8 °C
Mundo

Alpinista rescatado gracias a la red social Facebook

|

Por: Pilar Pastor


 


 


El accidente sufrido por el alpinista y científico estadounidense, John All, ha acaparado la atención de los usuarios de las redes sociales en estos últimos días. El Dr. All es un investigador medioambientalista en la Universidad de Western Kentucky. Originario de Bowling Green, Kentucky (EEUU) y con 44 años, sufrió una caída de más de 20 metros mientras realizaba una investigación sobre la contaminación de los glaciares en el Monte Himlung, en la cordillera del Himalaya. Una caída que pudo costarle la vida y que, afortunadamente, sólo ha quedado como una anécdota que contar y como una demostración de hasta dónde puede llegar el instinto de supervivencia del ser humano. Y, cómo no, del desmesurado y exorbitante poder que tienen las nuevas tecnologías como medio de rescate, entre sus otras muchas funciones.


Tras precipitarse aproximadamente unos 22 metros en el interior de la grieta, All hizo uso de las nuevas tecnologías para captar con todo lujo de detalles la situación vivida tras tremenda caída, en la cual, milagrosamente, sólo resultó herido. Se fracturó el brazo derecho y varias costillas y se hizo numerosos cortes y contusiones en la cara. El alpinista colgó en su perfil de Facebook el video que sin más demora se convirtió en fruto del fenómeno de la viralidad de la red. “No ha llegado el helicóptero, asique voy a tratar de sobrevivir esta noche. Me arrastraré hasta la tienda. A menos que me desangre, sobreviviré”. Además, según declaró el Dr. All en una entrevista realizada por el diario The Telegraph “pude haber caído otros cien metros pero, increíblemente, no sucedió. Sabía que si resbalaba moriría”.


Un total de cuatro videos componen los momentos tan duros a los que se tuvo que enfrentar John All desde que cayó en la grieta hasta que lo pudieron rescatar, gracias a la rápida difusión de los videos. “One of life’s hardest moments”, es el resultado de la fuerza de la supervivencia, a pesar de las dificultades tanto térmicas como físicas.


El Dr. All tardó, aproximadamente, unas seis horas en salir por sus propios medios de la grieta donde había caído y otras tres en llegar a su tienda de campaña, que alcanzó arrastrándose por la nieve y desde donde consiguió enviar los mensajes de auxilio. Gracias a que tenía suficiente batería en el dispositivo y que la cobertura del lugar no era muy débil, pudo compartir los videos y mensajes para ser rescatado, en una operación aérea movilizada por sus amigos y compañeros que, en el momento que vieron los videos, no dudaron ni un segundo en iniciar el rescate que concluyó, con todo éxito, a la mañana siguiente. All fue trasladado inmediatamente a un hospital en la capital nepalí, Katmandú, donde fue tratado de las fracturas y heridas que había sufrido y donde pudo relatar, paso a paso, este episodio de su vida del que nunca se podrá olvidar.


 


 


Las nuevas tecnologías y su poder en el día a día


Actualmente, disponer de un Smartphone nos puede solventar muchísimos problemas. Estamos informados y conectados a un solo click. Cualquier teléfono móvil con cámara nos convierte en esporádicos comunicadores para difundir en tiempo real cualquier información, video o imagen. Además, en el caso del Dr. All, ha servido para salvarle de una muerte segura. A pesar de que el alpinista estaba herido y sin compañía alguna, pudo ser rescatado gracias a la difusión viral de su video. ¿Qué hubiera pasado si esta misma circunstancia se le hubiera presentado no muchos años atrás? Probablemente y, aun intentando ser lo más optimistas posible, no hubiera salido con vida de esta situación debido al frío y a las fracturas y heridas. Por lo tanto, las nuevas tecnologías e Internet fueron los factores clave para salvar la vida de este aventurero.