Destacados

Fernando Montaño, ‘Latin Extravaganza’

|

El único colombiano en llegar a hacer parte del Royal Ballet, una de las compañías de ballet más importantes del mundo


Por: Yohanna Rozo @yrozob


Por segundo año consecutivo Fernando Montaño recibió el reconocimiento del público como ‘Latin Personality of the Year’ en los Premios LUKAS 2014. Recientemente, el bailarín del Royal Ballet de Londres fue invitado para ofrecer una charla en la Universidad de Oxford  por su talento extraordinario y, en junio, Fernando presentará su show anual de recaudación de fondos, que este año se denomina ‘Latin Extravaganza’, los recursos serán destinados a los niños de la fundación ‘Children of the Andes’. Un espectáculo que pondrá en escena el lado humano y artístico de este brillante colombiano.


Los días de Fernando transcurren entre las clases de ballet, los ensayos con el Royal Ballet de Londres, los repertorios, las luces y el espectáculo. Entre saltos pasa de ‘El Lago de los cisnes’ al ‘Cascanueces’ o ‘La Bella Durmiente’. Sus jornadas son intensas sin embargo, por fuera del show es un joven tranquilo, el mismo que los domingos disfruta de un ‘full English Breakfast’ y que ama visitar galerías de arte, asistir a musicales, compartir con sus amigos y nutrirse de toda clase de expresión cultural.


Desde muy niño, cuando vio los primeros pasos de ballet en el show de ‘Nubeluz’, un programa de televisión infantil popular en la década de los 90’s, Fernando supo que esa sería su pasión. “Corría por toda la casa tratando de imitar los movimientos, saltaba, giraba, me sentía libre…” recuerda Fernando.


Hoy a sus 29 años,  Fernando no se separa de sus zapatillas de ballet, en su bolso siempre hay un par, es como si se tratara de un amuleto de la buena suerte. “El ballet en mi vida es como el pan de cada día, la danza siempre está conmigo…”, sonríe. Él sabe muy bien de qué habla cuando se le pregunta por su trabajo, reconoce que una de sus piezas favoritas es ‘L'histoire de Manon’, también siente fascinación por ‘Don Quixote’ que según él “te muestra esa parte virtuosa como bailarín”. Recientemente Fernando interpretó al  “Pájaro azul”, su representante, Johanna Zuleta, dice que con este personaje “Fernando se robó el show” y no es para menos. Este papel también ha sido uno de sus favoritos “porque te sientes muy libre, estás saltando todo el tiempo y tienes que mostrar tus brazos suaves para que no se vea el esfuerzo que haces para poder saltar, es un reto”.


Fernando es un bailarín de ballet clásico, pero en su vida diaria es descomplicado;  en la playlist de su reproductor de música hay un poco de todo,  escucha desde Édith Piaf, La Traviata de Giuseppe Verdi, Amy Winehouse, Juanes, Michael Bolton, The Great Gatsby y hasta Bob Marly.


En escena Fernando representa el personaje para el que ha trabajado en la temporada, sus expresiones son propias del ballet, pero por fuera Fernando sonríe todo el tiempo,  es un joven encantador, un hombre de opiniones claras y de ideas innovadoras.  Y, aunque él sabe separar el dramatismo que envuelven las escenas del ballet clásico, confiesa que a veces se lleva los personajes a su casa, “después de cada espectáculo analizo mi performance, me cuestiono si hubiera podido usar más ciertos elementos  o saltar un poco más, eso me ayuda a mejorar, así cuando las personas vienen a ver tu show de nuevo, no va a ser lo mismo sino que vas a sorprender. Es bueno dar algo diferente si no, como espectador te podrías aburrir” puntualiza.


Hace unos meses el público pudo apreciar toda la fuerza y esplendor de Fernando Montaño en el  estreno mundial del cortometraje de danza ‘Narcissus’ del Director italiano, Giorgio Madia’s. La grabación se realizó en Suiza, era la primera vez que Montaño estaba enfrentándose “a las cámaras enormes”.


“Fue  una experiencia muy bonita  para mí como artista y un gran honor bailar ‘Prelude to the afternoon of a Faun’ de Claude Debussy’s porque soy un fanático”. Este primer cortometraje fue muy especial para Montaño, el vestuario fue realizado por su gran amiga, mentora,  y “genio de la moda”, Dame Vivianne  Westwood,  un atuendo que permitía apreciar el arte de la danza y que lograba contrastar su cuerpo con la escenografía. Tras esta experiencia, Fernando proyecta hacer una película, “me encantaría hacer el largometraje, voy a tomar clases de drama porque aunque en el ballet usamos esa parte de la dramaturgia y presencia escénica, sería importante aprender otro tipo de técnicas, por ejemplo proyectar la voz. Todo esto eso me va a ayudar en la parte del ballet y me va a hacer más completo, sería magnífico anunciar el film”.


Sin duda, la historia de Fernando daría para más de una película, su gran talento ha estado en la portada de las más importantes publicaciones de su país, Colombia. De la misma forma su trabajo ha sido reconocido en Europa y en cada rincón a donde él ha llegado con sus movimientos inigualables, España, Italia, Turquía, China, Japón, Estados Unidos, México, Cuba y  Panamá.


De Buenaventura para el mundo


No obstante, su dedicación no solo lo ha llevado a ser el único colombiano en el Royal Ballet de Londres, su vida es la inspiración de las nuevas generaciones latinoamericanas que quieren dedicarse a las artes y llegar tan alto como él lo ha hecho. Fernando nació en Buenaventura, Colombia, allí pasó los primeros años de su vida, una infancia feliz con los amigos del barrio y la familia. Sin embargo, durante los últimos años esta población ha estado en el ojo público por la escalada de violencia y la pobreza.  Ante esta situación Fernando no se queda callado, es un hombre dado a las causas sociales, que se conmueve ante las injusticias y las dificultades de su región.


El verano anterior Fernando visitó Buenaventura en un recorrido por las escuelas de la zona a donde llevó su mensaje inspirador. A raíz de esta visita, una reconocida institución financiera colombiana le ofreció apoyo para para crear el Centro de Arte en Buenaventura, “este será uno de mis proyectos más grandes, para mí el arte es la solución a muchos de los problemas que hay en Colombia, sobre todo con las nuevas generaciones que tal vez están en su casa sin hacer nada, que no tienen muchas opciones para invertir su tiempo libre… estoy convencido de que por medio del arte estos niños pueden cambiar su vida para siempre”.


Precisamente, el más reciente reconocimiento que recibió Fernando Montaño como ‘Personalidad Latina del año’ en los LUKAS 2014, será donado a este centro de formación artística. “Yo siempre pienso en mis propias experiencias,  así que creo que a si a estos niños tu les pones en un parque una pantalla con una ópera, una sinfónica, un concierto, esto puede hacer crecer en ellos un deseo, van a tener ese clic de querer hacer algo así y si encuentran un medio o un centro donde ellos puedan desarrollar estas artes o ese talento, va a ser mucho más fácil”. Pero el deseo de educación para los niños en Colombia va más allá de las artes,  él quiere que en el Centro de Formación Artística de Buenaventura se enseñe inglés. Aunque ahora Fernando puede dar perfectamente una charla en inglés, en italiano fluido o en Español, él recuerda que cuando salió de Colombia no fue fácil, “llegué aquí sin el idioma, fue muy duro, pero si estos niños en el futuro van a ser artistas y van a estar de gira y conociendo el mundo, entonces necesitan comunicarse, así que esto será fundamental”.


A pesar de salir de su país sin un segundo idioma, Fernando supo cómo abrirse paso como bailarín internacional. Además de su talento, él destaca que tiene una característica muy especial, la misma que llevan muchos compatriotas que dejan en alto el nombre de Colombia en el exterior,  “los colombianos somos muy trabajadores, determinados y decididos” esto, junto a sus condiciones físicas, su tez morena y la flexibilidad de su cuerpo lo han destacado entre muchos bailarines, “además cuando bailo lo entrego todo, no importa si estoy cansado o me duele algo, cuando estoy en el escenario yo doy más del 100% porque así me siento bien conmigo mismo”.


Muchas veces Fernando ha sido comparado con Billy Elliot y aunque no le molesta prefiere ser reconocido como Fernando Montaño. “Tenemos varias cosas en común, el ballet es lo primero, además, él también perdió a su madre, aunque mucho más joven que yo y viene de una parte muy humilde. Esos tres elementos coinciden, pero las historias son bastante diferentes, no me molesta la comparación, sin embargo me gusta ser más reconocido por mí mismo, cada uno es un ser único”.


Aún así, hace poco Fernando fue a ver Billy Elliot, el musical, después de ver el espectáculo llamó  a su familia, “yo quería saber cómo era esa tensión cuando ellos esperaban mi llamada después de cada competencia, me cuentan que había mucha tensión y nervios, pero solo me expresaban tranquilidad, inclusive cuando mi madre falleció, ella duró una semana en el hospital, yo no sabía que estaba internada porque mi mamá decía: -no le digan nada a Fernando porque se pone nervioso y no se concentra en el trabajo-, hasta el final mi madre insistía en que se iba a poner bien y que no me dijeran, así que ellos por ese lado siempre me han tratado de proteger, incluso hasta ahora, cuando tienen problemas o dificultades no me cuentan totalmente porque no quieren que me desconcentre en lo que hago. Siempre se los voy a agradecer, es una parte muy bonita de mi familia porque sé que la intención ha sido apoyarme en el cumplimiento de mis sueños, ellos siempre han querido verme dar grandes saltos”.


Sobre Fernando se sabe que ha bailado ante distinguidas personalidades como Su Majestad la Reina, Su Alteza Real el Príncipe Carlos, Michelle Obama y las otras primeras damas presentes en la Cumbre del G- 20, Nicole Kidman, Claudia Schiffer, Mario Testino, Jude Law y muchos otros.


En su biografía se cuenta que ha sido ganador de  varias becas y así fue como estudió ballet en algunas de las más reconocidas escuelas de ballet del mundo, la Escuela Nacional de Ballet de Cuba,  el Teatro Nuovo di Torino en Italia. “Fue en estas actuaciones que la flexibilidad de la marca de Fernando Montaño, la elegancia y el poder feroz llamaron la atención de Jane Hucker , directora artística de la Escuela Nacional de Ballet Inglés . Fernando audicionó para el Royal Ballet y fue seleccionado para convertirse en un miembro de esta benemérita institución” hoy es el el primer colombiano en unirse a la Royal Ballet de Londres.


Fernando es el menor de cuatro hermanos, dos mujeres y dos hombres,  es la sorpresa de la familia, dice con gracia, cuando se le pregunta qué ha faltado por decir sobre su historia, claramente responde que muchas veces no le preguntan mucho por su familia, “por ejemplo cuando estaba en Cuba, en realidad no sé lo que pasaba con ellos mientras yo competía, ahora le pregunto a mis hermanos, ellos me cuentan cómo eran los días de ansiedad esperando mis noticias”.


De sus anécdotas recuerda que llegó a Italia a vivir en un convento con su amiga Venus, pero no tuvo mucha suerte para quedarse a vivir allí porque no admitían hombres,  “así que tuve que entrar a escondidas, todas las mañanas y las tardes después de las clases y los ensayos yo tenía que correr, Simona mi otra amiga salía a ver si no estaban las monjitas y venus me avisaba, hoy es algo gracioso, pero en ese tiempo era un stress todos los días”. Ahora  tengo muchos amigos italianos y recuerdos muy lindos porque fue allí precisamente donde me descubrieron para venir al Royal ballet.


Desde sus inicios hasta hoy, Fernando reconoce que en Colombia se han hecho varios progresos con relación al ballet. “Yo siempre he estado muy agradecido por la existencia del Instituto Colombiano del Ballet Clásico, Incolballet pues es la única escuela de formación completa para los bailarines de ballet clásico y, otra de las y otra de las cosas es que reconozco es el esfuerzo por realizar el Festival Internacional de Ballet”.


El show de recolección de fondos en favor de ‘Children of the Andes’ sera el 8 de junio.  Los tiquetes se pueden conseguir en la web de Hippodrome o en el 020 7769 8866 El show de recolección de fondos en favor de ‘Children of the Andes’ sera el 8 de junio. Los tiquetes se pueden conseguir en la web de Hippodrome o en el 020 7769 8866


También hay varias fundaciones y academias en Colombia, “hace poco conocí la historia de  Julián Mendoza, un niño bailarín que ha sido impulsado por Marleny H. de Sarmiento, la directora de Festival Art, una fundación que promueve la enseñanza del ballet entre niños de barrios humildes de Bogotá, ellos me enviaron sus videos y vi un gran talento y presencia escénica en Julián. Logramos más soporte para él para que asistiera a las audiciones del ‘Youth America Grand Prixque’ en Estados Unidos y representara a Colombia.  La historia de Julián es increíble, él tiene solo 15 años y se ha sobrepuesto a muchas cosas”. Con su participación en Estados Unidos, Julián ganó dos becas para hacer cursos de verano en la Sarasota Cuban Ballet School, en Florida, y en la American Academy of Ballet, en Nueva York. Otra escuela de la Gran Manzana, The Gelsey Kirkland Academy of Classical Ballet’s, le ofreció un año de entrenamiento.


 “Julián es uno de esos grandes ejemplos de que por medio del arte se tiene una forma de brillar en la sociedad, yo ahora estoy muy involucrado en esa parte de poder ayudar a otros en esto, que se involucren en el arte” explica Fernando.


Montaño tiene un ritmo de vida muy laborioso, se compromete a ayudar a todo el que se le cruza y es algo que hace de corazón y no como un compromiso. En la actualidad, Fernando y ‘La Zuleta’, empresa de Producción Cultural y Relaciones Públicas,  fundada por Johanna Zuleta,  trabajan juntos en proyectos ambiciosos que sin duda han sido y serán noticia en poco tiempo.


Además, Fernando Montaño es el padrino de la fundación ‘Children of de Andes’. Anualmente el artista ofrece una gran gala de recolección de fondos para los niños en Colombia. Este año el evento será el 8 de junio en el Hippodrome Cabaret Theatre, cerca de la estación de Leicester Square en Londres. En esta ocasión el espectáculo se ha denominado Latin Extravaganza’.


“El año pasado que fue la primera vez que hice el show, fue muy clásico porque precisamente soy bailarín de ballet clásico, pero también tengo mi parte latina así que este año será distinto aunque manteniendo una línea muy pulcra” comenta el artista.


Este año, la velada contará con la colaboración de su compañero Phil Manzanera (guitarrista líder de Roxy Music), así como la cantante colombo-cubana, Alexis Mercedes, la estrella del flamenco español, Alberto Escobar y muchos otros grandes talentos hispanos.  Se invitará a los huéspedes a unirse a los artistas para una recepción con champán antes del show.


Con esta obra social, Fernando quiere ofrecer oportunidades a niños de su país, una muestra de lo que es como ser humano y como artista, un hombre joven que ha sabido llegar con dedicación hasta el lugar donde se encuentra y que a pesar de las dificultades no cambiaría nada de su vida, “cada etapa te enseña algo, si hubiera venido de una familia como con mayor estabilidad  económica tal vez no sería la persona que soy, todas esas cosas te van enseñando, formando, me siento satisfecho, yo no cambiaría nada, daría los mismos giros y saltos”.