (Adam Driver y Amanda Seyffert), cuya vida desenfadada y desprejuiciada los atrae hasta el punto de dejar de lado las relaciones con los de su edad para mimetizarse con la forma de vida y costumbres de sus nuevos amigos. La película, en apretado resumen, se hace cargo del desencanto y la transformación esclerosante de las pasiones a la que se enfrentan aquellos que llegan a una edad sin haberse atrevido a romper con los esquemas de la sociedad; pero también ahonda –siempre en clave irónica y divertida- en la falsa ilusión de que podemos volver con un mero cambio de rutinas a recuperar las pasiones y los entusiasmos de la juventud. Josh y Cornelia se enfrentan a su realidad no sólo en el contraste físico y cultural con sus jóvenes amigos cuando pretenden seguirlos, sino también a la comprobación de que no se puede pertenecer a dos mundos sin pertenecer realmente a ninguno: en realidad, hacen de viejos simpáticos en el mundo de los jóvenes, y hacen el ridículo en el mundo de los suyos.


TOP FIVE FILM


1 Force Majeure


2 While We´re Young


3 Glassland


4 The Salvation


5 Planetary