8 °C
Reino Unido

Se hace eco de las conversaciones telefónicas de la familia Real

|

Por: Naiara Álvarez Panizo


Es más que evidente que la familia Real Británica ha movido y mueve a los medios de comunicación de una manera descomunal. Interesa lo que hacen, lo que dicen, como visten, etc. Desde la princesa Diana de Gales esto ha ido en aumento y ahora en su triste ausencia la  figura que toma su posición es la de la princesa Kate Middleton. Otra historia parecida sucedió años atrás, cuando un periodista se coló en el Palacio de Buckingham haciéndose pasar por un cocinero, paso meses dentro y nadie se enteró, consiguió mucha información interna.


El que era corresponsal del tabloide “News of the World”, Clive Goodman, ha testificado en el juzgado penal de Londres que él mismo había pinchado los teléfonos de Harry y William, así como el de la que era por aquel entonces la novia del mayor de los hermanos, Kate Middleton, ahora ya su esposa.


La frecuencia de los hackeos es alarmante, dado que entre finales del año 2005 y mediados de 2006, el periodista pinchó hasta 35 veces el móvil de William y 155 el de Kate Middleton, el que corrió mejor suerte fue el pequeño de los hermanos, Harry, ya que tan sólo accedieron a su intimidad en 9 ocasiones.


Hasta hace no mucho se creía que el autor de estos hackeos telefónicos había sido ocurrencia de Glen Mulcaire, un detective privado al que el desaparecido tabloide pagaba anualmente más de 100.000 Euros por sus servicios.


A pesar de esto, Goodman no será juzgado por el acceso ilegal a los buzones de voz, solamente está acusado de conspirar junto a Andy Coulson, el cual fue jefe suyo y además fue también portavoz del primer ministro británico James Cameron, por el delito de soborno a oficiales de palacio.  El mismo Goodman declaró: “no estoy para nada orgulloso de lo que hice. No quiero que nadie piense que no me avergüenzo de ello”.


Sin embargo en 2007 ya estuvo condenado a 4 meses de prisión también por espiar a 3 ayudantes de la casa Real, y nunca antes había comentado ni mencionado nada sobre este tema, según él porque la policía no le había preguntado por ello durante su procesamiento hace unos 7 años.


En sus ataques de sinceridad, incluso ha comentado que todos los contactos que él tenía de la casa Real han sido en su mayoría, facilitados por personas cercanas a palacio, e incluso se ha llegado a hablar de la difunta Diana de Gales.


Sea como sea este hombre ha pasado de menear todos sus trapos sucios en silencio a confesar todas sus fechorías, como se suele decir, vale más tarde que nunca.