2 °C
Destacados

Tragedia del buque surcoreano

|

Por: Carla Babón


En la mañana del miércoles 16 de abril, un barco en Corea del Sur con destino a la isla de Jeju se hundió con 472 personas. Según la agencia Yonhap, el buque Sewol, que se dirigía a la isla de Jeju desde la ciudad portuaria de Incheon, envió su primera llamada de emergencia a las 0:10 GMT (09:10, hora local).


 A los pocos momentos de la tragedia se dio a conocer el perfil, en su mayoría, de los pasajeros; estudiantes de una escuela secundaria, entre 16 y 17 años, de la provincia de Gyeonggi que se dirigían a Jeju en un viaje escolar.


Efectiva misión de rescate


"La llamada de emergencia se atendió y hubo una respuesta estructurada por parte de las autoridades", aseguró Bruce Reid, director de la Organización Marítima Internacional (OMI), que promueve la seguridad marítima.


Sin duda, la masiva operación de rescate fue eficaz; minutos después del incidente, los submarinistas ya se encontraban rompiendo la ventana de una cabina de pasajeros y sacaron los tres primeros cuerpos. Los tres llevaban puestos chalecos salvavidas, dijo el responsable.


Asimismo, otros 13 cuerpos fueron recuperados en las horas siguientes. Los equipos de socorro trabajaron durante toda la noche en la zona del ferry. Así como un helicóptero de rescate fue enviado de inmediato al lugar de los hechos, a unos 20 kilómetros de la costa de la isla de Jindo, en la provincia de Jeolla del Sur, en el suroeste del país.


Por el contrario, también hay declaraciones sobre una mala instrucción de salvamiento ofrecida a los pasajeros cuando algunos de ellos declararon haber sido obligados a permanecer en sus lugares cuando el barco empezó a tener problemas.


Además, sólo una de las dos lanchas salvavidas del barco se puso en funcionamiento, y muchos pasajeros tuvieron que ser rescatados tras lanzarse al mar con sus chalecos salvavidas.


Este domingo las autoridades indicaron que el comedor, junto con los pasillos y las zonas comerciales, son las áreas del barco en las que los equipos de rescate esperan encontrar a los pasajeros restantes.


Sin duda, a medida que transcurren las horas es más difícil encontrar sobreviviente. Como advertía Bruce Reid: "El tiempo es el peor enemigo y las posibilidades de hallar supervivientes disminuye a cada hora que pasa”


La cifra de fallecidos, hasta el momento, es devastadora; al menos 64 personas han muerto y unas 238 permanecen desaparecidas como balance oficial a día 21 de abril. Las operaciones de rescate continúan, se espera que se produzcan más avances en las operaciones de rescate, ya que el tiempo es favorable y las olas son suaves.


Causas del incidente


Los motivos del hundimiento del ferry surcoreano todavía siguen en tela de juicio. Varios son los factores que despiertan duda sobre dicha tragedia:


Posible colisión con un objeto sumergido


Los pasajeros rescatados aseguraron haber oído un fuerte golpe antes de que la embarcación empezará a inclinarse. También se baraja que este sonido pudo ser provocado por la caída de una carga a bordo del buque.


Giro de timón insospechado


Previamente al aviso de emergencia enviado a bordo, la embarcación hizo un pronunciado giro (todavía se desconoce el motivo) que pudo haber desestabilizado el navío.


Velocidad como factor principal


John Noble, experto en salvamento marítimo, aseguro que la velocidad a la que se hundió el Sewol (dos horas) es un indicio revelante.


El capitán del barco como sospechoso del incidente


La atención también se ha centrado en los tripulantes y más concretamente en quién iba al mando en el momento del accidente. Según los investigadores, no está claro si el capitán estaba presente al timón sino el poco experimentado tercer oficial. Sobre esta hipótesis varias declaraciones han sido objeto de disputa pero las más relevante fueron las palabras del propio capitán del barco quien reconoció sus fallas y confirmó no haber estado al mando del barco, siendo el primero en abandonarlo. Por su parte, la presidenta de Corea del Sur ha calificado de “asesinato” esta conducta del capitán.