12 °C
Deportes

Hamilton gana en el día más triste

|

Por: Iván Noguera


 


 


El británico gana la carrera pasada por lluvia, que terminó antes de lo debido. El francés Jules Bianchi sufrió un gravísimo accidente al golpearse en la cabeza con una grúa.


Será un día difícil de olvidar para los amantes de la Formula 1. El fin de semana se planteaba desde la dificultad del tifón Phanfone, que amenazaba la zona de la carrera. No obstante, y pese a la lluvia, Suzuka vio como los pilotos comenzaban la carrera. Esa sensación de que en Japón siempre pasa algo se iba a ver reflejado tras el accidente de Sutil. Una grúa salió para retirar el coche, con tan mala fortuna que Bianchi perdió el control de su Marussia y se estrelló contra la base de la misma. La pate frontal del vehículo evitó el golpe dada su poca altura, pero la cabeza del piloto no pudo hacer lo mismo.
Rápidamente, bandera roja y al hospital. Fue trasladado en ambulancia por la imposibilidad del helicóptero a volar debido a las condiciones climatológicas. Fue operado de un hematoma craneal grave, como confirmó su propio padre horas después en la televisión francesa. El piloto, de 25 años, se encuentra en situación grave en la UCI, pero desde su entorno aseguran que no necesita respiración asistida.
Hamilton muestra su clase
No fue la mejor carrera de la temporada. La fuerte lluvia hizo de la carrera una batalla por la supervivencia. Una vez más, quedaron en evidencia los problemas de Ferrari, donde Alonso tuvo que abandonar por un fallo electrónico en su coche, mientras que su compañero Raikkonen no pudo más que ser duodécimo.
La pelea, por tanto, estaba entre Hamilton y Rosberg, de Mercedes. El británico volvió a demostrar que es uno de los pilotos con más talento, tan acentuado cuando el piso está mojado. Un adelantamiento fantástico en la primera curva (vuelta 29) hacen que ahora vea a su rival por el retrovisor, en concreto a 10 puntos. Mención especial para Jenson Button y Sebastian Vettel, que fueron los primeros en en cambiar los neumáticos, y les sirvió para protagonizar sendas remontadas. Vettel terminó tercero, mientras que Button no pudo superar a Ricciardo, finalizando en quinta posición.
La carrera finalizó siete vueltas antes de lo debido con una bandera roja, debido al trágico accidente de Bianchi. Tampoco hubo grandes alegrías en el podio, donde los pilotos supieron entender la gravedad del asunto y ni siquiera brindaron con el Champagne habitual.