3 °C
Noticias

Gaza: Memorias bombardeadas

|

Por Jorge Jiménez
@jimenezpress


Volver…, uno siempre quiere volver. Regresar a lo que fue, a ese tiempo en el que podía dedicarse a nada. Por eso los días que perdemos con alguien resultan ser los mejores recuerdos de una vida llena de ocupaciones, de cosas por lograr. Hacer, hacer, hacer. Hay tantos compromisos que lo mejor sería volver todas las tardes al frente del televisor sin engordar, sin perder el gusto por las caricaturas. Sería una dicha que fuesen ellas las que envejecieran y no uno, así no añoraríamos nada, solo nos divertiríamos viendo como les llega la ceguera y la artritis -y las apreciaríamos por fin tan vulnerables como nosotros, los mortales-.


También deberíamos regresar a la tienda, comprar una manzana para aventarla arriba y sentir que regresa resignada a la palma de la mano, sin oportunidad de escapar. Volver a estudiar y salir con afán de casa para llegar temprano a la escuela como si fuese un parque de diversiones. Dar de nuevo ese primer beso en el que no supimos cómo respirar sin hacer ruido. Caminar por la cuadra que siempre evitamos por algún miedo chocante, por traumas que jamás descubriremos. Tomar de nuevo el bus equivocado y mirar desconfiados por la ventana a la gente que pasa y sospechar que los peatones sufren de alguna patología criminal; todo por esas paranoias que nos infiltraron de pequeños diciendo que los desconocidos son peligrosos —todos somos extraños para alguien, incluso para aquellos a quienes se amó—.


Pero, ¿qué sucede cuando nos bombardean la memoria? ¿Cuando con un misil estallan la escuela, la casa, la cuadra que da miedo, el primer mal beso? ¿Cuando borran el recuerdo a punta de balazos? ¿Qué pasa cuando se derrumban los barrios y destruyen los televisores y mueren las caricaturas? Sería un placer -una angustia resuelta-, saber a dónde vuelve la memoria de aquellos a quienes les asesinan el pasado.


*La imagen corresponde a una niña palestina quien observa las ruinas de su casa destruida en un bombardeo israelí. Agosto 2014. Foto Reuters.