13 °C
Rincón Audiovisual

LUCY (Luc Besson, 2014)

|

Por: Xiana Comesaña / www.masamorymenosprozak.wordpress.com


 


 


Una persona completamente normal usa habitualmente el 10% de su capacidad cerebral. ¿Qué pasaría si pudiésemos usar el 100%? Esta es la premisa de “Lucy” del director francés Luc Besson. Primero querría aclarar a nuestros lectores que a pesar de que parezca pura ciencia ficción, pero no lo es (son datos contrastados), que todo ser humano usa todo su cerebro. Otra cosa es la parte potencial pero eso ya depende de cada persona. Muchos han sido los mitos de la ciencia ficción que se han usado en la gran pantalla pero resulta que a este no se le había sacado mucho o ningún partido, en vedad.


La historia trata de Lucy (Scarlett Johansson), una despreocupada universitaria afincada en Taiwán a la que su novio engaña para que entregue un maletín a un contacto. Antes de poder entender la situación en que se ha metido, Lucy es secuestrada para servir de rehén al despiadado Sr. Jang (Choi Min Sik).Cuando sus acólitos le implantan quirúrgicamente un paquete con una poderosa sustancia química – que le mataría si se abrirse –, el terror se torna desesperación. Después le mandan con otros huéspedes involuntarios al otro lado del mundo, como vehículo de un material que no tiene precio para sus secuestradores. Pero cuando el producto químico se suelta accidentalmente y es absorbido por el cuerpo de Lucy, empieza lo inimaginable: su actividad cerebral alcanza niveles sorprendentes, que hasta ahora solo eran hipótesis. Al mismo tiempo que intenta entender e incorporar los increíbles cambios que sufren su mente y su cuerpo, Lucy empieza a percibir de otro modo todo lo que la rodea, el espacio, el aire, las vibraciones, la gente, incluso la gravedad, y desarrolla capacidades superhumanas como la telequinesia, conocimientos amplificados y un impresionante control de la materia.


Mientras la sustancia sigue despertando todos los rincones de su mente, Lucy se apresura en recorrer el planeta para pedir ayuda al profesor Samuel Norman (Morgan Freeman, ¿Cuántas películas tendrás, Morgan en tu biografía?), que lleva décadas investigando el potencial del cerebro humano y es la única persona capaz de ver hasta dónde puede llegar todo esto.


El capitán de la policía francesa Pierre Del Rio (Amr Warked), es un oficial desapasionado que ayuda a Lucy a buscar al profesor Norman. Aunque los poderes aparentemente inhumanos de Lucy inquietan al policía, sobre todo porque crecen minuto a minuto, Del Río está dispuesto a dar su vida por proteger a la joven que cuenta con él para salvar la poca humanidad que le queda.


Perseguida sin tregua por sus captores, dispuestos a matar a cualquiera que se interponga con tal de extraer la sustancia de la mujer que se ha convertido en su peor adversario, Lucy se transforma en una guerrera cuya evolución supera la lógica humana, extraterrenal, invencible.


La película esta bien. No es el gran peliculón que me esperaba, pero no esta mal. Luc Besson tiene una fotografía increíble y hay muchas escenas muy muy vistosas. La trama y el guión no dan para mucho. El tema está bien tratado, me imagino que de manera lo más rigurosa posible, pero sobre todo es curioso e invita a ver la película. Llama la atención. La carga interpretativa recae completamente sobre la gran Scarlett, de hecho el papel de Freeman es como en otras muchas de sus apariciones cinematográficas de mero narrador totalmente prescindible.


Sin ser una joya imprescindible del cine se logra una película surrealista, exagerada y un todo vale en toda regla que por momentos se toma en serio como que no, con un humor negro y sarcástico del que se vale Besson para meter momentos un tanto desagradables visualmente y deleitar al espectador de escenas que pocas veces estamos acostumbrados a ver en apenas 85 minutos. No os esperéis un Aeon Flux, pero merece la pena ir a verla.