18 °C
Reino Unido

¿Se soltará Escocia de la mano de Inglaterra?

|

Por: Naiara Álvarez Panizo


Ilustración: Leticia García Hernando / constructoradeilusiones.wordpress.com


 


 


Que Escocia no quiere depender de Inglaterra, no es algo nuevo, desde finales del SXIII hasta la mitad del XIV, los ingleses tenían como objetivo principal ocupar Escocia, pero esta siempre se mostró fuerte frente a esos ataques, defendiendo en todo momento la independencia que por aquella época tenían. Allá por el año 1296 dio comienzo lo que se conoce como I Guerra de la Independencia, los propios ingleses la iniciaron cuando decidieron entrar en el país vecino con el fin de anexionarse sus territorios, aunque después de años de lucha por el control de esas tierras norteñas, ambas partes llegan a un acuerdo, firmando así el tratado de Edimburgo-Northampton en el 1328. Los expertos dividen esta guerra en cuatro fases, la primera será cuando se produce con éxito, la invasión por parte de Inglaterra en 1296. La segunda fase recoge las campañas dirigidas por el más que conocido, gracias a las exitosa película “Braveheart”, William Wallace. La tercera fase dentro de esta contienda corresponde a las campañas dirigidas por Robert Bruce y se produce también la victoria por parte de los escoceses en Bannockburn en el año 1314. Por último, la fase que cierra esta etapa se corresponde con las iniciativas diplomáticas que se llevan a cabo por parte de los escoceses en zonas como por supuesto Escocia, Irlanda e incluso el norte de Inglaterra, hasta la firma del comentado tratado en 1328.


No contentos con una guerra por la independencia, se produce la segunda sólo unos pocos años después, concretamente en 1332 y casi sin aire para recuperarse de la lucha anterior, se produce una victoria estratégica por parte de los astutos ingleses, pero finalmente cuando muere el Rey vigente Eduardo III, David II conservó el trono así como la independencia de Escocia a cambio de una remuneración económica. Al final de todo Escocia era independiente, hasta que en 1707 se unieron el Reino de Inglaterra con el Reino de Escocia para formar lo que hoy en día pretende romperse con el próximo Referéndum el día 18 de septiembre, el Reino de Gran Bretaña.


Ese día todos los escoceses acudirán a la urnas para decidir si quieren seguir compartiendo lazos con los ingleses o no. Esto ha creado, como no podía ser de otra manera, mucho debate y revuelo entre los ingleses que ven peligrar su unión con las tierras del norte. Los defensores de la independencia están trabajando con todas sus fuerzas y  entre ellos se encuentra el Partido Nacionalista Escocés, de Alex Saldmond. Este tiene a conservadores y laboristas, así como defensores de la unidad territorial, encargándose de todo.


 


Bruselas ya ha confirmado que de producirse la independencia, lo más difícil sería entrar a pertenecer a la Unión Europea


 


El caso es que en las últimas encuestas realizadas durante el mes de julio, el “No” a la independencia se afianzaba con bastante fuerza, los datos del sondeo situaban al “Sí” con un 32% mientras que los indecisos se ubicaban en el 22% y por otro lado el “No” se llevaba el 46% de los votos. Estos mismo datos si excluimos a las personas indecisas se quedan así: un 59% para los que están en contra y un 41% para lo que quieren la independencia, de acuerdo con los datos facilitados por la empresa de estudios sociales TNS Scotland.


Fue el empresario escocés Tom Hunter quién encargó realizar estos estudios, concretamente la muestra fue de 1000 personas entre los días 10 y 23 de julio. Fue Hunter quién puso también en marcha la Fundación “Escocia Septiembre 18” para promover el debate entre los dos bandos.


Europa espera con incertidumbre la respuesta de los escoceses a este Referéndum, y sobre todo España, dado que el gobierno central español ha negado la independencia a Cataluña, por lo que una votación positiva ahora por parte de Escocia, podría alentar a los catalanes a seguir su lucha, inútil pero sonora. Además Bruselas ya ha confirmado que de producirse la independencia, lo más difícil sería entrar a pertenecer a la Unión Europea, dado que los nuevos Estados han de ser votados de forma unánime por los demás Estados miembros y que en ese caso, España podría bloquearlo.


Además la independencia escocesa también puede traer consecuencia negativas y desestabilizadoras para Irlanda del Norte.


 


 


¿Por qué Londres permite que se celebre este Referéndum? 


 Cameron se ha atrevido con esto, entre otras cosas porque han estado estudiando las recientes encuestas celebradas donde se establece como poco probable que salga un Sí a la independencia, entonces puede que permitir esta votación sea la mejor manera de poner un punto y final a esta larga lucha.


Lo que está claro es que son pocos los ingleses que quieren perder a Escocia de Gran Bretaña, es por eso que hasta 200 personas famosas han redactado una carta apoyando el NO  y donde se insta al país vecino a permanecer en Reino Unido. En la carta se podía leer: “Queridos votantes, la decisión de dejar a nuestro país dividido es solamente vuestra, de todas formas esa decisión tendrá un efecto enorme sobre nosotros, en el resto de Reino Unido, y queremos hacerles saber cuánto valoramos nuestros lazos de ciudadanía con vosotros, y también esperamos que voten para así poder renovarlos”. Estas fueron las palabras que firmaban las actrices Helena Bonham-Carter y Judi Dench; el empresario del espectáculo y conocidísimo Simon Cowell; el científico Stephen Hawking; el compositos Andrew Lloyd Webber; el cantante Cliff Richard y el actor Dominic West. También se encuentran entre esas personas que firmaron esa carta de “amistad” 18 medallistas de oro olímpicos, un premio Nobel, dos premios Turner y 44 premios Bafta. Cabe destacar que en el bando de las personas que apoyan la independencia también existe un elenco de personas famosas como sean Connery, Brian Cox, el novelista Irvine Welsh.


Algo destacable, hablando de personajes famosos que se decantan en un lado u otro es la más que conocida escritora de Harry Potter, JK Rowling. Esta, a pesar de ser escocesa, se ha manifestado en contra de la independencia hasta el punto de donar 1.24 millones de libras a la asociación “Better Together” que defiende la unión.


Sea como sea y por mucho que todos se esfuercen por luchar y defender su causa e ideas, los únicos que tienen ese poder de decisión y por lo tanto la última palabra en todo esto son los propios escoceses, que sin duda votarán teniendo en cuenta qué es mejor para su país, saldremos de dudas el próximo 18 de septiembre.