6 °C
Destacados

La Selección Española se marcha del Mundial sin haber llegado

|

Por: Santiago Laz


 


España comenzó el partido buscando su identidad, pero la perdida de balones y la imprecisión obligaba a la defensa de la roja a estar en guardia frente a una selección Chilena que salió presionando de inicio  y con oportunidad de marcar en los dos primeros minutos, y es que el peso de la responsabilidad atenazó a los Del Bosque.


 


Vargas subió el primer tanto en Maracaná a pase del barcelonista Alexis en una perdida de balón en campo de España. La banda derecha de España  un coladero, los jugadores seguían fuera del partido, la roja no marchó bien ni en las jugadas a balón parado e Iniesta contra el mundo. Lo cierto es que La Roja encaró el enfentamiento en modo “pachanga” como sus encuentros amistosos, confederativos y de hermanamiento sin actitud, imprecisos y sin potencia, como la gaseosa que esperas que rebose de burbuja y alegría, finalmente como un laxo caldo y sin nervio. Ni orgullo puso un desvaído equipo, cuyos jugadores dibujaban una jarra con sus brazos tras el mazazo de Arranguiz, que le cuela a Casillas el rebote de una falta tirada por Alexis en el 43. Busquets tuvo la oportunidad de meter a la Roja dentro del choque con un pase acrobático de Costa, pero ni la praxis de antaño acompañó a la decadente campeona.


 


Del tiki taka a la Pamplina


Un colectivo cansado, sin ideas y con unos jugadores que vienen de cumplir con sus equipos. Tras el dominio Euopeo y Mundial, afición y equipo pensaba que Brasil sería un paseo. Los niños que nacieron en el 2008 no dan crédito, pero los más viejos saben que la potencia previa es prepotencia y los brindis al sol relajan el músculo. En la segunda parte y en el día en el que Juan Carlos I abdicó del Trono, España dejó la corona de campeón en Brasil, y puede que antes que pisará el césped. La Selección que conocemos nunca llegó a cruzar el charco.


 


Invasión en Sala de Prensa


Un centenar de aficionados chilenos invadieron la sala de prensa del Maracaná con la intención de acceder al estadio, Los hinchas, que iban ataviados con la camiseta de la selección chilena, se saltaron el control previo que hay a la entrada de la sala de prensa, rompiendo alguna cristalera y macetas de la entrada.