18 °C
Eventos

Objetos desobedientes

|

Por: Lucía Caro


 


 


Muchos de los derechos y libertades que disfrutamos hoy en día fueron ganados por la desobediencia. Movimientos sociales activistas han cambiado nuestro mundo desde la base hacia arriba, la popularización de las nuevas ideas y valores. Los objetos hechos como parte de estos movimientos han jugado un papel clave en los cambios culturales y políticos. El museo Victoria & Albert ofrece, hasta febrero del próximo año, una exposición que examina el poderoso papel de los objetos en movimientos por el cambio social. Desde banderas finamente tejidas y monedas desfiguradas, hasta video juegos políticos, la muestra revela cómo el activismo político impulsó una gran cantidad de ingenio diseño y la creatividad colectiva que desafiaron definiciones estándar de arte y diseño.


El recorrido se divide en varias secciones. La primera de ellas se titula Solidarity, en referencia a la unión por una causa común, como estrategia para la construcción de movimientos, y a cómo los objetos pueden ayudar a cimentar dichos movimientos.  Así, pueden verse expuestas algunas chapas contra el Apartheid, fabricadas en África para soportar la lucha contra el sistema de segregación racial en Sudáfrica y Namibia, en vigor hasta 1992. Los objetos también actúan como embajadores. Algunas insignias hecha por las personas involucradas en las luchas aisladas permita que otras personas se involucren en una causa que está muy lejos o más allá de su propia experiencia.


Otra parte de la exhibición revela cómo diferentes contextos locales producen diferentes formas de resistencia.  Los objetos diseñados por los activistas dependen de las culturas que forman parte de y los desafíos particulares que enfrentan. Pero los movimientos también piden prestado y, a veces, adaptan los diseños a partir de otras revoluciones.


Sin duda, una de las instalaciones más destacada es el conocido poster del grupo feminista Guerrilla Girls, denominado así por poner en práctica técnicas de guerrilla para poner de manifiesto el sexismo, el racismo y la corrupción en el mundo del arte. Bajo el título de ‘Do women have to be naked to ge tinto MET museum?’, denunciaban que menos del 4% de los artistas en las secciones de arte modern eran mujeres y que, en cambio, el 76% de los desnudos eran femeninos.


La protesta, como forma de expresión de la disidencia social, es un término acuñado en la década de 1950, pero la estrategia de testificar en contra de la injusticia es mucho más antigua. Coloridas pancartas producidas por organizaciones de trabajadores han formado parte de las marchas y manifestaciones desde hace doscientos años.


Finalmente, las puertas de la galería ilustran el cambio de diseño de las barricadas a través de 400 años.  Fabricadas desde el siglo XVI, aunque más famosamente asociadas a los desacuerdos propios en la Europa del siglo XIX, han ido evolucionando en material y propósito. Sin embargo, continúa siendo un poderoso instrumento de movimiento social.