13 °C
Destacados

Ernesto Cánovas presenta “An American Trilogy”.

|

La obra del artista español está expuesta hasta el 26 Mayo en Halcyon Gallery


Por: Adriana Colás
adrianacolas12@gmail.com


El reconocimiento del premio Saatchi New Sensations (London 2011) ha puesto al artista catalán Ernesto Cánovas en primera línea de la actualidad. Ahora presenta su última coleción, An American Trilogy,  en la Galería Halcyon de Londres, inaugurada el mes anterior y abierta al público hasta el 26 de mayo.


Ernesto Cánovas (Barcelona, 1971) cambió su residencia natal en Barcelona por Edimburgo hace ya dos décadas. Después de estudiar diseño gráfico e ilustración “antigua escuela, con el rotring” en Barcelona, se trasladó a la capital escocesa. Aunque no fue hasta su primera visita a la Galería Saatchi en Londres donde descubrió su verdadera pasión. “Vine a Londres y después de visitar una exposición de arte contemporáneo en la Saatchi,  me dije: esto es lo que yo quiero hacer”. En ese momento en la Galería Saatchi se podía ver The Triumph of Painting con trabajos de Martin Kippengberger, Peter Doig, Franz Ackerman y Marlene Dumas.


A su vuelta a Edimburgo (1997), decidió formarse en Bellas Artes e ingresó en la Escuela de Arte de Edimburgo (2006 - 2009 BA Drawing and Painting, Edinburgh College of Art). Posteriormente, sin pausa y lleno de energía, se trasladó a Londres para continuar con su formación artística en la prestigiosa Escuela de Arte Slade (Slade School of Art, London) y realizar el Master en Bellas Artes (2009 - 2011 MFA Fine Art). “Todo del tirón” , ríe.


Antes de instalarse definitivamente en la capital británica completó su formación residiendo una temporada en Nueva York, lugar que ha tenido una gran influencia en su obra posterior como queda de manifiesta en la presente exposición.


Después de compartir con él una mañana de este mes de Mayo visitando su exposición nos adentramos en su obra.


  ¿Qué és An American Trilogy?


An American Trilogy es un recorrido por las entrañas de la historia de Estados Unidos. “Es el trabajo de casi dos  años y un total de 30 obras”. Esta exposición recoge una selección de obras donde Cánovas muestra su particular visión del paisaje y la cultura de EE.UU. Profundamente influenciado por la historia, el cine y la cultura popular americana, escoge meticulosamente estas escenas que van desde el glorioso Hollywood pasando por la familia Kennedy, las torres gemelas o los spaghetti western al dolor del 11 de Septiembre y las convierte en sugerentes pinturas “borrosas” que capturan un momento fugaz en el tiempo, una instantánea o dejan entrever el flash de un recuerdo.


La exposición se titula así en honor a una canción que Elvis Presley popularizó en los años 70. No sorprende que una de sus obras favoritas, aquí expuestas sea un enigmático Elvis de espaldas que preside una de las salas. “Me recuerda a un cuadro de Peter Doig que tenía un Batman que no se ve hasta que te acercas o te lo dicen” añade.


La sala está dispuesta a lo “New York style”, nos comenta de una manera jocosa. Un espacio abierto que  permite el diálogo entre sus cuadros. Confrontando imágenes del sueño americano con la guerra o la conquista del espacio. Estas piezas además denotan ambigüedad y descontextualización. Transforma las imágenes y deja libre la imaginación del espectador que entiende la obra de forma diferente una vez conoce el origen de las imágenes. “En ocasiones corto fotográficamente las cabezas de las personas u oscurezco los rostros, en cuanto se sabe el contexto la foto se ve de una manera diferente y cobra un sentido absolutamente distinto”, comenta.


¿Por qué el uso de estas técnicas?


“Empiezas a probar cosas, experimentar, mezclas técnicas…” E.C trabaja los materiales sobre láminas de madera y emplea una técnica multicapa con pintura, dibujo, grabado y fotografía. Detrás de estas imágenes premeditadamente enigmáticas se aprecia un trabajo meticulosamente elaborado. "Me baso en fotografías y entonces trasfiero la imagen en un panel de madera y, a partir de ahí, trabajo en la imagen con pintura con acrílico, resinas, lápiz, depende de la imagen". Cánovas rasga la madera hasta producir unas imágenes confusas y evocadoras que parecen absorber de alguna manera la cultura popular americana.


Los pigmentos que utiliza son unos pigmentos naturales que él mismo trajo de Nepal y que mezcla con resina en algunas de sus obras y que “le dan otra dimensión”, afirma E.C.


“Los flashes of color (puntos cromáticos en las fotografías) pueden ser ecos de la misma imagen o bien ecos que van  siguiendo el grano de la madera”, explica. Son marca personal de Cánovas. Como también lo son las figuras geométricas que se fusiona en sus universos.


La resina, por ejemplo, la utilicé para un trabajo donde mostraba el reflejo de la persona en la naturaleza”, aclara.


El uso de spray es fruto de su paso por Nueva York, donde experimento con el estilo más “grafitero”.


En An American Trilogy fusiona todas estas técnicas.


Las grandes de dimensiones de algunas obras hace pensar en las horas de trabajo que llevan detrás. “Es difícil cuantificar la dedicación a cada obra, depende. Tengo varias empezados a la vez, además uso materiales que tardan mucho en secarse.” “De principio a fin, un mes por lo menos.” Puntualiza.  “Y los más pequeños que les llamo evening paintings los llevo a casa y después de las noticias (ríe) y con la música…. Los voy retocando”.


Enemigo de las definiciones “eso lo deja para los demás”, está entusiasmado por empezar a trabajar en su nuevo estudio de Elephant and Castle, donde recientemente se ha trasladado,  Ernesto no quiere encasillarse y comenta que todo artista debe evolucionar y buscar nuevos caminos. Actualmente sus nuevos trabajos tienden más a la abstracción. En próximos trabajos veremos un artista más abstracto.


¿Dónde aparece la inspiración?


La imagen es solo el punto de partida después puede pasar cualquier cosa”. Cánovas de incesante búsqueda añade “Algunas fotografías son mías, otras de postales, de periódicos, o de películas, pero cojo solo una zona de la imagen y luego la amplío”. Tras una mirada a sus obras la idea, la situación inicial quedan ahí latentes.


Ernesto Cánovas se declara 100% mediterráneo y eso también queda de manifiesto en su obra. “Cualquier cosa que hace una artista esta influenciado por lo que tiene alrededor o por lo que ha vivido, aunque lo niegues esta ahí “ con una reconocible marcada “l” que muestra claramente sus orígenes catalanes.


Le obsesiona la idea de la inmigración, ya que ha sido y es inmigrante, y este peregrinaje esta presente en su obra.


¿Cuál fue el punto de inflexión que te permitió llegar hasta aquí?


“El salto fue a partir del Saatchi New Sensations y es a partir de ahí cuando empecé a tener visitas en el estudio. De hecho, aquí (Halcyon Gallery) me contactaron dos años despues del Saatchi New Sensations porque vieron mi trabajo allí”. Reconoce que  dos años depués está recogiendo esos frutos. En Octubre del 2011, E. Cánovas fue uno de los seleccionados en los premios New Sensations para exponer en la Galería Saatchi en Londres. Este reconocimiento le puso en primera línea artística y le sirvió de impagable escaparate para llegar hasta aquí. La carrera del artista catalán esta siendo muy intensa.


El año anterior (2010), siendo aún estudiante, recibió el premio Stevenson otorgado por la Real Academia de Edimburgo por su obra Your Five a Day. 24 paneles que forman un único gran panel de 24 bombas.  24 bombas que han dado mucha guerra y se encuentran “desperdigadas” como Cánovas califica. El espectador aún puede ver 9 de las 24 bombas originales en la Galería Halcyon y es que Cánovas, incansable en su experimentación transformó parte de ellas.


En junio de este año vuelve a Edimburgo, la ciudad que le vio despegar artísticamente y de la que guarda muy buenos recuerdos. Allí, será uno de los seis artistas seleccionados por la Galería Nacional de Escocia para exponer sus obras en la exhibición "Generación 14". Describe este próximo trabajo como “siniestro combinado con abstracto”, “Narrativo pero cada cual puede hacer su interpretación” añade.


¿Qué ciudades son el motor del arte?


“Para mí, de largo, Londres o Nueva York son los lugares. Tengo la suerte de que estoy viviendo en Londres.”  En España, a nivel galería comercial destaca Valencia; y mejor Madrid que Barcelona, aunque añade que desconoce de primera mano la situación, “lleva mucho tiempo fuera”.