18 °C
Especiales

¿Arte secreto o mera casualidad?

|

Por: Laura Lorenzo Ramos


 


El mundo del arte está plagado de curiosidades, cantidad de artistas han intentado plasmar no sólo su obra, también su forma de ser o de pensar, incluso transmitir un mensaje oculto.


 


Al ser humano le gusta saber que hay algo más detrás de cada objeto o idea que nos rodea, por que no nos conformamos con lo simple o lo mundano de esa creación. Pues bien, muchos de los artistas más reconocidos del mundo, quisieron transmitir en sus obras algo más que pura belleza.


 


Profesionales de este arte, han investigado sobre la obra más famosa de los tiempos, y muchas son las especulaciones de ésta. La experta Margaret Livingstone afirma que si miramos a la enigmática sonrisa de “La Gioconda” o “Mona Lisa”, veremos que ésta desaparece, pero si la observamos a los ojos o a otra parte del cuadro vuelve a aparecer. Se dice que su sonrisa es por causa de su estado (se piensa que podría estar embaraza) por la forma de la cara, los dedos hinchados y la colocación de las manos. Una peculiaridad de este magnífico cuadro, es que la mujer no tiene cejas ni pestañas, algo muy común entre las damas florentinas de la época. Finalmente, otro enigma de esta obra pictórica, es la aparición de varias letras en las pupilas, en las que se ven representadas las  letras LV en el ojo derecho y en el izquierdo CE o la letra B junto con el número 72 y el número 2.


 


En la obra de “La Madonna de Saint Giovannino” se puede apreciar en el lado superior derecho una figura oscura con aspecto de disco volador brillante, con una serie de destellos. Se dice que podría ser una representación de la anunciación de los pastores, pero hay otra vertiente en la que se decanta por un avistamiento de un O.V.N.I. Debajo de éste se aprecia la silueta de un hombre con su perro, alzando la mano para protegerse de esos destellos acusados por el objeto, por lo que no se trata de una mancha o una incorporación posterior a la realización de la obra.


 


La pintura al fresco “La creación de Adán” que Miguel Ángel crea en la Capilla Sixtina, nos ofrece sutilmente su gran sabiduría por la anatomía humana. En la parte donde está representando a Dios rodeado de ángeles cubiertos por una cúpula es, en su conjunto un cerebro humano. Los expertos en Neuroanatomía Ian Suk y Rafael Tamargo, publicaron en la revista científica Neurosurgery, nuevos hallazgos que demuestran esta teoría, la investigación se hizo con el primer fresco de la serie Génesis: La separación de la luz y las tinieblas.


 


No sólo en las obras se pintaron objetos ocultos, también se han representado estados de ánimo. Con “El grito” de Munch, vemos una clara locura del autor, el mismo decía: “Paseaba por un sendero con dos amigos – el sol se puso – de repente el cielo se tiñó de rojo sangre, me detuve y me apoyé en una valla muerto de cansancio – sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad – mis amigos continuaron y yo me quedé quieto, temblando de ansiedad, sentí un grito infinito que atravesaba la naturaleza.”


 


Captura de pantalla 2014-06-17 a la(s) 23.15.29


Muchos son las enigmas que nos rodean de este mundo artístico, pero poco a poco se van descubriendo.