13 °C
Reino Unido

El arma de doble filo del gobierno: los “benefits”

|

Por: Sandra Berciano García
sandraberciano@gmail.com


Cada día más y más gente se sube al tren de los famosos “benefits” en Reino Unido. La traducción literal son “beneficios”, es decir ayudas que el gobierno concede a la gente con menos recursos. Existen diferentes tipos de ayudas, entre las cuales se encuentran por maternidad, por enfermedad,  minusvalía, para menores, huérfanos, ayuda para pagar la gasolina, por estar a cargo de alguien mayor, por los gastos de un bebé, la tarjeta semanal del transporte… Aunque los más codiciados son las ayudas del trabajo y de la casa.


Las ayudas del trabajo oscilan entre las £56 y £70 semanales aproximadamente, la cantidad varía ya que depende de cada distrito de Londres desde donde se concedan, además se asigna a cada persona que los recibe un tutor responsable de ayudar al beneficiario a buscar trabajo aconsejándole a que serie de sitios debe ir y con los procesos. Las ayudas de la casa suelen ser las más demandadas, debido también a los precios de los alquileres en Londres, ya que siendo las rentas tan altas alguien con ingresos bajos no se podría permitir vivir bajo techo.


Han sido varios los intentos por disminuir estas ayudas o por intentar frenar esta “salida descontrolada de dinero por parte del gobierno”, ya que son muchas las personas que muestran su oposición a que sea tan fácil recibir una ayuda de tanta cuantía económica. La filosofía del gobierno inglés es que se puede dejar a nadie desamparado, como último recurso el ciudadano debe contar con el apoyo del gobierno. Aunque los ciudadanos que no reciben ningún tipo de ayuda y ven como sus impuestos se van en pagar el alquiler a gente que vive en mejores casas que ellos demuestran su descontento aprovechando cualquier ocasión.


En el año 2012, más de 67 mil familias recibían más de £26.000 anuales. De todas maneras, no todos los solicitantes obtienen los “benefits”, ya que se deben cumplir una serie de requisitos; aunque si finalmente los aceptan se puede optar hasta a descuentos en el dentista, en la compra de gafas y hasta en el veterinario.


Los “benefits” han llegado a ser un arma de doble filo, ya que son muchos los que intentas vivir, o sobrevivir, con el dinero que el estado les concede, para no tener que buscar un trabajo. La duda es ¿ralentizan la búsqueda de trabajo las personas que reciben los “benefits”? ¿podrían muchas personas encontrar trabajos pero los rechazan por estar recibiendo las ayudas del Estado?


A principios de este año Cameron, el primer ministro británico, endureció las normas para poder optar a recibir estas ayudas debido a la esperada ola masiva de rumanos y búlgaros, ya que a partir del 1 de enero tenían vía libre en las fronteras. Comenzaron así una campaña para minar la imagen de país idílico que Inglaterra tiene en Rumanía y Bulgaría.