17 °C
Reino Unido

Muerte por conducción temeraria

|

Elena de Ordanza Hontanilla
ana_elena93@msn.com


La muerte de la joven de 14 años, Liberty Baker, ha movilizado a toda una zona de Oxford. El pasado mes de junio Liberty Baker moría en el hospital tras ser atropellada en un aparatoso accidente de coche cuando acudía como cada mañana al colegio. Desde ese momento, la zona de Witney Road ha puesto en marcha diferentes medidas de seguridad con la finalidad de acabar con los posibles accidentes de coche.
Robert Blackwell fue el causante de la muerte de la pequeña Liberty Baker, junto a ella circulaban por la calle, en el momento del accidente, dos jóvenes más de 14 años, amigas de la víctima. Ambas fueron hospitalizadas junto a Liberty, sin embargo, las heridas de la joven Baker eran demasiado graves y no pudo sobrevivir al accidente. Blackwell se enfrenta a una pena de 4 años de cárcel por conducción temeraria y muerte involuntaria.
Desde el momento del fatídico accidente, la diputación de Oxfordshire ha comenzado a instalar diferentes señales de tráfico a lo largo de toda la comunidad, señales que obligan a los vehículos a circular a una velocidad máxima de 20mph. Entre otras medidas, la diputación ha incluido la actualización de las luces de advertencia que rodean al colegio y diferentes cambios en el diseño del parking del mismo en un intento porque los niños puedan circulan con mayor seguridad.
El padre de Liberty Baker se mostraba rotundo ante la situación de los jóvenes. “Los niños tienen todo el derecho del mundo a un trayecto seguro e independiente hasta el colegio”. La concejal del condado, Laura Price, se sentía insatisfecha ante las nuevas medidas adoptadas. “Son cambios bastante pequeños, de un nivel muy bajo comparado con el impacto que un atropello puede tener en la vida de las personas. Lo que hay que conseguir es hacer que las personas se vuelvan conscientes de su realidad cuando están conduciendo”
El causante del accidente, Blackwell de 19 años, oriundo de Hayway Lane, Bampton, admitió en el momento del accidente haber llevado a cabo una conducción temeraria y reconoció la culpabilidad de un atropello de esas características. El fiscal acusó a Blackwell de circular a una velocidad de 44mph en una zona que estaba indicada a 30mph, lo que provocó que su Citroen C2 se subiera a la acera y atropellara a las tres pequeñas.
El señor Baker no dejaba lugar a dudas sobre su opinión ante la situación de la zona de Witney. “Se debe establecer un límite de velocidad no sólo en las carreteras que se sitúan fuera de los colegios, sino que el límite debe establecerse en las carreteras principales de todo Witney. Es algo que debe ser modificado, las personas, y especialmente los niños, deben sentirse seguros circulando por las calles”.