9 °C
Especiales

Londres y tu mascota

|

Por: Pilar Pastor


 


Los que tenemos el placer de disfrutar de una mascota, sabemos hasta dónde puede llegar ese desmesurado e incondicional sentimiento. Las mascotas se convierten desde el primer momento en un miembro más de la familia. Protegen, acompañan y son capaces de captar el estado de ánimo de sus dueños. Ese instinto de protección mutuo es una de las grandes virtudes que ofrece el hecho de tener una mascota. Perros, gatos, conejos o hámsteres; no importa el tamaño ni la especie. Una mascota siempre va a ser un símbolo de fidelidad, con la que puedes reír, jugar y llorar sin la necesidad de recibir una palabra a cambio.


 


Por ello, las personas que vienen al Reino Unido y tienen que dejar su mascota en sus respectivos países de origen, dejan atrás un sentimiento muy grande. Por otro lado, quienes deciden dar el paso de traer a su mascota, tienen que tener en cuenta una serie de leyes que regulan la normativa. Dependiendo del país de origen y del animal, esa normativa puede ser más o menos flexible: tener a la mascota en un estado de cuarentena que dura unos seis meses; poseer un certificado oficial PETS donde se especifique que el animal lleva implantado un microchip, así como las vacunas y otros tratamientos necesarios, y la correspondiente analítica para cerciorar que no es transmisor de la rabia u otras enfermedades.  Como podemos comprobar, no pocos son los requisitos que hay que cumplir para poder traer a estos animales de compañía. Esta normativa también deberá ser aplicable a los perros lazarillo, tanto para personas ciegas como para sordas.


 


Una vez cumplidos los requisitos correspondientes, dependiendo del país de origen y de la especie animal, la mascota se encontrará en condiciones legales para venir al Reino Unido.                                          


 


                                   La mascota en Reino Unido


mascota en uk


Una de las ventajas que ofrece el transporte público en Londres es, por ejemplo, que puedes ir acompañado de tu mascota sin un coste adicional. A diferencia de otros países como España, donde sólo pueden acceder al transporte público los perros lazarillo o los perros que pesen menos de 10kg, siempre y cuando vayan dentro de un bolso o compartimentos adecuados.


 


En Londres, siempre y cuando el animal no suponga una amenaza y vaya cogido en brazos o entre los pies de su dueño, podrá ser un usuario más del transporte público de la capital británica. Otras ciudades europeas como Berlín o Estocolmo también permiten a las mascotas ser partícipes de estos servicios públicos.   Una imagen muy popular en Reino Unido es la del “paseador de perros” o “dog sitter”. Es un trabajo muy solicitado y, al mismo tiempo, bien remunerado. El salario varía dependiendo de la raza del animal y de las tareas a desempeñar.


 


 



perro colaboradora pilar


Disfrutar de su compañía es uno de los placeres más gratificantes para los amantes de los animales. No importa la edad de la persona, ya que todos nos convertimos en niños cuando tenemos al lado a un animal. Jugamos, reímos y hablamos con ellos. Sólo necesitamos una mirada o una muestra de cariño por parte de la criatura, para que se despierte esa sensación tan bonita que ni el más preciado objeto nos pueda aportar.