6 °C
Destacados

Rocío Ruano, el terremoto canario que enamoró al público británico

|

Por: Alek Montes


 


 


“ Y se ha marchado sin maletas, y con la cabeza llena de historias que inventar". A los pocos minutos de sentarme con Rocío, esta canción de Amaral irrumpe en mi cabeza. Y es que con tan solo 18 años, y pocos más bártulos que el consentimiento de sus padres, esta joven de Gran Canaria, emprendía un viaje que la llevaría al afamado programa británico X FACTOR.


A los pocos minutos de sentarnos con ella, Rocío Ruano te contagia de toda la energía y desparpajo que rebosa en los castings del programa. Claro está, que no era ninguna novata en el mundo televisivo, desde la temprana edad de dos años, Rocío ha sido protagonista de numerosas apariciones en el mundo de la televisión. En 1995, su playback en la cadena Antena 3, de la televisión española, enamoró a toda la audiencia; tanto fue así, que cada posterior edición de la secuela de Lluvia de Estrellas de esta misma cadena, contó con su presencia como artista invitada, y hasta llegó a presentar el especial navideño con la reconocida Mar Saura.


PERFILES 4


La música, el talento y las ganas de triunfar empujan a una joven canaria de 18 años a subirse a un avión destino Reino Unido, y es así como maleta en mano, comienza su andadura en Londres. Desde muy pequeña había visto fragmentos del programa desde casa, así que tiene muy claro que X FACTOR, debe estar en su camino. Dos ediciones atrás se aventura en el casting del programa, y pese a que supera las primeras eliminatorias, sus carencias en el idioma anglosajón la impiden continuar con las pruebas de preselección. Una primera caída no pone freno a esta luchadora, que con más energía y mucha más soltura, lo intenta de nuevo en la última edición, la cual la da a conocer en Reino Unido. Tras casi 5 meses de castings, y largas horas de espera, vemos a la joven Rocío por fin en la pequeña pantalla. Frente a un teatro a rebosar y la dura mirada del jurado, el terremoto español consigue los votos necesarios que la llevan a la siguiente fase del programa. Son solo 20 las clasificadas femeninas en todo Reino Unido, y Rocío es la única extranjera entre las seleccionadas, aun así, esta historia tiene un final agridulce y es que este es el final de su estancia en el programa.


 


 


¿Qué ha supuesto para ti el paso por el programa? 


En estos momentos, me siento un poco en el mismo lugar en el que estaba. Si es cierto que he ganado en confianza, y he cumplido uno de mis sueños. X Factor ha sido una etapa, y me ha hecho ver que quizá no estoy tan loca como alguna gente pensaba. Hay un lugar en la música para mí.


 


¿Qué recuerdos te vienen a la cabeza cuando piensas en tu paso por el programa?


La realidad es muy televisiva. Son muchas las horas que pasan antes de enfrentarte al jurado. Los primeros castings son con los productores, diferentes fechas y lugares. Horas de entrevistas telefónicas, quieren conocer el personaje. Yo toco el piano y la guitarra, y eso quería hacer una vez me subiese al escenario. Nunca se me permitió, querían verme bailar. No estoy nada orgullosa de esa actuación, me cuesta incluso verla, sin embargo, el resultado fue positivo y abandoné el escenario clasificada para la siguiente ronda.


 


¿Has puesto punto y final a la música con esta experiencia? 


En absoluto, pero mi paso por los TV SHOWS ha terminado por el momento. Ahora estoy enfrascada en proyectos más personales.


 


Sobre tus nuevos proyectos, ¿qué nos puedes adelantar?


En estos momentos me encuentro en medio de la grabación de mi primer EP, quiero distanciarme de los covers de otros artistas y volcarme de lleno en mi propia música. El EP se llamará MAKE IT REAL y contará con cinco temas propios, a los que estoy dando vida gracias a la colaboración del joven productor colombiano Andrés Caicedo.


 


¿Ya conoces la fecha de lanzamiento?


El auditorio Alfredo Kraus, de Las Palmas de Gran Canaria, se ha ofrecido a acoger la presentación de este proyecto. Espero poder hacerlo a finales de Junio. Estas semanas estamos dándole las últimas vueltas a uno de los temas.


 


El mundo de la música, no siempre es fácil. ¿Cómo lo ha vivido tu familia?


La verdad es que siempre he tenido la suerte de estar muy arropada por mi familia. Pese a que prefiriesen para mí que terminara mis estudios en una rama más ortodoxa, siempre han apoyado esta decisión, pues sabían que esto era lo que me hacía feliz. Mi hermano Elías también ha sido un apoyo muy importante.


 


Al fin y al cabo, fueron tus padres quienes te dieron el primer empujón, ¿Cómo empezaste tu andadura en “Menudo Show”?


La verdad es que esta historia la conozco por mi madre, yo apenas tenía dos años en aquel momento, y no paraba de repetir que quería cantar en la televisión, y madre, me hizo caso. La verdad es que mi padre no estaba nada contento en un primer momento, pero cuándo recibimos la llamada, decidieron llevarme al casting. Yo quería cantar con un traje de flamenca ¡Imagínate! Para cantar Greta y los Garbos – ser ríe – pero en el programa opinaban que era demasiado pequeña y que no podía cantar. Para que se me pasara un poco el berrinche, me dejaron hacer el playback en el casting, y les sorprendió tanto que pudiese hacer toda la canción con sólo dos años, que pasé directamente al programa. Los siguiente años, me llamaron como invitada para lluvia de estrella, y finalmente presenté junto con Mar Saura un especial de Navidad a las 7 años. Se me ofrecieron otras colaboraciones, como Club Megratix, pero mis padres no querían que pasase mucho tiempo fuera de casa y que no asistiera a clases.


Tengo grandes recuerdos de aquella época, fueron tiempos muy felices.


 


¿La música fue desde entonces un hobbies o una meta?


La música para mi es una pasión, quiero cantar y que se me pague por ello. Que se me reconozca. De pequeña recibí clases de canto, guitarra y piano. Pero mi educación se centró siempre en el baile, hice 8 años de ballet clásico, sin embargo la música siempre ha sido mi meta.


 


¿Te sientes apoyada en alcanzar ese sueño?


La verdad es que he sido muy afortunada, cuando llegué a Londres apenas hablaba inglés, pero aun así necesita encontrar trabajo lo antes posible. Conseguí una entrevista en la firma Oakley, sin casi defenderme en el idioma, decidieron darme una oportunidad. La verdad es que estoy muy agradecida, en especial con Sina. Han sido como una familia para mí, siempre me han apoyado y facilitado el poder asistir a castings lo mismo que compaginar mi trabajo con a mis otros proyectos. Tanto él como mis compañeros han sido siempre una gran ayuda en esta andadura.


Actualmente Okley sigue siendo una fuente de ingresos, además de mis actuaciones habituales en el Hotel Hilton y en Camden. A eso hay que sumarle que estoy en plena grabación de mi primer EP, no siempre es fácil compaginarlo todo. Pero a Londres no me he venido sola, otro pilar importante ha sido mi compañero Fran Bollo, con el cual me mudé a Londres, quien también aspira dedicarse a la música.


 



Captura de pantalla 2014-06-24 a la(s) 18.31.58