6 °C
Deportes

El Atlético se doctora en el Nou Camp

|

Los de Simeone logran empatar (1-1) al Barcelona y se hacen con la Liga 18 años después


Por: Iván Noguera López
@ivanogue


Casi veinte años tuvieron que esperar los seguidores atléticos para ver a su equipo levantar el trofeo doméstico. En uno de los finales de liga más apretados que se recuerdan, el Atlético de Madrid logró el punto que necesitaba para proclamarse campeón. Un tempranero gol de Alexis ponía las cosas difíciles a los colchoneros, que tras un inicio de la segunda parte arrollador, empataron el partido por medio de Godín, que remataba de cabeza un corner sacado por Koke.


El Atlético de Madrid, con su filosofía del "partido a partido", implantada como nueva religión por parte de Simeone y sus jugadores, fue el equipo que demostró más hambre de victoria durante todo el campeonato. La fe en sus posibilidades, en el trabajo y en la unión de un grupo han llevado a un equipo muy inferior económicamente a los dos grandes, a demostrar que la liga española no es solo cosa de dos.


El escenario era favorable al Barcelona, que de ganar en casa se hacía con el título. Una liga que habían dado por perdida semanas atrás, y que por un cúmulo de resultados favorables volvían a tener en las manos. Pero el equipo siguió con la tónica de los últimos meses. Grandes jugadores pero un individualismo preocupante. Lo intentaron hasta el último minuto, incluso metieron el gol que les daba el título, aunque anulado perfectamente por fuera de juego. Un equipo desactivado desde la eliminación en Champions League, a año luz del que dirigían Pep Guardiola y Tito Vilanova.


No obstante, un momento de brillantez les ponía la victoria en sus manos. Un disparo de Alexis, casi sin ángulo, ponía por delante a los catalanes en el marcador. El juego no era bueno pero iban por delante. Entonces salieron a relucir los valores de los colchoneros, que no perdieron la calma, incluso viendo como Diego Costa y Arda Turan se retiraban lesionados y entre lágrimas en la primera mitad. Supieron aguantar el momento de euforia de los locales, y salieron en la segunda parte dispuestos a llevarse el partido.


Villa avisaba con un disparo al palo lo que estaba por venir. 10 minutos en los que el Barcelona no lograba pasar del centro del campo. En una de esas, Koke sacaba un corner al corazón del área, donde Godín, libre de marca, remataba de cabeza para hacer el gol más importante de su carrera.


En vez de arrinconarse atrás, los de Simeone siguieron presionando en campo contrario comandados por Gabi -enorme su partido-, capitán y alma de este equipo. El Camp Nou no pudo festejar con su equipo. Sin embargo, reconoció la victoria atlética con una gran ovación, una ovación merecida por la perseverancia y la ilusión mostrada.


Los rojiblancos salieron a festejar, pero como dijo Gabi al finalizar el encuentro: "esto acaba de empezar, lo mejor está por venir". Y es que el sábado esperan al Real Madrid en la final de la Liga de Campeones.