16 °C
Especiales

Bank Holidays, las vacaciones británicas

|

Por: Alba Gallego


agallegofernandez@gmail.com


 


 


Como cada último lunes del mes de mayo una inmensa mayoría de ciudadanos londinenses disfrutaron de una jornada sin trabajo. Así, multitud de afortunados en todo el país tuvieron un día libre en su calendario laboral y aquellos que acudieron a trabajar, lo hicieron en diferentes condiciones a las usuales, con un horario reducido o percibiendo una retribución económica compensatoria.


 


A escasos días para la entrada del mes de junio, la del domingo resultó ser una jornada pasada por agua que obligó a multitud de personas a postergar sus planes y decantarse por otras opciones, como un día casero o actividades en lugares cubiertos como el cine o los centros comerciales. No obstante, las inclemencias meteorológicas no consiguieron arruinar un gran número de eventos preparados para el largo fin de semana. En Kent y en Birmingham, las recreaciones de duelos medievales en combinación con puestos de comida de la época y la caracterización perfecta de edificios y actores, consiguieron transportar a los ciudadanos a la vieja Inglaterra del rey Enrique V. Por otra parte, los principales medios ingleses se hicieron eco de la “Bank Holiday Rave”, un fiesta ilegal organizada en Brighton, que llegó a congregar a casi dos mil personas a lo largo del día.


 


El origen de las festividades conocidas como Bank Holidays se remonta al año 1834, cuando el Banco de Inglaterra tomó una drástica decisión y redujo sus días libres de 33 a solo 4. Posteriormente, adquirieron un carácter más oficial cuando en 1871, el Parlamento dio el visto bueno a la ley Bank Holidays Act., impulsada por el político y financiero John Lubbock. Las premisas de este acta fijaron cuatro días de vacaciones públicas a lo largo de todo el año con la condición de traspasar las fiestas al lunes siguiente si estas coincidían con el fin de semana. Además, desde la organización, favorecieron el hecho de que las fechas elegidas se correspondieran con los principales eventos de cricket, uno de los deportes ingleses más famosos y el favorito del promotor de la ley, Lubbock.


 pag 16 foto 2


 John Lubbock quien estableció las fiestas públicas en Reino Unido, denominadas Bank Holidays 


 


En un principio, fueron bautizadas como las “vacaciones de los banqueros”, puesto que al cesar la actividad bancaria, quedaba impedida la transacción de cualquier acto comercial a gran escala. Paulatinamente, estas fiestas fueron extrapolándose al resto de la población activa del país y tras el aumento de la demanda de días libres, el número total de festividades inamovibles se incrementó de 4 a 8. Por otra parte, hay que tener en cuenta que a estos días fijos se les pueden agregar otros en conmemoración de determinadas circunstancias significativas tales como fueron la boda del Príncipe Guillermo o el Jubileo de la Reina Isabel II, por la celebración de su 60º aniversario en el trono.


 


No obstante, como parte de sus derechos laborales, los trabajadores solo cuentan con dos días de fiesta legítimos al año: la Navidad y el Viernes Santo. El resto de celebraciones son aquellas conocidas como Bank Holidays, las cuales se engloban dentro del periodo de vacacional reglamentario que, en el caso de Reino Unido, corresponde a un total 5,6 semanas. Lo que estos 8 días tienen en común es que solo permanecen activos, sin excepción, aquellos servicios mínimos referidos a la asistencia médica, como ambulancias y centros médicos; los cuerpos de seguridad como los bomberos o la policía; y los medios de transporte, que si bien puede que no actúen al 100% de su capacidad, desde las organizaciones siempre se ponen a disposición del ciudadano determinados autobuses regulares y de reemplazamiento.


 


 


Los Bank Holidays más famosos, festejados incluso a nivel mundial, son el Año Nuevo, uno de los pocos momentos en los que el metro opera durante las 24 horas, y el día de Navidad, en el que ningún transporte público está disponible, tratándose además de la única ocasión en todo el año en la que puede darse un puente, siempre y cuando el 25 de diciembre coincida con un sábado.


 


Por último, también sin carácter religioso y uno de los más esperados en todo Reino Unido es el Boxing Day o Día de las Cajas, que cada 26 de diciembre se celebra también en muchos otros países del globo como Australia o Canadá. Su orígenes datan del siglo XVII, cuando los criados recibían las recompensas de los nobles como muestra de agradecimiento por la ardua labor de servicio desempeñada durante todas las fiestas. Los sirvientes eran premiados con cajas de alimentos, dinero y otros objetos de valor, para después tomarse el resto del día libre y disfrutar por poco tiempo de las actividades de ocio más típicas de la época, sobre todo del deporte.


 


Por tanto, hoy en día, el Boxing Day está dedicado a la caridad con los desfavorecidos, también se llevan a cabo muchas otras actividades de diversa índole, destacando especialmente los espectáculos que se realizan en el ámbito deportivo. Existen múltiples opciones, desde reputadas competiciones de caza e hípica, hasta los certámenes organizados en estadios de rugby y de fútbol, a los que acuden multitud de aficionados de todas las edades. Pero además, otro punto fuerte de este día es que marca el inicio de la campaña de rebajas que lanzan desde las diferentes marcas de moda. A consecuencia de las sustanciosas ofertas de todo el stock que no se ha vendido durante las navidades, los centros comerciales y las principales calles de compras de la ciudad rebosan clientes que forman inmensas colas en los establecimientos. En el caso de los almacenes Harrods, por ejemplo, los consumidores comienzan a acampar desde la noche anterior y pueden verse las colas a partir de las 3 de la mañana.