7 °C
Especiales

No dormir adecuadamente puede producir deterioro cerebral

|

Investigadores de la Universidad de Duke, en Estados Unidos y de la Universidad Nacional de Singapur, aseguran que entre menos tiempo duerma una persona, su cerebro puede envejecer de forma más acelerada.


Por Luisa Fernanda Montealegre


Los resultados de la investigación, publicados por la revista Sleep, relatan que dormir menos del tiempo necesario, puede ser considerado como una consecuencia para el deterioro cerebral. Los expertos señalan que dormir entre siete y ocho horas al día, es la cantidad perfecta para tener un óptimo rendimiento cognitivo.


Los investigadores, lograron llegar a esta conclusión, realizando una evaluación neuropsicológica con imágenes de resonancia magnética, la cual realiza la medición del volumen cerebral, esto, con el fin de detectar los cambios que ocurren en el cerebro y que están asociados con el envejecimiento; el estudio fue realizado en 66 adultos mayores, en óptimas condiciones de salud, de aproximadamente 55 años.  A todos los participantes se les realizó un cuestionario para registrar la duración del sueño durante el experimento.


El estudio reveló que los participantes que solían dormir menos horas, mostraron evidencia de una rápida ampliación del ventrículo cerebral y disminución de su desempeño cognitivo, como consecuencia de un envejecimiento más rápido del sistema nervioso. "Cada hora de reducción del sueño al inicio del estudio aumentó la tasa de expansión anual de los ventrículos en un 0,59%, y la tasa anual de disminución en el rendimiento cognitivo global por 0,67% en los siguientes dos años, después de controlar los efectos de la edad, el sexo, la educación y el índice de masa corporal", asegura Michael Chee, líder del estudio.


Por lo anterior, los investigadores recomiendan dormir siete horas diarias, porque es el equilibrio necesario para un óptimo rendimiento cognitivo, emocional, psicológico y físico para el ser humano, puesto que si se invierte menos tiempo en esta actividad, esto podría contribuir en el aceleramiento del deterioro cognitivo de forma gradual.


Otras investigaciones


Existen otras investigaciones, que también aseguran que el dormir poco, o no descansar adecuadamente, puede afectar el estado de salud tanto físico como psicológico de las personas. Anteriormente, un estudio realizado en Estados Unidos, por la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania, dejo ver una realidad preocupante, ya que la falta crónica de sueño puede ser más grave de lo que se piensa y relaciona la vigilia prolongada, con lesiones y la pérdida de las neuronas (locus coeruleus), que son esenciales para el estado de alerta y la cognición óptima, provocando daños físicos irreversibles y una importantes pérdida de células cerebrales.


La falta de sueño, puede disminuir el buen funcionamiento del sistema inmunológico, afectando al metabolismo y reduciendo notablemente las capacidades de aprendizaje, atención y memoria.
Por Otro lado, una investigación que desarrolló la Universidad de Chicago y Louisville en Estados Unidos, demostró que la fragmentación del sueño, es decir, despertarse varias veces en la noche, llega a debilitar el sistema inmunitario, lo que causaría un cambio químico en las células conocidas como macrófagos, que son células del sistema inmunitario que se localizan en los tejidos, provocando un aumento en el riesgo de padecer algún cáncer en el futuro.


Otra consecuencia, muy seria, que se puede producir por la falta de sueño, es en la parte 'emocional' del cerebro, lo que puede hacer a las personas, más propensas a las depresiones y a las enfermedades mentales. Según un reciente estudio, publicado en la Revista Científica, 'Current Biology', el neurólogo Matthew Walker, líder de la investigación, asegura que dormir menos horas de las necesarias (de siete a ocho diarias) puede alterar la capacidad de respuesta del lóbulo prefrontal, que es la parte del cerebro encargada de regular las emociones y  la coordinación de pensamientos y acciones.


Matthew Walker dice "El sueño restaura los circuitos emocionales, y haciendo esto nos prepara para los retos y las interacciones sociales del día siguiente. La falta de sueño, por el contrario, rompe los mecanismos que nos protegen de las enfermedades mentales".
"Normalmente se ha asociado el sueño insuficiente con un estado letárgico y poco reactivo", aseguró Walker. "Lo que hemos descubierto, sin embargo, es que la amígdala (el resorte del cerebro que mantiene las emociones bajo control) se vuelve hasta el 60% más reactiva. De alguna manera, es como si se produjera una reversión en el estado evolutivo del cerebro, que adopta un patrón de conducta más irracional, más primitivo", por lo que afirma que su estudio prueba que la progresiva falta de sueño entre la población, conlleva al aumento de las enfermedades mentales. "La cuestión de fondo es que el sueño no es lujo, sino una necesidad biológica para mantenernos emocionalmente sanos", agrega Walker.


Datos importantes



  • Dormir es una actividad necesaria para cualquier ser humano, ya que con ella se reestablece el equilibrio tanto físico como psicológico de la persona.

  •  La necesidad del sueño cambia en cada persona, ya que depende de diferentes factores internos y externos, algunos de estos son: la edad, el estado físico y emocional, el estado de salud, el estrés, entre otros. En definitiva, el tiempo de sueño y descanso, es el que le permita a cada persona realizar con normalidad sus actividades diarias al siguiente día.

  • Un análisis realizado por El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) determinó que entre 74.571 adultos encuestados en 12 estados, el 35.3% informó haber registrado menos de 7 horas de sueño durante un período común de 24 horas, el 48% informó haber roncado, el 37.9% informó haberse quedado dormido involuntariamente durante el día al menos una vez durante el mes anterior, y el 4.7% informó haber cabeceado o haberse quedado dormido mientras conducía al menos una vez durante el mes anterior.

  • El Departamento Nacional de Transporte estima que manejar con somnolencia ocasiona 1,550 muertes y 40,000 lesiones no fatales anualmente.

  •  El CDC asegura que aproximadamente, entre 50 y 70 millones de adultos en Estados Unidos, tienen trastornos del sueño o insomnio y 8.7 millones regularmente consumen medicamentos para dormir.


Fuente: Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades.