10 °C
Reino Unido

Buskers, los artistas callejeros prohibidos en Londres por arrancar sonrisas

|

Por: Naiara Álvarez Panizo


Un Buskers es toda persona que se dedica a entretener a un público desempeñando cualquier tipo de arte bien sea: cantar, tocar instrumentos, bailar, hacer acrobacias, malabarismos, contorsionismos, etc, con la calle como escenario y con el fin de recaudar la voluntad del que se para a mirar atraído por su arte.


En todas las ciudades nos encontramos con estos artistas que amenizan con sus actividades, y si hay una ciudad en Europa que se caracteriza por ser cuna de este arte callejero, esa es Londres. Las calles de la capital inglesa están repletas de artistas que se dedican desde cantar hasta tocar una batería formada por cubos de plástico. Le dan un ambiente vivo a las calles y la gente se acerca a disfrutar del espectáculo que ofrecen. Lo que no se sabe es hasta cuándo durará esto, o mejor dicho, qué pasará con toda la gente que se gana la vida de esta manera, ya que en Londres ahora están prohibidos todos los tipos de Buskers.


Los músicos están sujetos a la ley de protección del medio ambiente, lo cual quiere decir que si por ejemplo existen quejas en los ayuntamientos por el ruido ocasionado, se pueden tomar medidas contra ellos. Por otro lado, tampoco pueden obstruir la carretera con sus espectáculos ni el paso de los peatones en la acera.


Pues bien, ni con esas en Londres se permite a esta gente actuar en  las calles, la música callejera está totalmente prohibida, sin embargo parece ser que Camden Town es el único barrio donde esto se permitía y además, sin ningún tipo de licencia. Fue el pasado 11 de noviembre cuando el Council de Camden aprobó una resolución que catalogaba como delito a este tipo de actuaciones sin obtener previamente una licencia. Después de esto, simplemente cantar en la calle como diversión, sin tener ningún tipo de contenedor para las monedas que la gente da voluntariamente, se ha convertido en delito y penalizable además con multas que llegan a alcanzar hasta las 1.000 libras.


Existe desde el 24 de marzo de 2014 una nueva política de animación en las calles de Camden, y es que aquellos que deseen incluir música o el uso de amplificadores, ha de solicitar la famosa licencia que antes no era necesaria en este barrio. Un permiso de actuación básico cuesta 19 libras y permite actuar en las zonas comunes dentro del horario de 10am hasta las 9pm. Si esta licencia se quiere modificar añadiendo equipos de amplificación o aumentar el rango horario, se necesitará entonces un permiso especial que cuesta 47 libras, en la mayoría de los casos estas licencias son válidas durante 12 meses.


Camden también ha establecido un código de conducta que pide a los artistas callejeros estar de acuerdo con una serie de condiciones, tales como la no realización de sus espectáculos en lugares inadecuados, como por ejemplo la entrada al metro, dado que es una zona de mucho tránsito de gente y pueden producir embotellamientos.


Es una pena que no se respete a estos artistas y que incluso se les persiga para que no actúen en las calles, cuando todo el mal que hacen es en la mayoría de los casos, sacar una sonrisa a alguien que pasa por delante. La mayoría son grandes músicos que se intentan abrir hueco en el complicado mundo de la música, donde si no tienes una cara bonita seguramente no triunfes, donde si no te dejas manejar como una marioneta probablemente tampoco triunfes. Sólo cabe decir que las calles de Londres y sobre todo las de Camden no volverán a ser lo mismo sin esta gente que aman lo que hacen y sólo quieren enseñarlo al mundo de forma gratuita.