14 °C
Destacados

Barclays hace las maletas en España

|

Por: Alba Formoso Getino


El banco británico Barclays coge las maletas en España, Francia, Italia y Portugal. Tras una reunión en Londres el consejero delegado de Barclays,  Antony Jenkins, ha asegurado que las operaciones minoristas en Europa continental “no son prioritarias” en la nueva estrategia del banco para futuro, y que serán “vendidas o liquidadas”, sin dar más detalles de cuáles, cómo y cuándo se producirán los siguientes pasos.


En el caso de España Barclays lleva 40 años de trayectoria, es su división de banca minorista europea más grande, con más de 600.000 clientes. La filial española ha concedido créditos por un valor de más de 20.000 millones y depósitos de 13.000 millones de euros, en 2013 presentaba un volumen total de activos de 23.000 millones de euros y 250.000 titulares de tarjetas.


En total su plantilla es de 2.800 empleados, repartidos en las 271 oficinas que recorren la geografía española desde 1974, que por el momento no saben cómo ni cuándo colgarán el cartel de ‘se vende’ para sumar su nombre, probablemente, a la lista del paro o de prejubilados por el sistema bancario español.


Los errores durante la crisis han golpeado al banco hasta tomar está decisión. Desde 2011 hasta septiembre de 2013, ha perdido 681 millones y a Londres parece que se le ha terminado la paciencia después de dar diferentes toques de atención a los directivos de la filial española. Ese mismo año, en 2011, Barclays declaró la mayor morosidad en créditos al sector constructor y promotor. El 58% de los créditos eran calificados como ‘dudosos’, cuatro veces más que la media de la banca española en aquel año. A fecha de hoy la filial admite que tiene más de 1.500 inmuebles en proceso de adjuducación o desahucio.


La entidad británica presentaba así sus nuevos planes estratégicos para futuro y un objetivo; convertirse en una entidad internacional que funcione sólo en áreas en las que sea capaz de conseguir ventajas competitivas. Una “simplificación”, tal y como ha dicho el portavoz británico, en la que España queda fuera de juego.


Esa “simplificación” en los nuevos planes de futuro se traducen en una reducción de plantilla de hasta 14.000 empleos a nivel global, sin incluir las 6.000 personas que saldrán del banco cuando se liquide el negocio minorista en España, Francia, Portugal e Italia. En lo que a fechas se refiere, la salida de estos países no está prevista antes de 2016, el ritmo “dependerá del mercado” tal y como aseguraba Jenkins.



Aprovechando la presentación de los nuevos planes Barclays ha anunciado también que inicia la creación de un banco malo, que se llamará ‘Barclays Non-Core’. Esa especie de cajón desastre donde juntar todos los activos de un banco que no encajan entre sus nuevos objetivos de rentabilidad, impuestos o marcados. La división española, valorada en 16.000 millones de libras (19.500 millones de euros) irá a este banco malo, el que según han detallado en Londres los responsables de Barclays, contará con unos activos ponderados por riesgo de 140.000 millones de euros y un activo total de 488.000 millones de euros.



Antony Jenkins, consejero delegado de Barclays, aseguró que la decisión de salir de España, como del resto de países, “no tiene marcha atrás” pero no quiso precisar si van a ponerse manos a la obra en la búsqueda de un posible comprador o liquidarán el negocio poco a poco.


Mientras analizan cómo se hace la salida Jenkins recalcó que el negocio seguirá “funcionando con normalidad” de cara a los clientes.


Con este nuevo plan sobre la mesa Barclays se centrará en sus negocios de banca minorista en Reino Unido y África, en banca privada y otras áreas de inversión.


 ¿Qué pasa si eres cliente de Barclays en España?


El préstamo o la hipoteca hay que seguir pagándolos. Que un banco se venda o incluso desaparezca no elimina la obligación de pagar, simplemente cambia el nombre del recibo, ya que las condiciones adquiridas entre el banco y el que cliente también se mantienen, pese a un cambio de dueño.


Respecto a los depósitos, es decir, el dinero de la cuenta corriente podría decirse que también está garantizado. En España el dinero de los consumidores está protegido por el Fondo de Garantía de Depósitos, que garantiza hasta 100.000 euros por titular y entidad.


El mercado bancario español soporta desde hace años una crisis que ha reducido notablemente su tamaño y negocio, un proceso de cambio en el que algunas entidades han quedado por el camino y otras han tenido que agruparse para soportar el vendaval.


Barclays era una de las pocas entidades internacionales que tenía un mercado significativo en España, junto a ING Direct, Banca March o Deutsche Bank, otras compañeras de negocio, tanto europeas como americanas, se han reorientando dentro del mercado español, muy bancarizado por entidades nacionales, como es el caso de Llodys, cuya filial fue adquirida por el banco Sabadell, o el Abbey National, comprado por el Santander.