19 °C
Recordando

Tres años de las protestas de Londres

|

Por: Lucía García


 


 


El 6 de agosto de 2011 se produjeron en Londres unos de los disturbios más graves y complicados de la historia de la ciudad. A los desórdenes públicos y los saqueos a varios comercios se sumaron la quema de contenedores y los duros enfrentamientos contra la policía. La mecha que prendió la revuelta fueron los hechos sucedidos durante el 4 de agosto de ese mismo año, día en que fue abatido por la policía Mark Duggan, de 29 años, padre de 4 hijos y de raza negra. Las causas en torno a su arresto aún no están claras, pero todo apunta a que fue una acción de la policía que estaba dentro del marco de “La Operación Trident”, que investiga crímenes de armas y drogas entre la población de raza negra. Según declaraciones de la policía, Duggan habría cargado primero contra esta, aunque las investigaciones posteriores no aportaron pruebas de ello.


El sábado 6 de agosto una multitud de alrededor de 200 personas se reunió en torno al cuartel de la policía del barrio londinense de Tottenham para pedir justicia por la muerte de Duggan. Lo que comenzó como una propuesta pacífica acabó desembocando en actos violentos con la quema de coches, autobuses y el saqueo de varias tiendas de la zona. Durante los días siguientes se fue extendiendo la revuelta y llegó a los barrios de Wood Green, Enfield Town y Ponders End. El 9 de Agosto, el brote violento ya había llegado hasta Bristol, Liverpool, Birmingham y Manchester. El primer ministro David Cameron tachó los actos de inaceptables y respondió aumentando la presencia policial y ordenándoles que llevaran a cabo acciones más “contundentes”.


Cabe destacar el papel primordial que representaron las principales redes sociales para organizar y extender las revueltas. Según fuentes policiales, las principales fueron Twitter y Facebook y mensajes intercambiados a través de Blackberry, redes sociales que se plantearon controlar por parte del Parlamento Británico para frenar dichos disturbios.


Las revueltas se sucedieron todos los días de forma continuada y en varias ciudades del país desde el 6 hasta el 12 de Agosto. El número total de detenidos tras las revueltas fue de unas 1500 personas, varias personas fallecidas y un gran número de policías heridos.


La violencia que tuvo lugar durante estos días en el barrio de Tottenham no era la primera vez que ocurría. Ya en 1985 otra manifestación pacífica acabó en graves disturbios contra la policía que acabó con el fallecimiento de un agente. Este enfrentamiento también comenzó debido a la muerte de una joven durante una redada policial, lo que puso de manifiesto un problema latente entre las minorías étnicas y los servicios policiales de la ciudad.


El barrio de Tottenham siempre ha destacado por su gran diversidad cultural. Es uno de los lugares con mayor número de grupos étnicos y con una mayor población de inmigrantes procedentes de África y el Caribe. También hay un gran número de comunidades de origen somalí, kurdo, colombiano, turco, irlandés y de Europa del este. Es uno de los barrios más multiculturales de Europa donde se hablan cerca de 300 idiomas distintos. Este barrio también destaca por ser uno de los que tiene el índice de paro más alto de Londres y de todo el país, por lo que también ocupa los niveles más altos de pobreza. También debido a estos sucesos se cuestionó el sistema educativo y se alertó de la marginación social en la que viven medio millón de familias británicas.


Son muchas las causas que pudieron influir en el estallido de los disturbios de hace ahora tres años, pero cabe destacar, que después de conocer un poco más las condiciones de este barrio londinense, la muerte de Duggan solo era la punta del iceberg, la consecuencia de una serie de problemas sociales que desde hace ya tiempo viven estos barrios de la capital británica.


 


Captura de pantalla 2014-08-05 a la(s) 19.46.41 copia