7 °C
Destacados

El Royal Festival Hall de Londres testigo del espíritu participativo de ‘Podemos’

|

Por: Santiago Laz


 


 


Podemos también está en Londres y su círculo se abrió a nuevas propuestas encaminadas al cambio político en España. En la agenda, y como primer objetivo, Podemos trata de resolver su figura jurídica más allá del   "Community Group”, además de la canalización de sus recursos económicos en la capital de Reino Unido a través del Crowdfunding.


La onceava Asamblea de Podemos Londres congregó a más de 40 personas en el Royal Festival Hall, que propusieron nuevos grupos de trabajo, como Extensión del Feminismo, además de  la proyección de ponencias y eventos con la primera preocupación: La búsqueda de un auditorio que pueda acoger a más de 200 personas para futuras actividades.


Los círculos de Podemos no sólo es un fenómeno de España, aun sin la capacidad de acción directa que pueda tener un circulo en territorio nacional, Podemos Londres también quiere participar en un proceso que se antoja histórico tras los resultados europeos del partido que encabeza Pablo Iglesias. La Reforma Constitucional o el Derecho de Autodeterminación de País Vasco o Cataluña fueron los  temas generales que se discutieron en Londres con el respetuoso “Feedback” entre veteranos y recién llegados. A diferencia de otros círculos, el debate sobre las elecciones municipales no es un problema que preocupe a este colectivo, ya que no tiene participación institucional directa, lo que libra al grupo de los codazos de líderes emergentes o espontáneos paracaidistas en busca de cuota de poder.


Inmersos en la aprobación de los borradores ético y político que tendrán su cenit tras el verano, la dinámica  continua con la misma base de Podemos nacional. La propuesta de trabajo de dos personas o más  se convierte en un subgrupo llamado Círculo, que pertenece al Circulo geográfico. Estas ideas y sugerencias se exponen en la red,  materializadas con voto directo en las asambleas posteriormente.


Un sistema que rompe con la Jerarquía convencional de los partidos, cuestionados por no otorgar libertad, no solo en régimen interno, sino en las votaciones parlamentarias de sus diputados.  Sentados en círculo y luchando por la contaminación acústica de una celebración de un grupo de señoras tomando Té, uno de los participantes de Podemos Londres, el valenciano Jaume Mateu resumía la filosofía general, “Lo que se valora aquí son las ideas no la veteranía”.  Difícil poner hasta nombre propio a esta cita por la repulsa a la estructura napoleónica y el protagonismo por parte de  sus miembros,  algo que hace al colectivo más demócrata.


 pag 2 foto 1


 


 


El ADN de Podemos 


Empezar por la Democracia en las Asambleas es la clave para el cambio, según los principales estatutos de Podemos, que pretende: “Ser instrumento para la democratización de la sociedad española”. La recuperación de la Soberanía Popular estuvo presente también sobre todo en el derecho a decidir sobre la autodeterminación, “A Pablo Iglesias no le gustaría que País Vasco o Cataluña se fueran de España, pero él dice que no es nadie para decidir sobre ese derecho”, argumentaba uno de los portavoces del grupo sobre uno de los puntos más ambiguos del programa electoral de Podemos.


Londres comienza a dibujar otro  mapa de  necesidades populares desde la distancia, abriendo el debate de: Si el compromiso político deja de tener fuerza por falta de “acción directa en la calle o capacidad de influencia”.


Puede que estemos ante el Círculo más Romántico, curiosamente en el mismo Royal Festival Hall se celebraba el día del amor con un lema: “Love can change the World”, lo que no sabemos si como mínimo un grupo de apasionados podrían cambiar la Constitución Española desde Gran Bretaña.


 pág 2 foto 4