6 °C
América Latina

Ministro de Economía de Bolivia: “Somos la economía más robusta de América Latina”

|

El salario mínimo nacional es el más bajo de la Región, 54 dólares/mes


Por Carmen Chamorro García
Especial para Express News


El ministro de Economía y Finanzas Públicas, desde el primer gobierno del presidente Evo Morales, Luis Arce Catacora, declaró en Madrid que la economía de Bolivia es “de las más robustas y musculosas del bloque bolivariano por sus grandes logros conseguidos”, precisamente por crecer con una mejora en la distribución de los ingresos, permitiendo reducir los niveles de desigualdad y pobreza extrema. “Nuestra economía es muy estable gracias al Crawling peg (régimen de tipo de cambio), sin señales de incertidumbre, con una inflación controlada que reflejan  la economía más sana de la Región”, matizó. Para este titular de economía, considerado como uno de los ocho mejores de la Región en el 2011, producir es la clave para que Bolivia deja a un lado los niveles de pobreza extrema.


Al comienzo de su intervención en Casamérica, tuvo palabras de elogio para el economista francés, Thomas Piketty, de quien dijo “no es marxista y si, un economista francés especialista en desigualdad económica, cuyos datos muestran que un 1% de la población mundial concentra el 45 % de la riqueza total”. Para el ministro de Bolivia, la mala distribución de la renta es el origen de la crisis mundial. Su país registra en este momento un alto crecimiento, gracias al cambio en su patrón económico desde la llegada al poder de Evo Morales. En este sentido, el titular de Economía boliviano esgrimió en Casamérica que hasta enero del 2006, Bolivia se regía por un arqueotipo neoliberal, basado en la privatización de empresas de recursos naturales, abocada a la marginación de determinados sectores sociales. “El período anterior a Evo, la economía registró un crecimiento promedio del 3%, mientras que a partir del 2006, se situó en el 5%”, afirmó rotundo.


La matriz actual, que ha permitido el auge más destacado de la Región en el año 2009, se resume en varios pilares estratégicos que le conceden “la medalla de oro a Bolivia”: rescatar valores culturales de pueblos originarios como la solidaridad de los campesinos; el Estado, como protagonista en un modelo social, comunitario y productivo; un cambio mental de extender la mano a producir; el enriquecimiento del país con generación de un excedente económico del país en manos del estado en un 38%; la redistribución del ingreso de la nación, evitando la concentración de la riqueza en pocas manos y el desarrollo económico basado en el aprovechamiento de los recursos naturales junto con la nacionalización. “El excedente se redistribuye en la sociedad, dando más al que tiene menos”.


En las elecciones presidenciales del 2005, se mantuvo la idea que “ni un solo dólar de inversión extranjera arribaría a Bolivia”; así las cifras netas, durante el gobierno de Morales, (un total de 1.750 millones de dólares), evidencian incrementos destacados por encima de la época de la privatización de los recursos naturales. “La recuperación de lo que es nuestro” revela como firmas privatizadas, Boliviana de Aviación, línea área estatal por excelencia, quebraron. Gracias a una mejora en la distribución de ingresos, Bolivia ha pasado de ser el país más pobre de Sudamérica, con un alto coeficiente de pobreza extrema, a una nación con el mejor crecimiento económico y mayor éxito en las áreas rurales, bajo su juicio. Está claro que para los bolivianos, la panacea del capital extranjero no es la clave de su actual modelo económico.


El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, dentro de la perspectiva económica nacional, arrojó cifras como los 30.000 millones de dólares en producción, esto es,  un 19’3% como  inversión en el país y un crecimiento sostenido del 6%, sin obviar la necesidad de acrecentar el salario mínimo nacional, el más bajo de la Región (54 dólares/mes), mientras que el del resto de países latinoamericanos alcanza los 172 dólares /mes. “No voy a negar que la tarea pendiente de mi gobierno es mejorar los salarios mínimos nacionales”.


Por lo que se refiere a las nacionalidades y recuperación de empresas (los partidos de la oposición boliviana acusan al Gobierno de aplicar malas políticas y desprestigiar a la nación de cara al exterior), que en su momento fueron de los bolivianos, y que sin privatizaron sin su consentimiento,  Arce Catacora quiso matizar que las inversiones privadas y genuinas nunca serán tocadas, “si bien, los hidrocarburos siempre fueron nuestros”.