7 °C
América Latina

Colombia abre las puertas al comercio con Asia

|

Por: Alba Gallego


Colombia se enfrenta a la necesidad de explotar sus productos agropecuarios si quiere encontrarle un sustituto viable al sector energético. Desde el país suramericano buscan un estrechamiento de los lazos comerciales con China que contribuya a favorecer el flujo de las exportaciones que continúan en aumento desde hace varios años.


Meses atrás, China destronaba oficialmente a EEUU como mayor potencia económica a nivel mundial. En 2009, a raíz del estallido de la crisis económica global y a nivel nacional debido al aumento de las cotas por contaminación y al anquilosado tirón de la mano de obra barata, el gigante asiático decidió dejar atrás el viejo modelo de negocio sostenido en los pilares de la inversión y la exportación para centrarse en la innovación, la tecnología y la ciencia buscando crecer más no solo en lo financiero, sino en calidad y eficiencia.


A partir de entonces quedó al descubierto un mercado muy dependiente, donde el volumen de importación actual se sitúa en el 56% y se calcula que a medio plazo llegará a incrementarse más de cuatro puntos, sobre todo en el sector energético, al ser uno de los mayores consumidores de petróleo, ferroníquel, carbón y metalurgia. Uno de los mayores exportadores de energías con los que cuenta China es Colombia, donde la compra de las denominadas comodities llegó a superar los 5 billones de dólares al cierre del año 2013. En el primer trimestre de este año, la demanda de estos bienes alcanzó un valor del 9,7% sobre el total de exportaciones del país suramericano. Son varias las empresas chinas que operan en el sector energético colombiano, principalmente CNPC y Cinopec, sin embargo todas las compañías son gestionadas por el Estado por lo que desde el gobierno han manifestado la intención de poner en marcha determinadas reformas destinadas a evitar monopolios y se espera la entrada en el juego de empresas privadas.


Pese al éxito indiscutible de los intercambios comerciales entre ambos territorios, América Latina el sector energético colombiano no es la primera opción de compra que manejan los asiáticos. En primer lugar se encuentra Rusia, con quien recientemente cerraron un acuerdo de 400.000 millones de dólares por el que les proveerá 38.000 millones de metros cúbicos de gas al año durante tres décadas. Seguidamente se encuentra Asia Central y también el Medio Oriente, quedando Suramérica relegada a un papel complementario pues China no está interesada únicamente en la adquisición de petróleo para su explotación, sino que busca incrementar su participación a escala mundial en el mercado petrolero.


Diferentes factores como la paulatina independencia del petróleo que ha demostrando Colombia y la mejora paralela de su economía junto con una capacidad de venta energética que no acaba de explotarse al máximo en el mercado asiático debido al amplio abanico de competidores más rentables, hacen evidente la necesidad de aprovechar el sector energías como una vía que dé paso a nuevos ejes comerciales. Alejandro Vélez, vicepresidente técnico de la Sociedad de Agricultores de Colombia, aseguró que "al tener más recursos cada vez demandan más alimentos, les interesa una mejor dieta, diversifican su canasta alimenticia, lo que lo hace muy atractivo para la industria". Es el momento de empezar a invertir en la venta e internacionalización de la diversa gama de productos colombianos para que el país tenga el reconocimiento merecido, algo más que “los productores de café”, manifestó Wu Guoping, el director del Centro de Investigación de las Américas del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Academia China de Ciencias Sociales.


Asimismo, teniendo en cuenta que  las reservas petrolíferas colombianas no serán no pasarán de la década, el sector agropecuario se levanta como la sustitución definitiva que permita no solo mantener a China en el ranking como segundo comprador de materias primas, también duplicar las ventas en los alimentos. Según los datos ofrecidos por Carolina Lorduy, directora de la Cámara de Alimentos de la Andi, las ventas del año 2013 cerraron con 5.102 millones de dólares y durante el primer trimestre de 2014 se alcanzaron los 1.313 millones, de los que 3,2 millones corresponderían solo al sector agropecuario con carnes y hortalizas.


"China es el mercado de comida más grande que tiene un déficit enorme porque no tiene tierra para cultivar", aseguró Carlos Ronderos, exministro de Comercio Exterior. Se abre así un nuevo mercado de 1.329 millones, donde el ciudadano de clase media es el nuevo consumidor potencial: “China importa toda la comida del mundo, sacan 300 millones de personas de la pobreza al año y esos son consumidores que no hemos aprovechado", agregó el mandatario. Para ello al gobierno le toca desarrollar una política agraria de calidad: "Nos falta una política clara, eficiente y de carácter industrial”, aseguró Ronderos.


En este momento es la embajadora colombiana en China, Carmenza Jaramillo Gutiérrez, la encargada de establecer nuevos caminos comerciales. También actúa en bloque con la Alianza del Pacífico, donde junto a sus homólogos de México, Perú y Chile buscan una entrada a nuevos mercados y proyectos a través de diferentes encuentros. En el transcurso de una de sus últimas apariciones en el país asiático, durante una feria comercial a la acudieron los cuatro embajadores representantes de las naciones integrantes de la Alianza del Pacífico, Jaramillo presentó Colombia como un excelente complemento en materia comercial y de suministro de alimentos, dejando la puerta abierta a estrechar lazos con nuevos planes: “La balanza comercial sigue siendo muy deficitaria en contra de Colombia, sin embargo ofrecemos nuevos productos como nuestra carne vacuna que tiene un excelente sabor con su producción completamente natural y alimentado con pasto, estamos en el trámite de certificaciones”.


CHINA EN AMÉRICA LATINA


En la actualidad, Perú y Chile son considerados como los países pioneros en el comercio con China, que han ayudado a trazar los puentes comerciales por lo que están unidas América  Latina y Asia. China es el principal recibidor de las exportaciones chilenas desde la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio hace ochos años, firmado tras la demostración de apoyo que los chilenos brindaron a los asiáticos cuando estos intentaron incorporarse a la Organización Mundial del Comercio.


Los peruanos firmaron el TLC en el año 2010, de manera que sus exportaciones no han parado de crecer desde entonces. Costa Rica les siguió tras alcanzar un acuerdo al año siguiente y las autoridades Mexicanas han confirmado encontrarse en trámites. En cuanto al gobierno colombiano, durante una visita al país nipón en el año 2012, el presidente Juan Manuel Santos aseguró que se encontraban estudiando un acuerdo de libre comercio entre ambos territorios. Sin embargo un año después, desde el ejecutivo colombiano decidieron poner fin a las negociaciones sin llegar siquiera a establecer un primer encuentro. El presidente de la Junta Directiva Cámara Colombo China de Inversión y Comercio, Ricardo Duarte, definió la decisión del gobierno como: “Colombia perdió la cara con China”. En cuanto al panorama actual, Duarte no ve un claro avance en el Pacífico, entre el TLC de Corea del Sur en suspenso por el Congreso y los acuerdos con Japón aún en negociaciones.