22 °C
Reino Unido

Beneficios de la naturalización como ciudadano británico

|

Platt Associates


 


El gobierno de coalición sigue endureciendo la legislación inmigratoria. Los nuevos cambios que la Immigration Bill de 2014 propone reducen significativamente las categorías en las que se podrá tener derecho a una posible apelación, de las actuales 17 a 4. Otro objetivo es restringir el uso del Articulo 8 de la Convención Europea de Derechos Humanos, el derecho al respeto a la vida privada y familiar. Asimismo, el gobierno pretende que la sociedad actúe como controladora de la inmigración, por ejemplo,  los propietarios de viviendas en el mercado de alquiler deberán asegurarse del status inmigratorio de sus inquilinos. También se pretende que los bancos no abran cuentas a quien no pueda justificar una residencia legal.


La ley inmigratoria es intrincada y está bajo revisión y renovación constante. En muchas ocasiones observamos cómo los inmigrantes legales son discriminados por negligencia. Algunas empresas no desean contratar personal con tarjetas de residente de familiar europeo en proceso de renovación por desconocimiento de sus derechos, y ante el riesgo de cometer una infracción penalizable.


Es difícil pretender que cualquier ciudadano se convierta, de la noche a la mañana, en un experto en la ley y la aplique: ¿Qué sucede con alguien cuyo visado haya expirado y su nueva solicitud, enviada dentro de plazo, se encuentre en el Home Office? ¿O cuando se esté apelando una decisión? El propietario deseará ver un visado de duración valida, y no tiene por qué estar al corriente de que el estatus legal del inmigrante es el mismo mientras se decide su solicitud. Es inevitable que esa persona, estará bajo sospecha cada vez que necesite realizar una gestión administrativa.


Una vez conseguida la residencia permanente, muchos de estos escollos se pueden salvar. Sin embargo, el inmigrante tiene lazos con otros países que a veces debe atender. Hoy en día, y ante la dificultad extrema de traer familiares adultos dependientes, muchas personas se ven obligadas a abandonar el Reino Unido para cuidar de sus mayores durante una temporada. El problema viene cuando transcurren dos años fuera del país, ya que se pierde la residencia permanente.


Por este motivo, la nacionalización suele ser una opción recomendable una vez obtenida dicha residencia. Transcurridos 12 meses desde su adquisición, se puede solicitar siempre que se cumplan los requisitos de estancia en el país, buen carácter, conocimiento de inglés y de la vida en el Reino Unido. Al convertirse en ciudadano británico, cualquier estancia en el extranjero, por prolongada que sea, no afectará nuestra nueva condición.


No se necesita renunciar a un pasaporte previo para convertirse en británico, ya que el Reino Unido permite la doble nacionalidad. En cuanto al país de origen, puede haber restricciones en teoría, pero rara vez son aplicadas. Aún así, siempre se debe consultar en nuestro consultado qué consecuencias puede tener este paso respecto a nuestro país de origen.


 


Si desea más información acerca de nacionalidad, visados y permisos de trabajo, llámenos al 0207 953 8512 o envíe su consulta a marta@plattassociates.co.uk