8 °C
Gastronomía

No hay un Sunday sin su Roast

|

Por: Marta Baena Sanz


 


En Inglaterra hay platos muy típicos, como puede ser el famoso Full English Breakfast o los conocidos Fish and Chips, de los que hablaremos en próximas ediciones más a fondo. Pero si nos referimos a lo que comen los ingleses el domingo no hay duda: Sunday Roast.



 


Servido en todos los pubs y restaurantes a lo largo del país se erigió como plato típico ya en el siglo XV, y hoy en día se le considera casi un símbolo de identidad nacional. A pesar de que el consumo de carne desde aquel entonces y hasta la actualidad se haya reducido a casi la mitad, pues antiguamente se recomendaba comer hasta casi tres kilos a la semana.


 


Aunque se desconoce dónde surgió esta tradición, hay varias teorías que circulan al respecto. Se cuenta que los señores invitaban a sus siervos a una gran comida el domingo para recompensar su labor semanal, que las mujeres limpiaban la casa a fondo los lunes y así tenían ya la comida hecha del día anterior para dedicarse completamente al hogar y que los panaderos no podían hacer pan los domingos y en su lugar empleaban los hornos para asar la carne, entre otras.


 


No se limita a los domingos
Este clásico, que también es típico en Irlanda, se ha convertido en una costumbre tan arraigada que incluso si nos referimos a él denominándolo como ‘Sunday Lunch’ (almuerzo de domingo), ‘Sunday dinner’ (cena del domingo) o ‘Full Sunday Roast’ (asado completo del domingo), estaríamos pidiendo lo mismo.
Lo curioso es que a pesar de su nombre no es un plato limitado al ‘domingo’, ya que su gran popularidad y su alta demanda han hecho que su consumo se prolongue también al resto de días. Por eso, a lo largo de todo el país se pueden encontrar múltiples pubs y restaurantes donde sirvan este plato durante toda la semana.


 


¿Cuáles son sus ingredientes básicos?
La base principal es la carne, y aunque la típica sea la de ternera, también otras variantes como el pollo, el cerdo o el cordero, están igual de aceptadas y pueden encontrarse en los locales sin dificultad.
El resto de ingredientes que lo acompañan son la patata, que puede servirse asada, al horno o en puré; una o más piezas del Yorkshire Pudding, un pan con toque dulzón en forma de cuenco y un surtido de verduras –normalmente cocidas – entre las que despuntan las zanahorias, las judías, los guisantes y la brócoli, entre otros.


 


Todo ello bañado por la inolvidable salsa gravy, hecha a base de los jugos que suelta la propia carne al asarse y espesada con harina de maíz, que le añade el toque final a este plato que nunca pasará de moda!


 


Sabías que


• También pueden servirse con pato, ganso, pavo, jamón y aves de caza.


• Este plato es típico también en Nueva Zelanda, Sudáfrica, Australia o Canadá.


• Para los vegetarianos existe también versión: Nut roast


 


 


Puede probarse en


• The Duke of Wellington, Marylebone 


• The Crooked Well Camberwell 


• The Harwood Arms, Fulham


• The Old Red Cow, Clerkenwell


• Anchor & Hope, Waterloo


 


 


Y tú, ¿has probado el roast beef? Cuéntanos dónde y aumenta la lista de sitios donde puede probarse