12 °C
América Latina

Aumento de la influencia hispana en el mundo

|

Por: Alba Gallego


 


El auge del idioma español, que según los últimos datos publicados en 2012 ya es hablado por 495 millones de personas, junto con el desarrollo de las comunidades hispanas arraigadas en diferentes países, han favorecido que los ciudadanos latinos despunten en cargos relevantes dentro las naciones que les acogen


 


Manuel Valls y Anne Hidalgo conforman el tándem político del momento. Estos dos dirigentes de origen español alcanzaron la semana pasada la cumbre de sus carreras tras conocerse los resultados de las elecciones municipales francesas, donde Hidalgo ganó la alcaldía de París con un 54% de los votos.


 


Hidalgo nació en el seno de una familia republicana de San Fernando y aterrizó en París en 1984 para unirse diez años después al Partido Socialista, donde arrancó una carrera meteórica que la ha llevado a situarse en uno de los puestos más poderosos de Francia, como la primera mujer elegida para la alcaldía de la capital.


 


Escasas horas después de revelarse la conclusión de las votaciones, el actual presidente de la República, Françoise Hollande, nombró a Valls primer ministro, en lo que parece un viraje definitivo en la línea política emprendida por el ejecutivo desde su llegada al poder, la cual, a tenor del desenlace de los comicios, ha supuesto un fracaso estrepitoso para la izquierda francesa. Manuel Carlos Valls Galfetti es oriundo de Barcelona y fue criado en Francia, donde inició su andadura política en el Partido Socialista a finales de los ochenta. Posteriormente, cuando los socialistas ganaron las elecciones presidenciales de 2012, Hollande decidió contar con Valls para ocupar la cartera de interior.


 


En un momento en el que cada vez suenan más alto los discursos de tintes interclasistas y xenófobos, apoyados en una crisis económica mundial por la que cada vez encuentran una mayor aceptación entre la ciudadanía –ha quedado demostrado con los 4,8 millones de votos a favor del Frente Nacional de Marie Le Pen, que en 2008 no consiguió ninguna alcaldía – Valls, a quien desde varios medios han tildado como “el Sarkozy de la izquierda”, nada a contracorriente manteniéndose como uno de los políticos mejor valorados del país y el más laureado entre los miembros de su propio partido.


 
Dentro de Europa es una novedad que un latino se sitúe a un nivel tan alto en la política de un país extranjero, sin embargo, al otro lado del Atlántico, es en los Estados Unidos donde más latinoamericanos y españoles han llegado a ostentar cargos de relevancia en el aparato político, judicial o económico de la nación. No es de extrañar cuando, según los datos del Censo de 2010, entonces los ciudadanos hispanos suponían el 16.4% del total. El hecho de que la comunidad latina se haya convertido en la segunda minoría de Estados Unidos constituye un desarrollo demográfico que carece de precedentes.


 


El nombramiento más reciente ha sido el de la puertorriqueña Melissa Mark-Viverito, que el pasado enero se convirtió en la primera hispana en ocupar el segundo cargo más importante de una de las ciudades más importantes de EEUU, como presidenta del Concejo Municipal de Nueva York. "Esta victoria no sólo me pertenece a mí, sino a todos los puertorriqueños y latinos en esta ciudad", afirmó en la ceremonia de investidura. Algunos medios internacionales, como la BBC, han destacado entre sus puntos fuertes: sus raíces multiculturales, el dominio de idiomas y un liderazgo natural.


 
Otro puertorriqueño, Adolfo Carrión, intentó llegar a la alcaldía de la misma ciudad, donde los latinos conforman el 29% de sus 8,2 millones de habitantes. Carrión se lanzó a la carrera electoral del pasado noviembre de manera independiente, sin afiliación a ningún partido, aunque previamente fue director de la Oficina de Asuntos Urbanos de la Casa Blanca, durante los primeros cuatro años de Barack Obama. “Quiero volver a conectar con la gente. No hago mi llamamiento ni a demócratas, ni a republicanos, ni a los independientes. Mi llamamiento va dirigido a los ciudadanos”. Aunque finalmente se proclamó como ganador a Bill de Blasio, Carrión consiguió captar un gran número de votos.


 
Obama ha demostrado apreciar la importancia de la integración de la comunidad latina en el sistema político y social. En marzo de 2011, el presidente estadounidense escogió a Martín R. Castro para ocupar la presidencia de la Comisión de Derechos Civiles, siendo el primer latino en ocupar este cargo. Natural de Chicago con padres mexicanos, ser involucró desde la infancia en tareas relacionadas a favorecer a la comunidad hispana. El líder del ejecutivo demócrata se fijó también en Sonia Sotomayor, elegida en 2009 y, posteriormente, confirmada por el Senado para un puesto en el Tribunal Supremo, la primera hispana, dadas sus raíces puertorriqueñas, que llega a ese nivel dentro del poder judicial. “Sonia trae al tribunal, no sólo el conocimiento y la experiencia de una brillante carrera legal, sino la sabiduría acumulada en una vida que es fuente de inspiración”, aseguró el presidente en su comunicado.


 


Forman parte de la Cámara del Congreso algunos hispanos influyentes. Uno de los más célebres en la actualidad es Marco Rubio, hijo de una familia cubana arraigada en Miami desde 1956. En el año 2009, Rubio fue nombrado senador, sustituyendo en el cargo a otro latino, el cubano americano Mel Martínez. Por lo que Rubio cuenta en “Un hijo americano”, libro que publicó en 2012, fue su tío la persona que le inculcó la costumbre leer periódicos en castellano durante su infancia para no perder sus raíces latinas. Gracias a su empeño, habla español con fluidez, lo que le permite estar realmente en contacto con la colectividad hispana, precisamente en un momento en el que este grupo se aleja a pasos agigantados del Partido Republicano, ante el anuncio de medidas cada vez más restrictivas con la inmigración.


 


Precisamente en el año 2007, otro latinoamericano, el congresista demócrata de Ilinois, Luís V. Gutiérrez, presentó un proyecto de reforma migratoria basado en dos puntos principales: la mejora de la seguridad fronteriza y la legalización de la gran mayoría de ciudadanos indocumentados que, según los últimos datos de 2010, suponen unos 11 millones de habitantes. Hace escasas semanas, Gutiérrez se pronunció en relación al proyecto y dijo sentirse optimista sobre la “posible puesta en marcha de la reforma”. Gutiérrez no solo destaca en la lucha por los derechos de los inmigrantes, sino también por la defensa de la dignidad de los trabajadores y la igualdad de género.


 


No solo en la esfera política se ha hecho un hueco esta comunidad, sino que también ha comenzado a tener presencia en diferentes instituciones del país. Desde la GSUSA, entidad conocida más comúnmente como las Girl Scouts, dedicada desde su fundación en 1912 a la transmisión de dotes de liderazgo, hasta contar hoy en día con varios millones de miembros, han depositado su confianza en Anna Maria Chavez para ocupar el cargo de directora nacional ejecutiva de Girl Scouts of the USA.


 


En el área económica, uno de los hombres más destacados en el panorama estadounidense es Jesse Torres. Tras dos décadas saltando entre cargos ejecutivos relacionados con “gestión de riesgos, auditoría interna, conformidad regulativa, operaciones, informática y marketing”, finalmente la ICBA, la Comunidad de Banqueros Independientes de América, decidió que Torres era el individuo más indicado para presidir el Pan American Bank de Los Ángeles. Se trata de un banco comunitario cuyos objetivos están orientados en pro de los hispanos y latinos favoreciendo distintos tipos de préstamos para su desarrollo económico: enfocados al emprendimiento de pequeños negocios, hipotecarios, de coches, etc. Esta organización nació hace casi medio siglo y cuenta con bienes de más de 43 millones, empleados 100% bilingües y entre sus clientes, el 97.1% son hispanos.


 


El Banco de inversión Rothschild, uno de los mayores bancos de inversión independientes del mundo, nombró al español Alfonso Cortina, miembro del Consejo Asesor Europeo de la entidad en 2007. A otro nivel dentro del terreno económico, se encuentra el mexicano natural de Tampico, José Ángel Gurría, presidente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico desde 2005. Además de dirigir la OCDE, que desde 1961 agrupa a diferentes estados de todos los continentes para fomentar la cohesión y el desarrollo comercial, también es miembro de Foro Económico Mundial.