11 °C
Destacados

Juan Carlos I abdica como rey de España en favor del príncipe de Asturias

|

Por: Carla Babón


Este lunes el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, comparecía ante los medios de comunicación para anunciar la voluntad del rey de España: renunciar al trono y abrir de esta manera, el proceso sucesorio en favor de su hijo, el príncipe Felipe.


La declaración institucional del presidente del Gobierno marca un antes y un después en la historia de la monarquía española, un cambio en la jefatura del Estado y la transmisión de la corona al sucesor.


Hecho que no ha dejado indiferente a nadie y menos las palabras del presidente cuando afirmaba que a pesar de ser el mejor momento para producirse este cambio, es necesario aprobar una ley orgánica, tal y como señala la 57.5 de la constitución española, para proceder a la proclamación como rey de España del que hoy es príncipe de Asturias; por lo que se ha convocado a las Cortes españolas para crear dicha ley en un consejo de ministros extraordinario con el objetivo de cumplir las previsiones constitucionales y que de esta manera, Felipe pueda reinar bajo el nombre de Felipe VI.


A través de un mensaje institucional, don Juan Carlos se ha referido a una nueva generación que "reclama con justa causa un papel protagonista" y "merece pasar a la primera línea una generación más joven" para afrontar "con nuevas energías" las transformaciones y reformas del mañana.


Mariano Rajoy ha garantizado tener una confianza plena en el príncipe Felipe y ha afirmando que su “preparación, carácter y su amplía experiencia en asuntos públicos que ha ido adquiriendo en los últimos 20 años constituyen una sólida garantía de que su desempeño como Jefe de Estado estará a las altura de las expectativas”.


Por otro lado, las Cortes Generales deberán aprobar la ley orgánica para regular el proceso sucesorio en la Corona como señala el citado artículo el cual dice: “Las abdicaciones y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley orgánica”. Asimismo estipula que “la Corona de España es hereditaria en los sucesores de S.M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica; siguiendo el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos”.


De esta manera, si se aprueba el tratado será Felipe de Borbón y Grecia el heredero de la Corona española a los 46 años ya que es el primer hijo varón de los Reyes, don Juan Carlos y doña Sofía. Él junto a su esposa, la príncesa Leticia Ortiz Rocasolano   y sus dos hijas, las infantas Leonor y Sofía, serán los nuevos monarcas de la Casa Real española.