13 °C
Reino Unido

Los pinchos anti-indigentes siguen dando de qué hablar

|

Por: Sandra Berciano


 


Hace ya unas semanas que comenzó el debate sobre los pinchos contra vagabundos, pero la polémica aún no ha finalizado. Una fotografía en la red de un portal de Londres, en el barrio de Southwark, fue el desencadenante para los cientos de comentarios sobre el tema. Son muchos los que al ver los pinchos no comprenden su objetivo, pero en este caso la razón es sencilla, no dejar que los vagabundos se resguarden o duerman en esa zona.


Existen dos posturas totalmente opuestas al respecto. Por un lado, son muchos los que no dudan en defender la idea. Un piso de dos habitaciones en dicho edificio cuesta aproximadamente más de un millón de euros, unas 900.000 libras, por lo que los vecinos defienden que por esta cantidad no deberían sentirse afectados por ellos.


Por otro lado, cientos de personas han firmado una petición en internet para pedir que se retiren los clavos por considerarlos “inhumanos”, ya que sitúan a las palomas y a las personas en el mismo nivel. Hace unos años se comenzaron a instalar vayas y pinchos en los tejados de los edificios, en las cámaras de seguridad de los mismos y en otros lugares con el fin de que las palomas y otras aves no se apoyaran en ellos; por eso, se está haciendo la comparación con las palomas y los vagabundos.


El alcalde de Londres, Boris Johnson, se ha visto obligado a tomar partido diciendo: “Las púas instaladas en los bloques de pisos de lujo para ahuyentar a los mendigos es una idea fea, contraproducente y estúpida. Exijo que los responsables los retiren a la mayor brevedad”.


Además, los vecinos del edificio defienden su postura afirmando que “solían regresar a casa y encontrar vagabundos borrachos en la puerta”, e incluso que algunas de las mujeres sentían miedo de volver a casa porque habían sido intimidades y amenazadas por los indigentes en el portal.


Las organizaciones benéficas no han tardado en dar su punto de vista, como la ONG St.MungoZs Broadway que intenta reinsertar a los sintecho y que dicen que los pinchos representan el enfoque más brutal para sacar a la gente de la calle. La portavoz de la ONG Crisis, Katharine Sacks-Jones, afirmó: “es un escándalo que en el siglo XXI en Gran Bretaña haya todavía gente que tenga que pasar la noche en la calle. Durante los últimos tres años el número de personas durmiendo en la calle ha crecido exponencialmente en todo el país, y sobre todo en Londres donde se ha incrementado en un 75%”.


Pero el portal solo ha sido el detonante para que la sociedad comenzase a darse cuenta de que las infraestructuras y los diseños de las ciudades están cambiando para que la gente ya no puede sentarse o cobijarse en los sitios en los que lo hacían antes. Por ejemplo, los alfeizares de las ventanas de los grandes edificios son ahora una pequeña cuesta en vez de ser un ángulo recto, de esta manera, no se facilita el asiento a nadie. También se ha tomado esta medida en los bancos, que ahora tiene reposabrazos en medio para que no se pueda tumbar una persona.


 


Captura de pantalla 2014-08-05 a la(s) 14.45.31


 


El segundo caso más famoso en Londres, fue la conocida cadena de supermercados TESCO que colocó en uno de ellos pinchos en las repisas de las ventanas para que nadie se pudiera tumbar, ya que decían que daba mala imagen a su negocio y ahuyentaba a los clientes. Días después de que tomaran esta medida, un grupo de jóvenes encapuchados acudió de noche a cubrir con cemento dichos clavos en señal de protesta. Ahora la polémica cambia de rumbo, ¿se considera vandalismo o están luchando por los derechos de los vagabundos?


En medio de la controversia, Vancouver (Canadá) ha decidido que no solo es que no haya que poner pinchos en las ciudades, sino que se debería ayudar para que todos tuvieran un techo donde dormir. Por eso, desde la organización benéfica Raincity Housing llega una iniciativa muy bonita. Han diseñado un "refugio de emergencia" desplegando los bancos por la noche y volviéndolos a plegar por el día. Su objetivo es concienciar a la población de que hay que dar un trato de dignidad a las personas sin hogar. Los bancos han sido diseñados por la empresa Spring Advertising, y en ellos se puede leer un mensaje durante el día que dice "esto es un banco" y por la noche dice "esto es una habitación". La organización ayuda a encontrar refugio a quiénes duermen en la calle, por eso se puede encontrar escrito también en cada banco la dirección de un refugio al que pueden acudir para encontrar un hogar donde pasar la noche.


 


pág 22 foto 2


La organización Streets of London calcula que cada día cientos de personas duermen en la calle y que hay alrededor de 400.000 "mendigos ocultos", que quizás no duermen en la calle pero que duermen en B&B, albergues... Las calles son un lugar peligroso para estar, según dicha ONG las personas sin hogar tienen 13 veces más probabilidades de ser víctima de un delito violento que el público en general, y 47 veces más probabilidades de ser víctima de un robo. Además en un estudio reciente, sin embargo, casi dos tercios de las personas sin hogar dijeron que habían sido insultado por un miembro del público, y sorprendentemente, uno de cada diez dijeron que se les había orinado encima.


Esta situación es difícil de creer en el tiempo actual, pero afortunadamente existen muchas organizaciones benéficas dispuestas a ayudar a aquellos que lo necesiten y ofrecerles un refugio para dormir en Londres y en Reino Unido.


 


pag 22 foto ppal