11 °C
Gastronomía

El desayuno, la comida más importante del día

|

Por: Marta Baena Sanz


 


 


Como dice el refrán ‘hay que desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo’, y en este sentido los ingleses tienen muy bien aprendida la lección. Pues no hay un desayuno más completo que el Full English Breakfast y tan popular se ha hecho que actualmente en muchos otros países del mundo se sirve también en pubs y restaurantes bajo este mismo nombre.


Pero no únicamente por las mañanas, sino que se ha convertido en un plato del que se puede disfrutar a cualquier hora, conocido también por el nombre ‘all-day breakfast’, sin estar asociado a días de diario o festivos, aunque cierto es que al ser tan abundante es mejor poder degustarlo con calma y tiempo; por eso, es más común en fines de semana o en vacaciones. De ahí que sea tan típico en la mayoría de los hoteles y b&b (bed and breakfast), donde además se ofrece como alternativa al desayuno continental a base de té o café, zumo y dulces (croissants, tostadas o cereales).


La práctica de salvaguardar el desayuno como la comida más importante del día, en Inglaterra, se remonta al siglo XIII cuando la alta burguesía se encargó de preservar la forma de vida rural tradicional inglesa y de hacer de este almuerzo un evento social donde se ostentaba poder. Aunque no sería hasta 1800, y de la mano de los victorianos, cuando se hablaría de lo que se conoce hoy en día como el ‘full english breakfast’. Que con el tiempo pasó de ser una comida de ricos a convertirse en el plato nacional por excelencia.
Ingredientes más comunes
El tradicional full English nunca deja de llevar tostadas, huevos, bacon, salchichas británicas, beans, tomates asados y champiñones. Aunque dependiendo de los restaurantes no siempre se encuentran todos estos ingredientes, que se consideran los básicos del plato. Por eso, también hay otras alternativas aceptadas como el black o white pudding (morcilla negra o blanca) y los Hash Brown (patata rebozada) importada desde América.


 


Dependiendo de la región…


A pesar de que su origen sea inglés e irlandés varía dependiendo incluso de la zona del país donde se cocine. De esta manera, en el sur de Inglaterra se argumenta que el black pudding es una costumbre traída de Escocia; sin embargo, en el norte se consume normalmente tanto que se considera un componente básico del plato.


El desayuno escocés se parece al inglés pero añade bollitos de patata (Tattie scones), la morcilla negra y galletas de avena, que son productos locales. Igualmente el irlandés incluirá tocino y salchichas de su tierra, además de morcilla blanca y pan de soda, que también se sirve en el Norte de Irlanda. En Gales son famosos los llamados pan o tartaletas laver, hechos a base de algas y cocinados con harina de avena. Y en Cornualles incluyen pasteles de patatas típicos de la región.


Por último, este desayuno se popularizó también en América donde principalmente se compone de huevos fritos o revueltos, bacon, salchichas, patatas fritas y un dulce, que son normalmente tortitas, panecillos o gofres.


 


Captura de pantalla 2014-06-17 a la(s) 23.14.02


 


Sabías que


Es también popular en Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Sudáfrica.


Bajó su popularidad durante la 2ª Guerra Mundial por la escasez de bacon y huevos.


Últimamente en la región de Cornualles también incluyen sardinas y arenques.