18 °C
Rincón Audiovisual

Begin again ( John Carney, 2013)

|

Por: Xiana Comesaña


 


 


Carece el verano de películas que no sean grandes blockbusters o comedias ñoñas o cine familiar. Pero “Begin again” es distinta: ¡Es un drama!


La historia sitúa a la británica Gretta (Keira Knightley) y a su novio Day (Adam Levine, la voz del grupo Maroon 5), amantes desde sus años adolescentes, a que su pasión por la música les lleve a la gran ciudad de Nueva York a probar suerte. Cuando él alcanza la fama y el éxito la abandona y se queda completamente desolada, pero entra en escena una noche un productor de disco (Mark Ruffalo) recién despedido de su empresa y que la ve actuar una noche en Manhattan y queda cautivado por su enorme talento.
La película es cautivadora, divertida y la química entre Ruffalo y Keira enriquece las escenas y decir verdad parece todo muy natural. El guión no está mal. Es difícil utilizar la música como telón de fondo en una película romántica sin que quede empalagoso y Carney lo consigue. A decir verdad, me parece que revoluciona lo que es el género musical con una banda sonora muy digna, con grandes sentimientos en todas las letras.
De telón de fondo un Nueva York que cautiva en todos sus sentidos, desde una azotea hasta Central Park, y es que la ciudad es un bombón cinematográfico, que en un principio enamora pero que poco a poco pasa a un segundo plano para dejar paso al verdadero meollo de la cuestión: la música. Se hace una ligera crítica al sistema de la industria musical que me parece muy provechoso y necesario dejando patente que no es necesario un monstruoso aparato mediático para hacer buena música, dejando entrever así los entresijos de aquellos músicos independientes y de cómo se buscan la vida.
Con un final a la altura de las circunstancias, que no dejará indiferente a nadie. Apuesto por “Begin Again” como mi película el verano. El director de “Once” ha conseguido realizar el mismo o mejor trabajo en esta versión hollywoodiense con suficientes cambios como para que la historia no se repita; con un montaje magistral, una banda sonora sublime y una historia enternecedora consigue cautivar al público que acuda a las salas.
La película es un chute de optimismo, buen rollo y energía positiva en estos tiempos que corren y si “Begin again”, nos deja una moraleja clara es como bien dice su título: una canción sí que puede salvarte la vida y es que para bien o para mal la música sigue siendo el lenguaje universal. Altamente recomendable.