13 °C
Uncategorized

El arte de escuchar

|

Por: Beatriz Tejido


 


 


Es curioso el nombre de algunos lugares porque la mayoría de las veces describen muy bien para qué se formaron. Es el caso del Teléfono de la Esperanza en Londres (TEUK), porque es precisamente eso, esperanza, lo que proporciona a todos los inmigrantes hispano-luso-hablantes. TEUK es una ONG de acción social y de cooperación que ofrece, de manera gratuita, anónima y especializada, un servicio permanente de ayuda por teléfono o presencial para a apoyar a las personas que se encuentran en situación de crisis emocional.


La Asociación Internacional del Teléfono de la Esperanza fue fundada hace más de 40 años, en 1971, por Serafín Madrid y declarada de “Utilidad Pública” en 1972. Está presente en 30 provincias españolas, 9 países latinoamericanos y en Oporto (Portugal). Como ayuda al numeroso colectivo hispano-luso- hablante también ha abierto sus puertas en lugares como Zúrich (Suiza), Miami (EE.UU.) o París (Francia). Sin embargo, cada centro funciona de forma independiente, como el de Londres, que se creó en 2006 y según  su directora, Nancy Liscano, “éste es un modelo único de intervención en crisis para inmigrantes” y por eso, están apoyando los proyectos que se abrirán en Nueva York y en Japón. Liscano explica que “es muy diferente una depresión a un duelo o una tristeza emigratoria. Hay que dar los recursos apropiados y utilizar la logoterapia”. Por ejemplo, en el TEUK “muchos llaman porque no saben qué hacer con su vida. Vinieron a Londres y se perdieron”.


 


 


Promoción de la salud emocional


En la sede de Londres cuentan con 45 voluntarios. 15 de ellos son orientadores: especializados en la escucha y responsables de derivar las llamadas o personas a los profesionales, 21 especialistas entre los que hay psicólogos, abogados, trabajadores sociales y otros profesionales, y el resto que ayuda en labores administrativas o de organización.


Para hacer frente a situaciones de crisis el TEUK ofrece cuatro recursos complementarios: un servicio permanente de orientación por teléfono, que opera de 14:00-20:00 horas de lunes a viernes; un asesoramiento e intervención profesional en entrevista personal, atendido por diferentes especialistas; un servicio de orientación familiar, prestado por orientadores y terapeutas familiares en entrevista personal; y talleres para crisis específicas. Estos talleres se realizan en grupo con personas que están atravesando crisis similares como “Separación afectiva”, “Aprendiendo a vivir con la enfermedad”, “Mujeres maltratadas”, etc.


Además, como parte de la promoción de la salud emocional, el TEUK imparte diferentes cursos como “El arte de comunicarse bien”, “Conocimiento personal”, “Autonomía afectiva”, o “Comunicación no violenta”, entre otros. También cuenta con Grupos de desarrollo personal como el de “Autoestima”, “Aprendiendo a vivir” o “El sentido de la vida”.


Su próximo curso tendrá lugar del 12 al 14 de septiembre que lleva por título “Conocimiento de sí mismo”.  Un curso pensado para todas aquellas personas que quieran abrir las puertas al crecimiento como persona y al desarrollo de las potencialidades del ser humano que se tienen olvidadas o dormidas. Con unos objeticos muy claros: el autoconocimiento y el análisis de la propia personalidad.


 


 


Enriquecerte siendo voluntario


Según su directora, Nancy Liscano, todos se sienten muy orgullosos del gran proceso de desarrollo en sus ochos años de vida. Sin embargo, están luchando para poder conseguir el dinero con el que poder pagar a dos personas que se encarguen de la parte administrativa y de coordinación porque al nivel que funciona en estos momentos el TEUK lo necesitan.


Cada voluntario hace su labor de forma altruista, como una de sus voluntarias, Luz Estela, que lleva casi 5 años escuchando por el Teléfono de la Esperanza en Londres. Asegura que no busca agradecimiento ni reconocimiento por lo que hace, sino que simplemente está aprendiendo de los demás dándoles un consuelo: “Esta labor nos ayuda a enriquecernos a nosotros mismos y a enriquecer a los demás”. Su agradecimiento es poder ver a la gente feliz después de pasar por el Teléfono.


Es el caso de una mujer que se acercó hasta esta ONG cuando estaba en un proceso de crisis por su divorcio. Al preguntarle cómo le ayudó el Teléfono de la Esperanza, tras una gran sonrisa y un largo suspiro nos explica que su cambio ha sido fantástico: “soy una mujer más independiente, mi autoestima está muy alta e incluso me puedo comunicar mejor”. Afirma que sería grandioso que las instituciones apoyaran más a esta organización y aprovecharan el servicio, ya que están realizando una labor social muy importante. Tras 3 años “educándose emocionalmente” asegura que sigue aprendiendo de la organización y por eso está en proceso para poder colaborar como voluntaria.


En palabras de su directora Liscano, El Teléfono de la Esperanza en Londres, “es una gran oportunidad para descubrir una puerta que te lleve al bienestar”.


 


Para más información:


www.telefonodelaesperanza.org.uk


Atención profesional


Tfno. 020 7733 0471    2pm-8pm


PAG 3 FOTO 1