18 °C
Destacados

Acoge: siembra sonrisas y crea futuros

|

Sandra Berciano García
sandraberciano@gmail.com


 



Actualmente más de 62.000 niños en Reino Unido viven con familias de acogida, además se estima que se necesitan otros 8.600 hogares más solo este año para proporcionar ayuda a todos los niños en una situación vulnerable.


 


 


Aunque actualmente todo lo que envuelve a las familias de acogidas no es muy conocido, cada día son más los que se ofrecen a prestar esta ayuda. El "foster care" o las familias de acogida es una manera de ofrecer a niños y jóvenes un hogar mientras que su propia familia no es capaz de cuidar de ellos. Las razones por las que deben acudir a otro hogar pueden ser diversas, desde enfermedad de sus progenitores como abusos o muerte de algún cuidador. Antes de tomar una decisión precipitada hay que conocer con exactitud todos los detalles, ya que las familias de acogida juegan un papel clave en la vida del niño; son lo que día a día se encargarán de forjar su personalidad, de cuidar de ellos y apoyarles.


 


Hay que diferenciar también entre las familias de acogida y de adopción, empezando por que los procedimientos para ambos son totalmente diferentes. La adopción consiste en asignar una familia permanente al niño, convirtiéndose así en los tutores legales en todos los aspectos. La acogida es un proceso independiente, ya que en este caso los niños no necesitan una nueva familia, sino alguien que se encargue de sus cuidados hasta que pueden regresar a la suya o pasar a otra parte.


 


Existen algunos requisitos a la hora de poder convertirse en familia de acogida, pero casi todo el mundo está permitido a hacerlo. Pueden ser personas solteras, casadas o con pareja; pueden tener ya niños o no; estar recibiendo ayudas del estado o trabajando; tener su casa en alquiler, siempre y cuando sea estable, o ser dueño de ella; no importa el origen cultural, las creencias religiosas, la orientación sexual; es necesario ser mayor de 18 años; no se necesita ninguna cualificación formal; por último, en la mayoría de los casos se necesita tener una habitación exclusivamente para el niño en acogida.


 


Después de decidirse a convertirse en una familia de acogida existen una serie de pasos que se deben seguir. El "council" o la agencia privada recogerán cierta información sobre la persona demandante y los miembros mayores de 18 que habiten en la misma casa. Además se requerirá la asistencia a sesiones de preparación en grupo con más personas que estén en proceso de convertirse en familias de acogida. A continuación la petición será evaluada, lo que puede llevar hasta 6 meses. La decisión final siempre será de la familia de acogida.


 


Por otra parte, hay que tener en cuenta que existen diversos tipos de acogida por este motivo es necesario que cada persona analice su situación familiar, sus habilidades y su experiencia; de esta manera podrá encontrar que servicio es el más adecuado para sus condiciones.


 


Emergencia. La familia tendrá que estar preparada para llevar a un niño a casa a cualquier hora del día o de la noche y hacer que se queda un par de días aproximadamente. Este tipo está pensado a corto plazo, por ejemplo si el único tutor legal del niño está en el hospital.


A corto plazo. Este puede variar desde una noche hasta unos meses. Los cuidadores proporcionan un lugar temporal para quedarse hasta que el niño pueda regresar a casa de su propia familia, a una familia de acogida a largo plazo o a una familia de adopción.


A largo plazo. En ocasiones los niños no pueden volver con sus familias, o lo hacen después de unos años, en ese caso necesitan una familia donde puedan sentirse seguros mientras mantienen el contacto con su familia biológica.


Ayudando en el cuidado y alojamiento. Este tipo de familias se especializan en ayudar a los jóvenes a prepararse para vivir de forma independiente formándoles en habilidades para la vida como el cuidado personal, organización del presupuesto económico, realización de las tareas domésticas, gestión de las relaciones sociales...


Short-break. Este caso cubre una variedad de diferentes tipos de atención a tiempo parcial. Es posible que un niño tenga que permanecer desde un par de horas cada semana a un par de fines de semana cada mes, dando su propia familia o a la familia de acogida a tiempo completo un descanso.


Padres y bebé. En este caso la familia de acogida tomará a ambos padres y a su bebé brindándoles atención y apoyo, y enseñándoles cómo cuidar a su bebé.


Cuidado de apoyo. La familia de acogida ayuda en este tipo tanto a la familia como al niño a tiempo parcial, intentando que las dificultades no aumenten hasta el punto en el que la familia biológica no pueda cuidar del menor.


 


 


De cualquiera de las maneras anteriores, la familia de acogida recibirá una ayuda por la atención prestada al niño que asciendo aproximadamente a £116 semanales.


 


Convertirse en una familia de acogida es una decisión difícil con un gran impacto en la estructura familiar, por eso todos los miembros de la familia tienen que estar seguros. Lo mejor es discutir la idea entre todos, padres e hijos, y hacer que todos participen de una manera activa en el proceso ya que además todos los miembros participarán en los cursos de preparación. Todos se verán envueltos en los cambios y las dificultades, pero si lo hacen desde el cariño y el amor de ayudar a un niño que lo necesita todo será más fácil y acabará teniendo un impacto positivo en todos los miembros familiares.