8 °C
América Latina

Ex Presidentes latinoamericanos... ¿Qué ha sido de sus vidas?

|

Después de tener el poder y haber ocupado el cargo más alto de un país ¿A qué se puede dedicar un ex presidente? ¿Les cambia la vida radicalmente o quieren de algún modo seguir en lo más alto? En Latinoamérica, las opciones que han tomado los ex mandatarios son algo variadas pero se distinguen las tendencias. Conferencistas alrededor del mundo o férreos líderes de la oposición con ganas de retorno. También están los que están fuera de la política, o lo que es peor, purgando prisión en los casos más extremos


Por César Pastor Gamarra


En esta parte del continente cada vez más ex presidentes latinoamericanos se animan a entrar a la rentable actividad de dictar conferencias, foros y seminarios alrededor del planeta. Además de los conocimientos académicos hay que aprovechar la imagen y el caché que brinda ser un ex jefe de Estado y eso les genera  millonarias ganancias propias que sumadas a sus pensiones vitalicias prácticamente les resuelve la vida, aunque para muchos, no haría falta hacer nada, ya que con el  sueldo vitalicio pueden vivir a cuerpo de Rey por el resto de sus vidas.


 Las dos caras de la moneda


 Para referirnos a casos extremos en la actual vida de los ex gobernantes podemos citar algunos contrastes: mientras el ex presidente peruano Alberto Fujimori hoy cumple una condena de 25 años en prisión, acusado por delitos contra los derechos humanos y haber comprado la línea editorial de medios de comunicación de su país, el ex mandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, recibe un promedio de  US$120 mil  por conferencia en donde aparece. Según los medios brasileños, el ex presidente Fernando Henrique Cardoso quien gobernó Brasil entre los años 1995 y 2003, ahora cobra  US$ 55 mil  por cada exposición académica y tiene una agenda anual de no menos de 30 conferencias al año. El mismo camino parece querer seguir el chileno Sebastián Piñera quien hace poco debutó brindando un seminario en Lima y ya ha sido invitado desde Boston para seguir dando cátedra al igual que el peruano Alán García quien es director del Instituto de Gobierno de la Universidad San Martín de Porres. Ambos ex mandatarios, Piñera y Alán García, son los líderes de la oposición de sus países con claras intenciones de lograr un segundo y tercer mandato, respectivamente.


  Los más ocupados


La opinión pública coincide en señalar que casi todos los ex presidentes ganan más ahora que cuando ocupaban la más alta magistratura de sus respectivos países. La tendencia en Sudamérica es  seguir de alguna manera en política o dedicarse a  la rentable actividad de conferencista de lujo para las mejores universidades y centros de enseñanzas en el mundo que no dudan en ficharlos para elevar así su propio prestigio académico como el caso del ex presidente mexicano Felipe Calderón quien es abogado y economista y es promovido como ''experto en economía global y políticas de competitividad'' cobrando unos US$ 150 mil, seguido de su colega Vicente Fox, ejecutivo de la Coca Cola y ganadero, quien que no bajaría de los US$100 mil dólares por cada conferencia.  Ernesto Zedillo quien actualmente es  Director del Centro para el Estudio de la Globalización de la Universidad de Yale, también es un reputado conferencista internacional  quien a diferencia de sus colegas mexicanos renunció a la pensión vitalicia de ex presidente que en el país azteca es de 165 mil pesos al mes, es decir casi 12 mil 500 dólares mensuales. El ex presidente chileno Ricardo Lagos, es continuamente contratado por universidades internacionales de prestigio y es presidente de la Fundación Democracia y Desarrollo. Por su parte, y pese a estar actualmente cuestionado por indicios de corrupción e enriquecimiento ilícito durante su mandato, el economista peruano Alejandro Toledo no abandona sus múltiples actividades como docente de la Universidad de Stanford y conferencista experto en democracia, además de ejercer la presidencia de su partido Perú Posible.


Uno de los ex gobernantes que han retornado a la política tras cuatro años de dejar el poder es el colombiano Álvaro Uribe quien se convierte en el primer ex jefe de Estado que regresa al Parlamento y representa una dura oposición al actual mandatario Juan Manuel Santos. Su colega César Gaviria Trujillo, ex secretario general de OEA, es doctor honoris causa de las universidades de ICESI de Cali, Miami, Libre de Colombia, Estacio de Río de Janeiro y Northeastern de Boston además de ser copresidente de la Comisión Latinoamérica sobre Drogas y Democracia, junto a Fernando Cardoso de Brasil y el mexicano Ernesto Zedillo. Por su parte, el ex mandatario colombiano Ernesto Samper se prepara para asumir su nuevo cargo  como secretario general de Unasur.


 Con ambición de poder o fuera de juego


 Muchos son los ex presidentes que abiertamente buscan su retorno al sillón presidencial. Otros han fracasado en el intento pero no bajan los brazos. El ex presidente ecuatoriano Lucio Gutiérrez, lo ha intentando vanamente en los años 2006, 2009 y 2013, actualmente es líder su partido Sociedad Patriótica. El argentino Carlos Saúl Menen es otro que tras fallidos intentos por volver a la presidencia  de su país ahora es senador nacional por la provincia de la Rioja. Por su parte, pese a no admitirlo abiertamente el mismo Lula Da Silva de Brasil y Sebastián Piñera de Chile, ya han deslizado la posibilidad de un segundo mandato.


Hace pocos días una noticia confirmaba que el ex presidente de Ecuador, Jamil Mahuad, quien se ha desempeñado como profesor de Harvard desde que se marchó a Estados Unidos luego de su derrocamiento el año 2000, ya se encuentra con orden internacional de captura emitida por la Interpol. Mahuad es acusado por delito de peculado y de concretarse su arresto podría pasar en la cárcel entre 8 y 12 años. En Bolivia, el gobierno de Evo Morales ha reiterado en múltiples ocasiones el pedido de extradición del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, quien se refugió en Estados Unidos luego de renunciar a la presidencia el año 2003. En el Perú el ex mandatario Alberto Fujimori, cumple una condena efectiva de 25 años de prisión y pasa sus días en un penal de Lima acusado de violaciones a los derechos humanos. El pasado 20 de julio Fujimori celebró en prisión sus 76 años de edad. El ex presidente peruano  que sigue proclamando su inocencia cumplirá su sentencia el 10 de febrero del año 2032.