6 °C
Destacados

La pintura del sentimiento alemán

|

Por: Lucía Caro


www.thehowlofcolours.wordpress.com


 


 


Con más de 90 obras de algunos de los principales nombres del arte contemporáneo, el British Museum organiza del 6 de febrero al 31 de agosto, una exposición que explora cómo seis artistas clave redefinierón el arte en Alemania en la década de 1960 y 70, y negociaron con el pasado reciente. La exposición forma parte de una serie de espectáculos y programas públicos que pretenden examinar Alemania en 2014.


 


Las obras proceden de una de las mejores colecciones privadas de arte del mundo alemán y británico contemporáneo. El Conde Duerckheim ha presentado algunos de sus más valiosas piezas al museo, con obras clave como Ein neuer Type (A New Type), 1965, de Georg Baselitz, Ohne Titel (Untitled), 1969 de Blinky Palermo, y otras muchas de Markus Lüpertz, AR Penck, Sigmar Polke y Gerhard Richter. El conde formó su colección de arte alemán contemporáneo en gran parte de la década de 1970 cuando, a través de la obra de Baselitz, decidió formar una colección que representaría, a través de obras clave, la dramática historia de su propio tiempo. El Conde Duerckheim nació en Sajonia, cerca de la casa natal de Baselitz, y siempre ha compartido un enlace fuerte con el artista que le llevó a la formación de una de las colecciones más importantes de sus primeras obras.


 


Un grupo de once dibujos de Baselitz, desde 1960 hasta finales de 1970, junto con seis grabados de la misma época, cubren las principales fases de su carrera, desde los dibujos Pandemonium al desarrollo de sus irónicos Héroes. También hay un importante ejemplo de Richter, incluidos sus Pin-up e instalación dibujos.  De igual modo, pueden contemplarse algunos dibujos escultóricos de Lüpertz y Palermo, y un dibujo y cuaderno de bocetos por Polke satirizando el milagro económico de la reconstrucción de posguerra en Alemania Occidental.


 


Todos los artistas de esta exposición proceden, en principio,  del este de Alemania, emigrando más tarde a Occidente, la mayoría antes de que las fronteras fueran selladas en 1961. Algunos, como Richter y Penck, quien fue el último en salir, en 1980, se habían entrenado en Alemania del Este, pero fue en Occidente donde establecieron y desarrollaron sus carreras artísticas. Se trata de una generación que surgió de la experiencia de crecer en el contexto de una Alemania derrotada y su posterior división en 1949. Es por ello que gran parte de sus obras de arte se basan en el sentido de culpa colectiva vivida por el pueblo alemán sobre su pasado reciente, en el sentimiento de un país destruido física y psicológicamente, y la división del mismo por dos ideologías opuestas, la democracia de un Occidente libre y el sistema socialista comunista del bloque soviético.